publicidad

Libreria Martinez en peligro

Libreria Martinez en peligro

Considerada un referente cultural de la comunidad hispana, la Librería Martínez trata de evitar el cierre por la caída en las ventas.

Libreria Martinez en peligro 286ac156c482415ba91eca6736d374fa.jpg

En busca de apoyo comunitario

LOS ÁNGELES, California - Considerada como un referente cultural de la comunidad hispana del sur de California, la Librería Martínez trata de evitar el cierre por la caída en las ventas como consecuencia de la crisis económica.

Por el local han desfilado grandes personalidades como el ex presidente Bill Clinton, la escritora Isabel Allende, los periodistas Jorge Ramos, Maria Elena Salinas, Teresa Rodríguez o la cantante Gloria Estefan.

Todos ellos y muchos más han presentado sus libros en esta librería que su dueño y fundador, Rubén Martínez, abrió hace 15 años para que se convirtiese en un centro de la promoción de la lectura de libros en español e inglés.

publicidad

"Es mi pasión, es lo que me mantiene caminando", dijo Martínez, quien desde el principio imprimió su sello personal a la librería que se ha colocado como una de las más reconocidas de la comunidad hispana de EU.

A pesar de ese reconocimiento, Librería Martínez se enfrenta al riesgo del cierre por la caída en las ventas.

El antiguo barbero ha buscado apoyo entre los líderes comunitarios del sur de California para lograr que la librería mantenga sus puertas abiertas por lo que representa de referente cultural entre los hispanos.

Martínez recuerda que desde hace algunos meses su contable le ha advertido de que el cierre es inevitable ya que las ventas han caído un 50 por ciento respecto al año pasado.

"La situación económica está difícil, pero voy a hacer todo lo posible para mantener la librería abierta", expresó Martínez.

Los líderes comunitarios del sur de California se esfuerzan por buscar una solución, que sigue sin llegar.

"Rubén es el icono aquí en Santa Ana, es un superhéroe para muchos estudiantes de escasos recursos. Un grupo de sus amigos nos vamos a reunir para buscar soluciones y así apoyarlo. La librería no puede cerrar", dijo Audrey Yamagata-Noji, miembro de la Junta Directiva del Distrito Unificado Escolar de Santa Ana.

Una vida dedicada a la cultura

En 2004, Rubén Martínez adquirió fama y reconocimiento nacional cuando se convirtió en el primer librero en ganar el premio "genius" de la Fundación MacArthur.

publicidad

Ya desde antes se alabó su gran pasión por contribuir al desarrollo educativo de la comunidad del Condado de Orange en general y de los latinos en particular.

La importancia de la librería en la promoción de la lectura en español se ha visto realzada por la presencia de autores que han presentado sus libros y respaldado así los esfuerzos de Martínez.

Se escondía para leer

Nacido en 1940 en el pueblo minero de Miami, Arizona, Rubén Martínez cuenta que tenía que esconderse para leer libros, revistas y periódicos, cuando sus padres lo que querían era que ayudara con las labores de la casa.

Para que los niños no corran con esa misma suerte, Martínez se ha preocupado siempre de promover la literatura infantil con un espacio en su librería dedicado sólo a los niños.

En esa sala, cada sábado por la tarde se hace la Hora de los Cuentos Infantiles.

"Les digo a las madres que lean a sus hijos desde que están en sus vientres y que mantengan libros en su casa y les continúen leyendo a sus hijos toda la vida", comentó Martínez, quien fue padre soltero de tres hijos, ahora todos adultos profesionales.

Rubén Martínez ha tenido también fuera de la librería un gran influencia en la promoción de la lectura con charlas y conferencias en universidades y centros comunitarios.

"Nos aconsejó que despertáramos, que tratáramos de hacer la diferencia en lo poco que hiciéramos, que obtuviéramos conocimientos y nos involucráramos con la comunidad", dijo Richard Santana, de 18 años, que recuerda la charla de Martínez en la preparatoria César Chávez.

publicidad

Fue tan el impacto que Martínez ejerció en Santana, que en pocos meses el estudiante se hizo miembro de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (Lulac) y ahora es trabajador voluntario en la librería.

"Todos hemos usado la librería para efectuar eventos y muchas veces él no nos ha cobrado nada. Ya es tiempo que le devolvamos algo", dijo Yamagata-Noji, quién encabeza al grupo de líderes comunitarios que tratan de buscar la financiación necesaria que impida el cierre de la librería.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad