publicidad
Milicianos hutíes en Adén, Yemen.

Liga Mundial Islámica apoya la operación militar árabe contra los hutíes

Liga Mundial Islámica apoya la operación militar árabe contra los hutíes

La coalición internacional la encabeza Arabia Saudita. Temen internacionalizaciòn del conflicto en Yemen.

Milicianos hutíes en Adén, Yemen.
Milicianos hutíes en Adén, Yemen.

La Liga Mundial Islámica, la mayor organización no gubernamental del mundo musulmán, manifestó hoy su apoyo a la coalición militar árabe, encabezada por Arabia Saudí, contra el movimiento chií de los hutíes.

Abdalá bin Abdelmohsen al Turki, secretario general de la organización, con base en la ciudad santa saudí de La Meca, denunció en un comunicado que los hutíes cumplen "planes extranjeros", en alusión a Irán.

"La Liga Mundial Islámica, que representa a los pueblos y minorías musulmanas del mundo, apoya las operaciones anunciadas por el rey saudí, Salman Abdelaziz", subrayó el responsable, informó la agencia de noticia saudí, Spa.

publicidad

Al Turki aseguró que los países árabes "respondieron al llamamiento del presidente legítimo yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, para salvar al Yemen de la rebelión hutí".

Arabia Saudí, al frente de una coalición compuesta, entre otros, por Kuwait, Catar, Emiratos, Egipto y Jordania, lanzó el jueves de madrugada una ofensiva aérea con el objetivo de frenar el avance de las milicias chiíes, que acosaban a Hadi en la ciudad de Adén.

En la Liga Mundial Islámica, fundada en 1962 en La Meca, están representadas organizaciones y minorías musulmanas de todo el mundo.

Fuerza militar conjunta

La cumbre de jefes de Estado de la Liga Árabe que abre el sábado en Egipto tiene como objetivo aprobar la formación de una fuerza militar conjunta, marcada por la reciente ofensiva liderada por Riad contra los rebeldes hutíes en el Yemen.

El conflicto en el Yemen se suma a otra serie de crisis regionales, como las de Siria y Libia, que figuran en la agenda de la reunión en la ciudad costera egipcia de Sharm al Sheij.

Ante el auge en los últimos meses de los grupos yihadistas, como el Estado Islámico (ISIS), en numerosos países de la zona, la fuerza conjunta, que responde a una iniciativa del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, adquiere una mayor importancia.

Los ministros árabes de Exteriores ya aprobaron el jueves, en su encuentro previo a la cumbre, el borrador de la resolución que estipula la formación de esa contingente militar, que se espera adopten los jefes de Estado mañana.

publicidad

Según el proyecto de resolución, la nueva fuerza "cumplirá las misiones de intervención militar rápida para afrontar los desafíos que puedan amenazar la seguridad y la soberanía de cualquiera de los países miembros".

Asimismo, se encargará de afrontar "las amenazas directas a la seguridad nacional árabe, incluidas las de los grupos terroristas", e intervendrá en base a una petición de las autoridades del país interesado.

Bombardeos en Yemen

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, aseguró anoche que ha pedido a los ministros de Exteriores que inviten a los jefes de Estado Mayor de sus respectivos países para reunirse en un mes y analizar la creación de la fuerza militar.

Este contingente común cobra también una especial relevancia tras la formación de una coalición militar, que empezó el jueves a bombardear posiciones de los hutíes en el Yemen para frenar su avance, que tenía acorralado al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

El portavoz de la citada coalición, el general Ahmed al Asiri, dijo ayer durante una rueda de prensa que "las operaciones castrenses continuarán hasta cumplir todos sus objetivos", que consisten, sobre todo, en la consolidación de "las autoridades legítimas" en el Yemen, según sus palabras.

Forman parte de esta alianza, además de Arabia Saudí, varios países miembros de la Liga Árabe: Kuwait, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán.

publicidad

Hadi, que ayer llegó a Riad, está previsto que asista a la cumbre de Sharm al Sheij, presidida por el mandatario egipcio y con la participación de 14 jefes de Estados, entre reyes, emires y presidentes, del total de 22 países que integran la organización panárabe.

Putin y Netanyahu preocupados

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, abordaron hoy por teléfono el conflicto en Yemen y compartieron su preocupación por la escalada de la situación en el país árabe tras la ofensiva lanzada por Arabia Saudí contra los rebeldes hutíes.

"Ambas partes expresaron su seria preocupación por la brusca escalada del conflicto en Yemen. El mandatario ruso subrayó que la comunidad internacional debe reactivar sus esfuerzos para lograr una solución pacífica y duradera" al conflicto, señaló el Kremlin en un comunicado.

Se trata de la primera vez que Putin habla con Netanyahu desde que el líder derechista israelí ganara una vez más las elecciones generales en su país la semana pasada frente al candidato laborista.

El jefe del Kremlin aprovechó para felicitar a Netanyahu por su victoria.

Los dos líderes también prestaron especial atención al conflicto palestino-israelí y "a las negociaciones sobre el programa nuclear iraní", duramente criticadas por Israel.

publicidad

Nerviosismo en Wall Street

Por cuarta jornada consecutiva, Wall Street se entregó el jueves a las pérdidas, esta vez con una preocupación inesperada que ensombreció unos datos macroeconómicos positivos: el ataque encabezado por Arabia Saudí en Yemen.

El descenso no fue tan dramático como en la jornada de ayer, pero la esperable recuperación fue lastrada por esta operación militar que diez países llevaron a cabo contra el movimiento rebelde chií de los hutíes en Yemen.

Los tres índices perdieron entre el 0.23% y el 0.27%, pero con una tendencia a la recuperación durante la jornada, pues la mañana arrancó con un desplome del Dow Jones de casi 100 puntos y del 1% en el Nasdaq.

A pesar de buenos indicadores económicos sobre las peticiones del subsidio por desempleo en Estados Unidos, la política internacional volvió a entrar en el cuadro de variables que afectan a los mercados.

En los últimos tiempos, el conflicto entre Rusia y Ucrania y la situación en Grecia han sido las que más han influido en las cotizaciones.

Ahora Yemen se suma a los factores de desestabilización de Wall Street, que en estos últimos meses han sido fundamentalmente el dólar y el petróleo.

Tanto Yemen como Arabia Saudí son países clave en la extracción y la distribución de petróleo, por lo que el conflicto puede reducir la oferta mundial del crudo y, de momento, devuelve al de Texas la calidad de valor refugio en tiempos revueltos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad