publicidad
Afganistán, zona de guerra.

Líder del Estado Islámico murió en un ataque con dron

Líder del Estado Islámico murió en un ataque con dron

El jefe de la organización yihadista en Afganistán y en Pakistán murió en un ataque de dron estadounidense en el este.

Afganistán, zona de guerra.
Afganistán, zona de guerra.

El jefe de la organización yihadista Estado Islámico en Afganistán y en Pakistán murió en un ataque de dron estadounidense en el este de Afganistán, anunciaron este sábado las autoridades afganas y dos combatientes del EI o ISIS presentes. Lo anterior supone el segundo golpe a la cúpula del grupo yihadista en el país asiático esta semana.

publicidad

Según los servicios de información afganos, Hafez Said fue atacado cuando participaba "en una reunión con otros responsables" del Estado Islámico la provincia de Narganhar, en la frontera con Pakistán, una zona muy inestable.

Dos comandantes afiliados al EI, exmiembros de los talibanes, que aseguraron estar presentes durante el ataque, confirmaron la muerte de Hafez Said a la AFP. Según ellos, el cuerpo "fue enterrado en un lugar secreto".

Un vocero de la Junta Directiva de Seguridad Nacional de Afganistán, Abdul Hassib Sediqi, dijo el sábado que funcionarios de inteligencia afganos ofrecieron información a las fuerzas de Estados Unidos, que entonces llevó a cabo el ataque.

En total, el ataque mató a "30 dirigentes de Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico)", indicaron los servicios de espionaje afganos en un comunicado.

El coronel Brian Tribus, portavoz de las tropas estadounidenses en Afganistán, confirmó que un disparo de dron norteamericano se había producido en esta provincia el viernes, sin precisar la identidad de su objetivo.

Estado Islámico avanza en territorio iraquí /Univision

LEER: La sombra del Estado Islámico planea sobre Afganistán

Un duro golpe

La muerte de este dirigente  supone un duro golpe para la red extremista que, pese a encontrarse aún en estado embrionario en la región, trata de implantarse de forma duradera en esta zona a caballo entre Afganistán y Pakistán.

Este es el segundo gran golpe contra el EI esta semana en el país asiático, después de que el lunes otro bombardeo estadounidense en el distrito de Achin matara al supuesto jefe adjunto del grupo yihadista en Afganistán y Pakistán, Gul Zaman.

Estas bajas dentro de la cúpula del EI en Afganistán se suman a la muerte, el pasado febrero, en la provincia meridional de Helmand del supuesto gobernador adjunto del EI para el sur de Asia, Abdul Rauf Khadim.

publicidad

ISIS combate allí tanto a las fuerzas de seguridad gubernamentales como a los rebeldes talibanes, históricamente enraizados, especialmente en la provincia de Nangarhar. Numerosos miembros de los talibanes han desertado y se han unido a las filas del Estado Islámico.

Hafez Said había sido nombrado en enero por la dirección de la red extremista a la cabeza del EI para la "provincia del Jorasan", una región que engloba Afganistán, Pakistán, y ciertas zonas de países limítrofes.

Mientras tanto, una bomba explotó el sábado cerca de una escuela religiosa en Kandahar, matando a tres niños e hiriendo a seis, dijo Samim Khpolwak, un vocero del gobernador provincial en la provincia de Kandahar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad