publicidad

Los nuevos jugadores de los Cowboys practicaban cuando se desplomó el domo

Los nuevos jugadores de los Cowboys practicaban cuando se desplomó el domo

Momentos de terror vivieron miembros de los Cowboys de Dallas al desplomarse el domo en donde practicaban.

13 heridos

IRVING, Texas - Momentos de pánico y angustia vivieron la tarde de este sábado jugadores y miembros del equipo técnico del equipo de fútbol americano Cowboys de Dallas al desplomarse el domo en donde realizaban sus prácticas debido a una fuerte tormenta que cayó en el área.

¡Vaya susto! que se llevaron los 27 novatos recién seleccionados en el pasado draft de la NFL al caer sobre ellos la estructura de lona, alumnio y metal en su campo de prácticas en Valley Ranch, en la ciudad de Irving.

Con vientos de más de 70 millas por hora (120 kph), las tormentas que se ha registrado todo el día en el área metropolitana de Dallas y Fort Worth, finalmente alcanzó su punto crítico en este lugar en donde se realizaban las primeras prácticas los novatos.

En conferencia de prensa, los directivos de equipo dieron a conocer que hay 13 personas lesionadas, tres de ellas de gravedad, pero no dijeron si hay jugadores entre los lesionados, apelaron a la privacidad de los heridos.

Pero quien si se encuentra muy lesionado es el entrenador Rick Behm, que se encontraba entre las personas que participaban en los trabajos de entrenamiento con los nuevos jugadores universitarios seleccionados cuando el viento destruyó la estructura metálica de la instalación deportiva, sufrió la fractura de la espina torácica.Aunque los doctores le han logrado estabilizar la fractura mediante la intervención quirúrgica, Behm, de 33 años, ha quedado paralizado de media cintura para abajo.

publicidad

Testigos del hecho mencionaron a los noticieros locales que fueron momentos de pánico ya que aunque la estructura en si, sostenida por bases de metal y aluminio que soportan una gran manta de hule resistente, no implicaba un riesgo si se caía, el problema real fue que los atrapados se estaban asfixiando debajo de "una sábana gigantesca", relataron.

En el lugar también reporteros, fotógrafos, camarógrafos quienes lograron captar las imágenes cuando las fuertes ráfagas de vientos doblan los soportes metálicos y empieza a caer la gigantesca estructura que cubre todo un campo de fútbol americano reglamentario de 100 yardas de largo y 50 de ancho.

Primero es confusión,  y de pronto todo se vuelve un caos. Todos corre para ponerse a salvo. El flujo de la energía eléctrica se cortó y la mayoría logró salir del lugar, pero otros quedaron atrapados.

El dueño de los Vaqueros, Jimmy Jones, en un comunicado oficial pidió que se tuviese a Behm y a su familia, en las oraciones, y dijo que el apoyo del equipo hacia ellos era "completo" y "permanente".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad