publicidad
Elisa Jiménez, y su hijo Gerardo David, cuenta la historia de su esposo David quien fue asesinado el pasado 5 de febrero.

Los rostros de la violencia en Oakland

Los rostros de la violencia en Oakland

Muchos residentes de Oakland viven con miedo debido a la ola de violencia que en lo que va de año ha cobrado la vida de 45 personas inocentes.

Elisa Jiménez, y su hijo Gerardo David, cuenta la historia de su esposo...
Elisa Jiménez, y su hijo Gerardo David, cuenta la historia de su esposo David quien fue asesinado el pasado 5 de febrero.

En otra parte de la ciudad, la niña María de los Ángeles siente que si

el cielo tuviera una galería de arte, ésta usaría sus paredes para

exhibir sus dibujos para que su mamá pudiera verlos allá arriba. Su

madre, quien le enseñó a dibujar, fue muerta de un balazo.Estas historias son sólo dos tristes ejemplos de los tantos que hay que

contar por la secuela que dejan los asesinatos que con frecuencia

ocurren en Oakland.En lo que va de año, la ciudad ha sido testigo de al menos 48 asesinatos, de los cuales muchos aún siguen sin solucionarse.En el caso de Isabel Sánchez, la mamá de María de los Ángeles que murió

asesinada el pasado 3 de febrero, la mujer asistía a una fiesta

publicidad

familiar cuando varios sujetos descargaron sus armas frente a la

vivienda.Una bala pegó en el rostro de Sánchez y ésta murió en el acto. Lo peor, la policía no tiene pistas del violento suceso.La familia de la víctima supone que los atacantes fueron pandilleros

que buscaban a alguien que estaba en la fiesta, y asegura que no

descansarán hasta dar con los culpables.Sánchez dejó a dos hijas: María de los Ángeles, de 8 años de edad, y Jennifer, su hermana menor de apenas un año.Pero el trágico suceso que le quitó la vida ha su madre ha hecho que

esta pequeña piense ya como una adulta. Al mismo tiempo, el padre de

las dos menores viajó a México para enterrar el cuerpo de su esposa y

hasta el momento no ha podido regresar.

La historia de David Jiménez es otras de las recientes tragedias que ha

sacudido a Oakland.El pasado 5 de febrero se bajó de su vehículo para

comprar tacos en un puesto ambulante de comida mexicana cuando varios

sujetos salieron al paso y le dispararon varias veces.En este caso, la policía tampoco tiene pistas de los responsables, y la

familia de Jiménez cree que fue víctima de asalto y robo.Jiménez ya no pudo celebrar el cumpleaños de su hijo Gerardo David,

quien se quedó preguntando qué fue lo que le pasó a su papá hasta que

le ilustraron la ausencia eterna de su padre."Él fue al cielo a ayudar", explicó el pequeño, de 4 años.Las investigaciones en este caso tampoco tienen mayores pistas, a pesar

publicidad

de que la familia asegura de que hubo testigos del asesinato.Pero mientras a los asesinatos se les asignan un número, los familiares

pueden acercarse fotográficamente a sus difuntos, y los niños, de forma

imaginaria recrean el último contacto que tuvieron con aquellos que les

dieron su amor.Gerardo David marca el teléfono del cielo y espera... María de los Ángeles sigue el trazo perfecto que le dictan desde arriba.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad