publicidad

Leche de soja, ¡mejor que la de vaca!

Leche de soja, ¡mejor que la de vaca!

Sin colesterol y con menos grasas la leche de soja es una opción para quienes no toleran la lactosa. Conoce por qué

Cuánto más leche soja consumas, menos riesgo tienes de sufrir cáncer de mama, un infarto o una osteoporosis según los especialitas en nutrición. Esta bebida, que se elabora una proteína vegetal de alta calidad nutritiva y se enriquece con calcio, es una de los mayores aliados de la salud, debido a sus fitoestrógenos, compuestos similares a hormonas.

El calcio con el cual se enriquece esta bebida lechosa, que se obtiene del remojo, trituración, cocción y filtrado de las judías de soja y tiene un sabor suave y algo dulce, ayuda a prevenir la desmineralización de los huesos, que los vuelve frágiles.

Según la medica nutricionista Marta Aranzadi, "esta bebida es uno de los mejores aliados de la mujer entre los alimentos funcionales que aportan vitaminas, minerales y sustancias protectoras y beneficiosas, y que permiten tomar de una sola vez los nutrientes que suelen recibirse en distintas comidas".

Existen buenas razones para incorporar a la dieta esta bebida, tan parecida a la leche vacuna en sus propiedades nutritivas y organolépticas, que se conoce como "leche de soja".

De aspecto y densidad similares a la de vaca, esta leche que se consume mucho en Oriente (supera en ventas a la Coca Cola), gana terreno día a día en Occidente, debido a sus cualidades nutritivas y saludables.

Comparada con la leche de vaca, la de soja contiene menos grasas (y dentro de éstas una menor proporción de grasas saturadas) y calcio, no aporta colesterol, es baja en carbohidratos y es una buena fuente proteica. Además aporta menos calorías, no contiene caseína ni lactosa, dos sustancias lácteas que suelen ocasionar trastornos digestivos.

publicidad

En cambio contiene ácidos poliinsaturados, que ayudan a reducir la presencia del colesterol perjudicial o LDL en la sangre, y lecitina: una "escoba" que ayuda a evitar que se deposite y acumule la grasa en las arterias. La mayoría de las marcas de leche de soja están fortificadas con calcio y muchas de ellas también son enriquecidas con las vitaminas D, B12 y B2. Existen variedades especialmente formuladas para bebés alérgicos a la leche vacuna. Además de su completa proteína, que contiene los aminoácidos esenciales presentes en los huevos, la carne, la leche y el pescado, es rica en fitoestrógenos, ayudando a regular la función endocrina, aliviar el síndrome premenstrual, y a prevenir la osteoporosis, los desarreglos menopáusicos, el cáncer de mama y las enfermedades cardiovasculares.

Salvo los casos de intolerancia a la lactosa en que sustituye la leche vacuna, los nutricionistas aconsejan utilizar la leche de soja para enriquecer y dar variedad a la alimentación, debido a su versatilidad y cualidades saludables, nutritivas y gastronómicas.

De cualidades, para los sentidos, similares a la leche de vaca, es un líquido refrescante, nutritivo y fácil de digerir, con un sabor suave y vegetal que recuerda a las avellanas. En Oriente se agradecen el aroma y sabor natural, de esta bebida, aunque en Occidente se prefieren las variedades "disfrazadas" con distintos sabores y lo más parecidas posibles a la leche de vaca.

publicidad

Además de elaborarse de forma casera o producirse a escala industrial, en algunos comercios se ofrece soja en polvo, que se disuelve al instante en agua. A partir de la leche de soja enriquecida también se obtiene yogures con sabores y tratados con una bacteria no láctica, así como un requesón ó "tofu".

Esta leche se vende con sabores a malta, cacao, fresa, avellana, huevo ó frutas. Se consume caliente en el desayuno, o templada o endulzada como bebida, y se sirve fría como refrescante. Puede usarse igual que la de vaca y es apta para preparar batidos frutales, salsa bechamel, lasañas, budines y cremas.

La leche de soja debe conservarse siempre a bajas temperaturas. En la nevera, la bebida casera se conserva 48 horas, mientras que la procesada industrialmente, dura hasta el doble de tiempo una vez abierto el envase. Para evitar que se deteriore conviene preparar sólo la cantidad que va a consumir.

Tanto por los compuestos vegetales que "hereda" de su materia prima original, la legumbre, como debido a los minerales y vitaminas con que se la enriquece, así como su composición y características nutritivas específicas, la leche de soja presenta numerosos beneficios para la salud.

Es una buena opción para quienes sufren intolerancia a la lactosa ó azúcar de la leche de vaca, la cual aparece con la infancia y produce dolor abdominal, diarrea, distensión digestiva y flatulencia. También puede incluirse en una dieta para adelgazar, ya que sus calorías corresponden a la de la leche desnatada.

publicidad

Ayuda a reducir el colesterol total y el LDL o "malo" que se deposita en las arterias y las bloquea. En EU se etiquetan los productos que contenga al menos 6.25 gramos de proteína de soja por ración, como que "pueden reducir el riesgo cardiovascular".

Además, el consumo regular de soja parece disminuir los sofocos menopáusicos, prevenir la osteoporosis, y evitar el aumento del riesgo cardiovascular que se producen por el declive de las hormonas estrogénicas protectoras de la mujer, cuya producción comienza a disminuir una vez que esta supera su etapa fértil.

El bajo riesgo de padecer cáncer de mama en Japón respecto de Europa occidental, de cinco a ocho veces menor, se ha atribuido al mayor consumo femenino de fitoestrógenos de la soja.

Para preparar esta bebida hay que lavar los granos de soja amarilla o blanca, dejarlos en remojo 12 horas, cambiando el agua dos o tres veces, y triturarlos hasta que formen una pasta; de un kilo de legumbre se obtienen diez litros de leche. Después hay que poner el agua al fuego y cuando hierva, echarle la soja: tres partes de líquido por una de pasta. Se hierve la mezcla durante media hora, se la deja enfriar un poco y se la cuela con un trozo de lienzo o un colador fino para quitarle la fibra. Se puede endulzar la bebida añadiéndole melaza, miel, canela o azúcar, chocolate ó vainilla, tanto durante como después de su hervido.

publicidad

Pese a sus grandes ventajas esta bebida tiene algunos inconvenientes, como su poco calcio: la ventaja de la leche casera es que es más natural, pero su inconveniente es que a diferencia del industrial, tiene poco calcio, por lo que no puede tomarse en reemplazo absoluto de la leche vacuna.

Aunque son menos frecuentes que la intolerancia a la lactosa, la leche de soja puede ocasionar reacciones alérgicas intensas.

Contra el consumo de leche de soja conspiran algunas ideas erróneas. La idea popularizada de que esta bebida tiene un sabor desagradable es poco consistente, existe tan variedad de productos saborizados, que sólo es cuestión de probar hasta dar con la marca que resulte más agradable al paladar.

Los casos de trastornos o incluso muertes, por consumo leche de soja en mal estado, que han provocado alarma alguna vez, son el resultado de intoxicaciones, que no difieren de los casos de intoxicación por cualquier otro alimento.

Además, algunos médicos son reacios a recomendar fórmulas de soja a los niños alérgicos a la leche vacuna, por temor a que les provoque reacciones u otros efectos adversos, pero no hay estudios concluyentes al respecto.

También se ha informado del alto contenido de aluminio de la leche de soja, pero es inferior al de la vacuna y está dentro de los límites aceptados por la Organización Mundial de la Salud; el problema podría plantearse con algunas fórmulas infantiles elaboradas a partir de concentrados.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad