publicidad
Matrimonio gay.  

Los jueces de la Corte Suprema muestran su división ante el matrimonio igualitario

Los jueces de la Corte Suprema muestran su división ante el matrimonio igualitario

Los magistrados de la Corte Suprema volvieron poner de manifiesto sus diferencias y los jueces clave mostraron sus recelos a ambas partes 

Matrimonio gay.
 
Matrimonio gay.  

La Corte Suprema parece dividida a la hora de decidir si los estados deben reconocer el matrimonio igualitario. En la jornada en la que se presentaban los argumentos de los que luchan a favor de este reconocimiento como los que confían en que se permita su limitación, los magistrados mostraron sus dudas en ambos sentidos. 

Así, el juez Anthony Kennedy, cuya opinión está considerada como la bisagra que puede decidir el fallo, dejó preocupados a ambas partes, pues manifestó su temor a modificar la concepción del matrimonio entre un hombre y una mujer, un hecho que se ha mantenido por "milenios". Así, recordó que la unión de parejas homosexuales lleva poco más de 10 años  y se preguntó si no se necesita más tiempo. 

publicidad

En esa dirección se manifestó Antonin Scalia al declarar que "nos están pidiendo que decidamos lo que ninguna otra sociedad había decidido antes de 2001", en relación a los primeros reconocimientos en Holanda a este tipo de uniones. 

Lea también: El Supremo, ante el caso que puede cambiar el modelo social de Estados Unidos

"Esta definición ha estado con nosotros por un milenio y creo que es muy difícil para esta corte decir que tenemos más conocimiento'', le contestó Kennedy a la representante de las parejas homosexuales, Mary Bonauto. 

Por otro lado, el juez también se dirigió John Bursch, abogado de los estados que prohíben el matrimonio igualitario, para exigirle  una explicación sobre cómo la concesión de este derecho va a ser perjudicial para las parejas heterosexuales.

Marriage as a relationship between a man and a woman is a tradition measured in millennia, not centuries or decades. #SCOTUS " Barry McCarty (@barrymccarty) April 28, 2015

Por su parte, el magistrado John Roberts también expresó sus recelos ante las dos partes, lo que complica más la posibilidad de conocer cuál será el falló de la Corte, que se espera hacia finales de junio. 

Lea también: Hillary Clinton se sube a la ola del matrimonio igualitario 

Robers reflexionó sobre el hecho de que las parejas homosexuales que buscan casarse no desean unirse a la institución del matrimonio sino que "están buscando lo que la institución es". Así se lo manifestó a Bonauto. 

publicidad

Pero al mismo tiempo expuso un problema bajo el siguiente enunciado: "Si Sue ama a Joe y Tom ama a Joe, Sue puede casarse con él pero Tom no puede. ¿Como esto no va a ser un caso de discriminación sexual?".

La audiencia de este martes era prueba que debía permitir otear el que debe ser el fallo que deba dirimir este asunto. Sin embargo, los reparos mostrados por estos dos jueces hace más complicado poder adivinar qué decidirán en las próximas semanas.

Today is a big day for our family! #LoveCantWait #SupremeCourt #LoveIsLove #lgbteach #freedomtomarry @kami_ransom pic.twitter.com/Y0OowW0dd9 " Kristin Ransom (@kristinransom) April 28, 2015

"Todas las definiciones que he visto, desde hace docenas de años, definen el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. De esta manera, si ustedes tienen éxito, esa definición no estaría vigente nunca más", sostuvo  John Roberts, presidente del alto tribunal, durante la audiencia lo que puso de manifiesto la dificultad del trabajo de los que apoyan el matrimonio igualitario.  

Sin embargo, Bonuato le contestó que "No se trata de cambiar la definición del matrimonio" sino de dar la misma protección y derechos a las parejas gays frente a las heterosuales, amparándose en la 14 enmienda a la Constitución, donde se predica la "igual protección ante las leyes" de los estadounidenses.

publicidad

La posición de Sonia Sotomayor

La jueza de origen hispano Sonia Sotomayor mostró su disponsición hacia las demandas de los colectivos homosexuales y defendió que con su reconociemiento en todo el país no se vería vulnerado el derecho de libertad religiosa de ningún ciudadano. 

"Nadie le está quitando nada a nadie. Cada individuo en esta sociedad elige, si puede, su orientación sexual y con quién se casa", declaró

"Sospecho -continuó- que incluso si se dan el derecho a los gais para casarse, un gran número elegirán no hacerlo. De la misma manera que lo hacen parejas heterosexuales. Así que nadie le está quitando la libertad a nadie".

Los cuatro jueces liberales de la corte parecían dispuestos a votar en favor de los casamientos entre gays, mientras que los magistrados conservadores, entre ellos John Roberts, parecían inclinados a respaldar el derecho de los estados a restringir la definición de matrimonio.

En la actualidad, 14 estados aún no han reconocido este tipo de uniones, mientras que ya es legal en 36 y en el Distrito de Columbia.

Desde primeras horas de la mañana, tanto partidarios como detractores de este tipo de uniones se dieron cita ante la máxima instancia judicial de Estados Unidos para expresar su apoyo u oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo, concientes del momento trascendeltal que ha suponía esta audiencia. 

publicidad

En los alrededores de la Corte pudieron verse numerosos carteles, banderas con los colores del arcoíris, así como numerosas parejas de homosexuales que decidideron viajar a la capital para mostrar su apoyo a lo que consideran un derecho. 

Igualmente, numerosos grupos contrarios exhibieron pancartas en las que podía leerse su desaprobación ante la posibilidad de que los estados se vean obligados a reconocer los matrimonios igualitarios. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad