publicidad

Licencias para indocumentados

Licencias para indocumentados

El gobernador Eliot Spitzer firmó una iniciativa por la cual obtendrán las licencias con el pasaporte extranjero.

La medida entrará en vigor en 2008

NUEVA YORK - El gobernador Eliot Spitzer firmó el viernes una autorización que, a partir del 2008 permitirá a los casi un millón de indocumentados que viven en Nueva York, obtener licencias de conducir sin necesidad de demostrar su estatus migratorio o presentar un número de Seguro Social.

"Queremos que cada neoyorquino tenga una licencia de conducir", manifestó Spitzer, en una rueda de prensa transmitida en vivo a través de la internet.

Explicó que comenzando el año entrante, el Departamento de Vehículos Motorizados del estado aceptará pasaportes extranjeros y certificados de nacimiento de los inmigrantes, como prueba de identificación para las solicitudes de licencias de conducir.

La medida fue ampliamente aplaudida por grupos que defienden a los inmigrantes, pero duramente criticada por otros que opinan que pone en juego la seguridad del país.

Spitzer defendió la iniciativa, diciendo que "no se puede mantener en la sombra a un millón de personas que forman parte de nuestra sociedad. Si les negamos el acceso, estamos alentando el fraude de documentos como el Seguro Social".

El funcionario explicó que la medida mejorar la seguridad en las calles del estado, ayudará a bajar los costos de los seguros vehiculares, y hará que "más personas en Nueva York entren al sistema".

"Las licencias de conducir buscan corregir esta irregularidad", dijo el gobernador, al explicar que la medida contribuirá a mejorar la seguridad de la población.

publicidad

También, añadió Spitzer, tendrá un impacto económico positivo, ya que alentará a los indocumentados a declarar impuestos y participar más en la economía.

Durante su comparecencia, Spitzer lanzó duras críticas al servicio de inmigración al señalar: "Ellos han fallado. Nosotros no queremos seguir el mismo camino".

Por su parte, el comisionado David Swarts, del Departamento de Vehículos Motorizados, explicó: "Este cambio de política le permite al Departamento de Vehículos Motorizados a enfocar sus recursos en su misión central: Asegurarse que cada persona que conduce en nuestras carreteras está capacitada para hacerlo y a la vez puede comprobar su identidad".

El funcionario explicó que las autoridades de Nueva York estiman que en la actualidad hay decenas de miles de conductores que manejan sin documentos, sin licencias y sin seguro. Esto se traduce en primas de seguros más elevadas y en un alza en el número de accidentes donde los responsables simplemente huyen de la escena.

"Hoy hay demasiados conductores sin licencia y sin seguro por el simple hecho de no tener un número de Seguro Social", enfatizó Swarts. "En vez de enterrar nuestras cabezas en la arena y pretender que el problema no existe, hoy estamos optando por encararlo y al hacerlo estamos mejorando la seguridad de nuestras carreteras".

publicidad

Un nuevo sistema contra el fraude

Pero a parte de anunciar que Nueva York otorgará licencias de conducir sin importar el estatus migratorio del solicitante, Spitzer también informó sobre la implementación de un nuevo plan para combatir el fraude y mejorar el sistema de licencias de conducir en el estado.

"Después de una profunda revisión, el Departamento de Vehículos Motorizados ha desarrollado cambios que mejorarán la seguridad en nuestro sistema de licencias, y obtendrá una información mejor y más verificable de las personas que solicitan [permisos de manejo]", comentó el gobernador neoyorquino.

"Esto resultará en un descenso en el número de conductores que manejan sin seguro, una reducción en los seguros de auto y, cuando sea necesario, una mayor ayuda a las agencias del orden en sus investigaciones", agregó.

Un comunicado de la Oficina del Gobernador Spitzer precisó los detalles de la implementación de la nueva medida que, para asegurar una transición sin contratiempos y sin interrumpir el servicio regular, se realizará en dos fases.

La primera fase empezará de inmediato: El Departamento de Vehículos Motorizados enviará alrededor de 152 mil cartas a personas en Nueva York que en algún momento tuvieron (o actualmente poseen) una licencia de conducir, pero que no pudieron renovarla por falta de un Seguro Social u otro contratiempo administrativo.

publicidad

La entidad notificará a estos indivuduos sobre el cambio de política para que se presenten a las oficinas del Departamento de Vehículos Motorizados e iniciar el proceso de solicitar una nueva licencia de conducción. Eso sí, los afectados deberán presentar prueba de identidad y de su fecha de nacimiento, así como mostrar su capacidad de manejo.

La segunda fase comenzará dentro de seis a ocho meses, y abrirá el proceso de solicitud para todos los residentes de Nueva York interesados en obtener el documento.

Según Spitzer, este plazo de tiempo es necesario para permitirle al Departamento de Vehículos Motorizados a implementar la infraestructura y entrenar el personal necesario para acomodar el aumento en el volumen de clientes que se espera habrá a raíz de la medida.

"Nuestra meta es mantener el mayor nivel de servicio al cliente y de seguridad anti-fraude [en las licencias]", indicó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad