publicidad

Las fobias más extrañas

Las fobias más extrañas

El pánico a viajar en avión o el miedo a los espacios abiertos son los dos tipos de fobias más comunes en los humanos.

El centrocampista boliviano Raúl Gutiérrez, jugador del Blooming y convocado en alguna ocasión a la selección nacional de su país, anunció el pasado junio que se retira del fútbol por su fobia a viajar en avión. El deportista tomó esta decisión porque no puede controlar el miedo a subirse a una aeronave, un trauma que padece desde cuatro años atrás, cuando durante un trayecto aéreo el aparato sufrió los efectos de una fuerte turbulencia que dejaron al jugador absolutamente traumatizado, según relató en una entrevista al diario "La Prensa".El caso del futbolista Gutiérrez es un ejemplo de lo que le ocurre a millones de personas, sobre todo ejecutivos, muchas de las cuales han tenido que recurrir a la ayuda del psicólogo y a la asistencia a cursos específicos para superar la aerofobia, o miedo a volar. Las compañías españolas Iberia y Spanair, sin ir más lejos, cooperan cada año en la organización de este tipo de cursos en los que se matriculan quienes sienten verdadero pánico a tomar un vuelo y, sobre todo, al despegue y al aterrizaje del avión. Durante las "clases", a los aerofóbicos se les insiste principalmente en que el avión es con mucho el medio de transporte más seguro. Miedo intenso y permanenteLa característica esencial de la fobia específica es un miedo intenso y persistente a objetos y situaciones claramente discerníbles y circunscritos, según definición de los psiquiatras españoles J. J. López-Ibor Aliño y M. Valdés Miyar. El individuo experimenta ese temor marcado, persistente y excesivo o irracional cuando se encuentra en presencia de objetos o situaciones específicos, o bien cuando anticipa su aparición. Un ataque de ansiedad derivado de algún tipo de fobia puede somatizarse en forma de palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de asfixia, opresión torácica, náuseas o escalofríos, según los protocolos clínicos más comunes.Hay personas que padecen fobias de tipo ambiental, como por ejemplo a que les alcance un rayo durante una tormenta, a que perezcan ahogados durante un aguacero o a morir de sed durante una travesía por una zona seca y desolada. Uno de los tipos de fobia más sorprendente está registrado sin embargo en el Reino Unido donde al menos cuatro millones de británicos tienen fobia a los baños públicos, y el número va en aumento, según denunció en noviembre de 2006 la mismísima Sociedad Nacional de Fóbicos durante la presentación de una campaña de concienciación sobre ese trastorno. En los casos más agudos, los afectados se niegan a salir de casa o a someterse a intervenciones quirúrgicas por no tener que pasar por el trance de usar un retrete ajeno o ser visto entrando o saliendo de instalaciones públicas. Según los expertos, la fobia a los baños puede derivarse de otros trastornos, como el obsesivo compulsivo por temor a la contaminación; la paruresis, o temor a orinar en compañía de otros; y la parcopresis, o incapacidad para defecar en baños públicos.

publicidad

La pintoresca entidad inglesa, que ha clasificado la fobia a los lavabos públicos como un trastorno de ansiedad específico, ha publicado un libro de autoayuda y un DVD para los sufridores. Algunos fóbicos, según los promotores de la campaña, llegan incluso a negarse a tomar líquidos, con lo cual ponen en peligro el funcionamiento de los riñones, así como a tomar fármacos contra el estreñimiento para evitar tener que ir al baño en un momento inoportuno. Los afectados por este trauma psíquico llegan a ser capaces incluso de rechazar un trabajo si comprueban previamente que el baño está situado muy lejos de un área común, o si pueden ser observados mientras se dirigen a esas dependencias. Fobias de tipo animalEstán documentadas las fobias de tipo animal, que se refieren al pánico a ser mordidos por perros, ratas o pájaros, y las clínicas que se reflejan al pavor a someterse a una extracción de sangre, a ser inyectado, o a someterse a una prueba en un hospital. Los afectados por esta variante fóbica suelen ser personas muy aprensivas que viven permanentemente angustiados por el temor al contagio de cualquier enfermedad. Un estudio reciente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló por otro lado que trece millones de ciudadanos de ese país padecen fobia social, es decir, un miedo irreprimible al contacto con otras personas ante la eventualidad de llamar la atención o hacer el ridículo, una patología que los expertos relacionan con un bajo nivel educativo y económico.Otro tipo de aprensión extraña tiene que ver con los "números malditos", como el 13, la cual está muy directamente relacionada con la superstición pero que en ocasiones precisa de tratamiento psicológico. Los expertos definen esta aprensión como triscaidecafobia, y también está estudiada la tetrafobia, o pánico al cuatro, que registra el mayor número de fóbicos en países de Extremo Oriente donde se relaciona a este símbolo matemático con la muerte. De ahí que es probable que si usted viaja a Japón, Corea o China se encuentre con la ausencia del número 4 en habitaciones de hoteles o en las plantas de edificios de apartamentos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad