publicidad

Ley Ambriz entro en efecto

Ley Ambriz entro en efecto

En California, los conductores intoxicados que provoquen muertes enfrentarán cargos de asesinato en segundo grado.

Ley Ambriz entro en efecto 3da3b71c3b094cdfb919140cc93adeae.jpg

De 15 años a cadena perpetua

SANTA M"NICA, California – Gracias a una nueva ley que lleva el nombre de un concejal de Orange que murió en un accidente provocado por un conductor intoxicado, culpar de asesinato en segundo grado a un conductor que mate a alguien bajo la influencia del alcohol o las drogas será más fácil.

El concejal Steve Ambriz, de 35 años, murió el 25 de mayo de 2006 cuando Sara Lynn Ward, una empleada del supermercado Ralph y residente de Walnut, viró bruscamente su camioneta Dodge Dakota en la calle Santiago Canyon Road mientras conducía drogada con metanfetamina.

Ward, quien se declaró culpable de homicidio vehicular sin premeditación al momento de estar intoxicada y de posesión de marihuana, fue sentenciada a 10 años de prisión.

publicidad

La nueva legislación fue coescrita por el asambleísta Todd Spitzer, republicano por Orange. Ambriz era el jefe de staff cuando Spitzer trabajaba en la Junta de Supervisores del condado de Orange.

El mandato, primero en la nación, obliga a todos los individuos que deseen obtener o renovar una licencia de manejo en California a firmar una declaración reconociendo que entienden que matar a una persona mientras se conduce bajo la influencia del alcohol o las drogas puede resultar en un cargo de asesinato de segundo grado.

Eso hace que la carga de la prueba recaiga en el o la acusada, quien tendría que explicar cómo, a pesar de haber firmado la declaración, ignoraba que matar a alguien mientras se conducía bajo la influencia podría resultar en dicha acusación.

La ley incluso afectará a los que por primera vez se vean involucrados en accidentes fatales mientras conducían bajo la influencia.

Spitzer, un ex- subfiscal de distrito, dijo que él y otros fiscales en el estado a menudo se veían frustrados con la severidad limitada de los cargos que podían imputar contra los conductores ebrios que provocan colisiones fatales.

La pena para el asesinato en segundo grado oscila entre 15 años y la cadena perpetua, lo cual significa que alguien condenado bajo esta ley tendría que servir 15 años antes de ser considerado para libertad condicional, dijo Spitzer.

En la víspera de que la ley entrara en efecto, el jefe de Policía de Fullerton Patrick McKinley calificó la ley Ambriz como "una herramienta más en el arsenal para la aplicación de la ley para las personas que manejan bajo la influencia del alcohol o las drogas".

publicidad

El gobernador Arnold Schwarzenegger firmó la ley en octubre pasado y evocó la memoria de Ambriz cuando aplaudió las provisiones del mandato en las afueras de las oficinas de la Patrulla de Caminos de California en Santa Ana.

Schwarzenegger dijo que en 2005, más de 180 mil personas fueron arrestadas por manejar bajo la influencia, un promedio de 500 diarios. El año pasado, dijo, más de 1,000 personas murieron en accidentes causados por conductores bajo la influencia, mientras que más de 22 mil resultaron lastimados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad