publicidad
Fuegos artificiales.

Los peligros del 4 de julio

Los peligros del 4 de julio

En este aniversario de la Independencia de EEUU, en el cielo se presenta más de un peligro para la población.

Fuegos artificiales.
Fuegos artificiales.

En este aniversario de la Independencia de EEUU, en el cielo se presenta más de un peligro para la población.

publicidad

El fin de semana del 4 de julio, y en general todo el mes, son de los momentos más peligrosos para la caída de rayos, cuando la gente se dirige a ambientes al aire libre para disfrutar de la diversión del verano, así como de las fiestas.

En todo el mundo hay tres millones de descargas de rayos cada día, mientras que en EEUU son 22 millones al año. Pocos lugares en la Tierra experimentan más tormentas y relámpagos que Florida.

Permanecer en los interiores es clave para preservar la seguridad en una tormenta eléctrica. Sin embargo, conductos, cables eléctricos, equipos, grifos de metal y otros aparatos pueden transferir la energía de los rayos a las personas.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ha emitido una serie de alertas de seguridad para asesorar a las personas sobre lo que pueden hacer para evitar ser golpeadas por rayos. Tales consejos incluyen:

- Utilizar teléfonos celulares o inalámbricos, no los que tienen cables.

- Utilizar los controles o mandos a distancia, pero no es recomendable tocar aparatos eléctricos como computadoras, televisores o cordones.

- No lavarse las manos, bañarse o lavar ropa o platos.

- Mantenerse alejado de ventanas, puertas y pórticos.

- No acostarse o sentarse en pisos de concreto, así como tampoco apoyarse en las paredes de concreto.

Un rayo lleva más de 5,000 millones de joules de energía, cantidad suficiente como para abastecer a una familia durante un mes completo. Evidentemente, esa cantidad también tiene el potencial de causar lesiones graves o incluso la muerte. En EEUU, alrededor de 300 personas resultan heridas por un rayo cada año y en promedio 49 mueren. En lo que va de este año, suman 14 muertos.

publicidad

Además de permanecer en interiores y lejos de materiales que puedan atraer la energía de un rayo, los pararrayos pueden ayudar. Se fijan en la parte superior de los edificios y viviendas para ayudar a desviar el peligro mediante el envío de la energía en la tierra.

Fuegos artificiales

Otro peligro lo representan los tradicionales fuegos artificiales de esta época, que son observados por familias enteras.

Nueve personas resultaron heridas la noche del viernes en un pueblo de Colorado durante un espectáculo de fuegos artificiales, cuando uno de los proyectiles explotó dentro de su tubo e impactó contra la multitud, informaron el sábado medios locales.

Los heridos sufren quemaduras leves y ya han sido dados de alta, según un comunicado del pueblo de Avon, en Colorado.

El accidente se produjo cuando la localidad celebraba un espectáculo de fuegos artificiales con motivo del Día de la Independencia.

Uno de los proyectiles estalló antes de ser lanzado al aire y provocó que varios de los proyectiles contenidos en el mismo tubo se dirigieran hacia la multitud.

Para poder disfrutar de estos espectáculos, es recomendable dejar el manejo de los fuegos artificiales a los expertos, y observar las luces desde lejos. Sin embargo, en caso de comprarlos, debe asegurarse de que sean legales y que no sean manipulados por niños, pues son ellos los más vulnerables a sufrir quemaduras.

Peligros con los fuegos artificales
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad