publicidad

Los días calientes llegaron

Los días calientes llegaron

Las altas temperaturas del verano son especialmente peligrosas para las personas mayores y los niños pequeños.

Las personas mayores de 65 años y los niños menores de 4 años son más susceptibles debido a que no se adaptan con tanta facilidad como los jóvenes a los cambios repentinos de temperatura, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).De acuerdo con las autoridades, otro de los factores que expone a las personas mayores a un riesgo mayor es el hecho de que muchos de ellos toman medicamentos que pueden menoscabar la capacidad de regular la temperatura corporal o inhibir la transpiración.Para disminuir los riesgos de padecer las graves consecuencias de un "golpe" de calor, que se da cuando el cuerpo pierde la capacidad de controlar la temperatura y esta sube a 106 grados Farehnheit (41°C), es necesario poner en práctica algunas medidas.Si no es tratado con prontitud, el "golpe" de calor puede provocar la muerte o una discapacidad permanente, según los CDC.Un poco de aire frescoEl aire acondicionado es la mejor medida de protección para reducir el riesgo de padecer las graves consecuencias de exponerse excesivamente al calor.Por lo que si la residencia familiar carece de aire acondicionado, las autoridades recomiendan acudir a establecimientos que sí tienen, como bibliotecas públicas o cafeterías, en los días en que la temperatura sea demasiado alta.Proveer un ventilador eléctrico y asegurarse de que la persona tome duchas o baños con agua templada y se mantenga bien hidratada a lo largo del día son otras de las medidas que se pueden tomar para reducir los riesgos de sufrir un "golpe" de calor.

publicidad

Si bien es importante tomar abundante agua y bebidas, sin alcohol ni

cafeína o grandes cantidades de azúcar, es necesario consultar con el

médico por si existe alguna contraindicación que limite la cantidad de

líquidos que se pueden ingerir.

Descansar con frecuencia o evitar realizar actividades extenuantes,

usar ropa ligera y permanecer en el interior de la vivienda durante las

horas más calurosas del día o en los días en los que la temperatura sea

muy alta es otra forma de disminuir los riesgos, aseguran.

Asimismo, visitar a las personas de edad avanzada al menos dos veces al

día para verificar que se encuentren bien y no presenten signos de

agotamiento por calor en días muy calientes, es otra de las

recomendaciones de los CDC.

En caso de que una persona muestre signos de padecer estrés por calor,

es indispensable actuar a la mayor brevedad posible, ya que puede ser

una situación de vida o muerte.

publicidad

La piel enrojecida, caliente y sin sudoración, el pulso rápido y

fuerte, el dolor de cabeza palpitante, el mareo, las náuseas, confusión

y la pérdida de conocimiento son los señales más claras de que una

persona sufre de un "golpe" de calor.

Solicitar asistencia médica al servicio de emergencia mientras se

empiezan a tomar medidas para enfriar y estabilizar a la persona

afectada, es lo que aconsejan las autoridades sanitarias.

Bajar la temperatura corporal de quien padece de un "golpe" de calor es

lo más importante, por lo que recomiendan duchar o sumergir a la

persona en una bañera con agua fría.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad