publicidad
crimen

Limpiadores de delitos...

Limpiadores de delitos...

Un asesinato o suicidio quedan evidenciados en una escena del crimen. Existen equipos especializados encargados de limpiar lo ocurrido.

crimen
crimen

Un trabajo sucio y peligroso

HOUSTON, Texas - Llegar a la escena de un crimen y tener que limpiar la sangre de una víctima de asesinato, es un trabajo que podría espantar a cualquiera. Pero si te dicen que al hacerlo podrías ganar alrededor de $125 dólares la hora, seguramente cambiarías de opinión.

Cuando ocurren hechos sangrientos como un suicidio o un homicidio, investigadores policiales se presentan al lugar para recoger evidencias necesarias para el caso. Pero al terminar su pesquisa, la escena debe regresar a la normalidad.

Es ahí donde expertos especializados en la limpieza de delitos llegan para deshacerse de cualquier rastro de lo ocurrido.

Es un trabajo que "alguien tiene que hacer y que además paga mis cuentas", explicó Matt Mitchell, refiriéndose a su empleo como técnico de limpieza en la empresa USA Decon en Houston.

publicidad

Aunque reconoció que a veces puede tornarse en un trabajo visualmente desagradable.

"El proyecto que más me ha impresionado fue cuando tuve que limpiar el lugar en donde un hombre se suicidó con un revólver", afirmó Mitchell, quien lleva ya varios meses en esta peligrosa línea de trabajo, considerada de "alto riesgo" por la posibilidad de contagio de infecciones o enfermedades.

Por eso, señaló John Digulio, director general de USA Decon, "para realizar estos trabajos es necesario colocar una barrera física entre la persona y cualquier peligro".

Los peritos que realizan este trabajo deben vestir trajes especiales que los aíslen de cualquier sustancia -como la sangre o químicos- que podrían hacerle daño.

El ejecutivo precisó que inicialmente, su empresa se dedicaba exclusivamente a la remoción de asbestos, plomo y moho. Pero en el año 2005, diversificó sus funciones en el área de eliminación de productos de riesgo biológico.

Fue así como se involucraron en tareas de control de infecciones, escenas de crimen y trauma, residuos de metanfetaminas y otras drogas, muertes sin atender y propiedades abandonadas, entre otras.

Uno de los requerimientos para laborar en esta área es tener un certificado de entrenamiento y de conocimiento de los riesgos a los que se expone la persona, apuntó Robert Demaret, presidente de la compañía.

publicidad

A esto le suman toda clase de precauciones para evitar el contacto directo con productos, materiales o fluidos, tales como sangre o agujas.

En cuanto a sus costos, éstos varían de acuerdo al riesgo del trabajo. Cuando es alto, la hora puede costar de $125 a $150 dólares y, a partir de eso las tarifas van bajando. Por ejemplo, se paga menos cuando sólo se trata de remoción de escombros. En algunos casos, las mismas aseguradoras cubren estos gastos.

Manejo de muertes y desechos

Los técnicos utilizan trajes especiales, guantes y mascarillas, entre otras cosas, como parte de su equipo. Además, lo primero que hacen cuando entran en un lugar es desinfectar el área para matar cualquier tipo de virus y bacterias.

Eso es sólo parte del proceso de saneamiento, pues todo lo utilizado en su trabajo e incluso partes inservibles de la escena del crimen, son depositadas en cajas que son enviadas a hornos de cremación.

Hay otros proyectos que también son un reto debido a la cantidad de basura que tienen que desechar.

"En ocasiones, los dueños de una propiedad que tienen en arriendo, no pueden lidiar con ciertas situaciones como muerte de personas, mascotas, desechos, o drogas", explicó Demaret.

En una ocasión, relató, utilizaron cuatro contenedores de 40 yardas cúbicas, es decir, el doble del tamaño normal, para sacar de una propiedad la basura acumulada por 20 años.

publicidad

Técnico sucio y técnico limpio

Otro de los trabajos que estos técnicos consideran más duro es cuando les toca limpiar una situación ocurrida en un baño. Es complicado porque son lugares pequeños en donde es difícil maniobrar.

"Tomamos descansos cada 30 minutos para no deshidratarnos y no cometer errores o correr riesgos", enfatizó Mitchell.

Tienen además un sistema de trabajo que consiste en el técnico "limpio" y el técnico "sucio".

El primero no ingresa al área, sino que se mantiene afuera asistiendo a su compañero, le pasa toallas, desinfectantes y le guía, pues los trajes que les llevan puestos les restan visibilidad. El técnico sucio es aquel que realiza directamente las labores de limpieza.

Si bien no existe trabajo malo, sin duda este es uno muy difícil de realizar, pues tienen que hacerlo en situaciones difíciles y condiciones extremas.

Pero quienes lo hacen le encuentran el lado positivo y aseguran que están ayudando a las familias de las víctimas, evitándoles un dolor más, al encargarse de limpiar una escena que puede ser muy impactante.

Haz clic aquí para conocer cuáles son los trabajos más macabros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad