publicidad
Estados Unidos aguarda lo que decida la Corte Suprema de los derechos de las parejas homosexuales.

Los derechos de los gay, otra vez en el Supremo

Los derechos de los gay, otra vez en el Supremo

Este martes, en Washington DC, comienza a decidirse el futuro de 28 demandantes y, con el de ellos, el de miles 

Estados Unidos aguarda lo que decida la Corte Suprema de los derechos de...
Estados Unidos aguarda lo que decida la Corte Suprema de los derechos de las parejas homosexuales.

Por Elizabeth Cotte

Este martes, 28 de abril, comienza a decidirse en Washington DC el futuro de 28 demandantes y, con el de ellos, el de miles de parejas homosexuales que han contraído matrimonio o quieren hacerlo.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos escucha los argumentos de 27 parejas y un viudo que aspiran a que sus matrimonios sean reconocidos y protegidos en los estados en que residen: Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee. Los nueve magistrados también escucharán a los estados que argumentan tener el derecho constitucional de rehusarse a dar licencia de matrimonio a parejas del mismo sexo.

No se trata de una demanda colectiva. En realidad fueron seis las solicitudes presentadas ante la corte, pero todas resultaron consolidadas en una sola, la de OBERGEFELL contra HODGES. James Obergefell es un viudo, residente en Cleveland, que se casó bajo las leyes de Maryland con John Arthur poco antes de que este falleciera a consecuencia de una esclerosis lateral amiotrófica. Richard Hodges es el director del Departamento de Salud de Ohio, estado que se negó a expedir el certificado de defunción de Arthur con el reconocimiento de que era un hombre casado, y a que Obergefell quedase registrado como el cónyuge sobreviviente.

publicidad

Obergefell no se conformó con la negativa oficial y comenzó a reclamar la misma protección que les da la ley a los cónyuges sobrevivientes en matrimonios heterosexuales. Ese derecho se lo daría la Cláusula de Protección Igualitaria de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unifdos. Pero Ohio no ha aprobado los matrimonios entre personas del mismo sexo y, más aún, los prohíbe expresamente desde el 2004. Esa prohibición lo eximiría de reconocer casamientos como el de James y John, el emblemático matrimonio sobre el que girará la discusion de este 28 de abril.

Del lado de Obergefell, y de los casos consolidados en la misma demanda, están quienes argumentan que los estados no tienen razon válida para negar el derecho a casarse. A la causa de los demandantes se presentaron 139 recomendaciones, incluyendo las de 15 estados, 30 organizaciones LGBT, legisladores y académicos; también participa el gobierno de Barack Obama. El abogado de la nación, el “solicitor general”, ocupará 15 de los 45 minutos que le dio la Corte a las partes que piden igualdad ante la ley. El gobierno federal no hace parte de la demanda, pero se presentó como “amicus curae” de las partes demandantes, indicando que la nación tiene interés en que se resuelva la indefinición.

Del lado de Ohio y de los otros tres estados demandados bajo el mismo argumento de desigualdad ante la ley, están los defesores de la definición tradicional del matrimonio; aquella que dice que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. Y aquí la palabra “tradicional” no es tan añeja, pues hasta 1967 se prohibían también los matrimonios interraciales.

publicidad

Los magistrados presentaron otra pregunta a los estados: si aún cuando se les reconozca el derecho de negar licencias de matrimonio deben reconocer la validez de los matrimonios efectuados en otros estados.

Los argumentos orales en el caso 14-556  se presentan en medio de un aumento en el  apoyo a la comunidad LGBT y a que sus miembros tengan mayores  derechos y beneficios. Seis de cada 10 personas Estados Unidos apoyan el matrimonio gay según indica un reciente sondeo del Washington Post y la cadena ABC. El 61% opina además que no se les debe permitir a los estados definir el matrimonio. El apoyo más sorprendente es el de grupos conservadores y religiososo; un sondeo del Instituto de Investigación de la Religión muestra que en los últimos 10 años católicos, protestantes y judios han ido abandonando su postura anti LGBT y favorecen el reconocimiento legal a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Según el Insitituto Williams de UCLA, unas 350,000 parejas homosexuales habrian contraido matrimonio en los 37 estados y el Distrito de Columbia que lo permiten; incluyendo las partes de Missouri donde es legal.

El dictamen de la corte se dará a conocer probablemente en Junio, antes del periodo de las vacaciones de verano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad