publicidad
El presidente de EEUU, Barack Obama.

Los enigmas de Obama

Los enigmas de Obama

Raúl Benoit explica los tropiezos políticos que ha tenido el presidente estadounidense durante su gestión.

El presidente de EEUU, Barack Obama.
El presidente de EEUU, Barack Obama.

Por Raúl Benoit (Twitter: @RaulBenoit)

Me simpatizaba Barack Obama y no porque yo hubiese militado en el partido Demócrata (ni en el Republicano; como periodista trato de mantenerme imparcial). Tampoco me simpatizaba porque me duele el pasado vergonzante de los Estados Unidos con respecto a la discriminación racial. No. Me parecía un dirigente honesto que cambiaría el rumbo de esta nación.

El asunto no es de simpatías sino de resultados. Preocupa la ambigüedad de sus decisiones. De cómo la “nueva” amenaza terrorista lo tomó por sorpresa. Me molesta el incumplimiento en las promesas de campaña. Su precaria firmeza política y social, y la ausencia total de liderazgo nacional e internacional.

Se ha equivocado en aplazar la reforma migratoria y echarles la culpa a sus opositores republicanos. Pareciera que tiene miedo de ejercer el cargo como Presidente en toda la extensión de su obligación. Sabemos que él no tiene el control absoluto del poder, pero se necesita un gobernante “con más pantalones”, como diría mi mamá.

publicidad

Se ha equivocado en su política económica que nos mantiene al borde de otra crisis financiera. No da pie con bola para detener la espiral alcista en los productos básicos de la canasta familiar, por ejemplo.

Se equivocó con su plan de salud que, aunque en un comienzo parecía ser una alternativa positiva para los pobres, desmenuzándolo y mirándolo con lupa más bien parece un plan ideado por mentes de la izquierda, cuyas consecuencias veremos en un futuro.

Se ha equivocado en haber mantenido la mano tendida a los musulmanes radicales mientras los grupos terroristas fundamentalistas crecían a la vista de todos. Dudo mucho que la CIA no le haya informado a Obama sobre esta amenaza para “la seguridad nacional”, término usado en su intervención televisada para justificar la ofensiva aérea contra el Estados Islámico.

Ahora viene con toda la “verraquera”, como decimos los colombianos, para contrarrestar a los enemigos que antes no veía: “Reduciremos y en última instancia destruiremos al Estado Islámico a través de una sostenida e integral estrategia anti terrorista”. Recuerdo el rostro de Obama al terminar esa intervención televisada: parecía haber sido obligado a tomar una decisión que contradice sus pensamientos e idolologías pacifistas.

Me causó pánico la analogía que usó cuando en una entrevista a la revista The New Yorker, en enero pasado, el presidente comparó el Estado Islámico con un equipo de baloncesto compuesto por aficionados.

publicidad

La gran pregunta es cómo en pocos meses el EI o Isis, como lo quieran llamar, dejó de ser un equipito de segunda para convertirse en la peor amenaza del “campeonato” en la mente de Obama. No es un secreto que detrás de la andanada terrorista del EI, hay poderosos intereses económicos de las mafias petroleras y los traficantes de armas. Es una organización sin líder visible, lo cual la hace más peligrosa.

Más pánico me causó Obama cuando en agosto pasado el país más poderoso del mundo no tenía estrategia para combatir a esos terroristas.

Pero ¿Quién aconseja y asesora a Barack Obama?

Por ahora, seguiremos intrigados por los grandes enigmas del presidente, su ambigüedad y sus verdaderas pasiones políticas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad