publicidad
.

La voz de Trump es la medida del Partido Republicano logo-noticias.6bcb5...

El precandidato pesidencial republicano Donald Trump.

La voz de Trump es la medida del Partido Republicano

La voz de Trump es la medida del Partido Republicano

Todo comenzó con un denigrante insulto hacia los inmigrantes mexicanos. Acusó a nuestros hermanos latinos de ser criminales y violadores.

El precandidato pesidencial republicano Donald Trump.
El precandidato pesidencial republicano Donald Trump.

Por Leopoldo Martínez (*) Latino Victory Project National Committee Chair

Todo comenzó con un denigrante insulto hacia los inmigrantes mexicanos. Acusó a nuestros hermanos latinos de ser criminales y violadores. Luego llegaron los boicots, las pérdidas de contratos millonarios, y el clamor de los mexicanos y de la comunidad latina que se unió a sus hermanos en una muestra de solidaridad humana. Ciertamente, lo lógico era pensar que en estos tiempos pocos iban a estar de acuerdo con los comentarios racistas e incendiarios de este hombre, y mucho menos quienes se postulan para gobernarnos. La realidad nos acaba de mostrar otra cara.

El precandidato republicano a la presidencia Donald Trump se muestra con los colmillos bien encajados en su presa: la nominación republicana. Aunque es demasiado prematuro para determinar quién será el candidato republicano, las encuestas preliminares en estados claves como Carolina del Sur y New Hampshire le dan una ventaja sorpresiva a Trump. Tiene sus seguidores a pesar de sus ideologías extremistas: sus propuestas incluyen construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, deportar a todos los residentes indocumentados y eliminar el derecho de ciudadanía por nacimiento. Esto no termina aquí. En vez de denunciar estas propuestas, los candidatos republicanos se han, en el mejor de los casos, rehusado a comentar al respecto o a denunciarlas directamente y, en el peor, las han apoyado. No cabe duda que el señor Trump es el líder de su partido. Su voz es la medida.

publicidad

También escuchamos al exgobernador de Florida Jeb Bush usar la frase “anchor babies” (bebés ancla) para referirse a niños estadounidenses cuyos padres son indocumentados. Lo peor del caso es que Bush se ha negado a disculparse por usar esas palabras que roban la dignidad de estos niños y que criminalizan a la comunidad inmigrante. Quien fuera uno de los candidatos republicanos más razonables en el tema de la inmigración se ha convertido en una voz más que contribuye a los sentimientos antiinmigrantes que acechan al país. Todo gracias a Trump.

Desafortunadamente, Bush no es el único precandidato que le ha seguido los talones a Trump. Scott Walker, el gobernador de Wisconsin, ha dicho en ciertas ocasiones que no está de acuerdo con la ciudadanía otorgada por nacimiento. Es decir, los niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados no deben ser ciudadanos, idea que además de ser dañina para la comunidad inmigrante y para el país, no es práctica y no es realista. Lo único que hace es marginar a los inmigrantes, que son trabajadores y solo buscan una mejor vida. El estado de Wisconsin cuenta con una significante población inmigrante  y los latinos son una de las minorías con mayor crecimiento en dicho estado, y es indignante que su gobernador tenga estas ideas extremistas sobre sus propios constituyentes.

Otros candidatos republicanos, como el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, y el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, se han declarado a favor de eliminar la ciudadanía por nacimiento y de pilón, utilizan la frase ofensiva “anchor baby," y al igual que Bush, no admiten que es una ofensa. Incluso, sus propuestas sobre la inmigración son similares a las de Trump. Y para rematar, el dirigente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, declaró que Trump era algo “positivo” para el Partido Republicano y que se sentiría “a gusto” si Trump fuera el nominado a la candidatura (Fuente< http://www.politico.com/story/2015/08/reince-priebus-donald-trump-net-positive-121669.html>). No cabe la menor duda que el partido Republicano es hoy un títere que sigue los movimientos de Trump, y esto ha causado que la narrativa sobre la inmigración sea negativa y peligrosa no solamente para los inmigrantes, sino para todo el país.

publicidad

La voz de Trump se ha convertido en una voz constante en la plataforma nacional, y se ha hecho tan fuerte que no hay un solo día en que sus comentarios o actos venenosos pasen inadvertidos. Actos como la expulsión por la fuerza del periodista de Univision Jorge Ramos de una conferencia de prensa de Trump, demuestran aún más el desinterés del precandidato por escuchar a la comunidad latina. Pero los latinos estamos escuchando y tenemos el potencial de determinar quién será nuestro presidente en el 2016. Los precandidatos republicanos, quienes hacen hasta lo imposible por igualar las posturas  de Trump, deben escuchar.

(*) Latino Victory Project National Committee Chair.

Nota:

La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad