publicidad
.

La Viuda Negra "era muy violenta... no perdonaba" logo-noticias.6bcb5218...

La Viuda Negra "era muy violenta... no perdonaba"

La Viuda Negra "era muy violenta... no perdonaba"

Sandra Peebles habló en exclusiva con Jorge Rivera Ayala, uno de los sicarios de Griselda Blanco, también conocida como la Viuda Negra.

La Viuda Negra "era muy violenta... no perdonaba" /Univision

Por: Sandra Peebles

Jorge Rivera Ayala entró a conversar conmigo bronceado, delgado y listo para hablar sobre un tema que conoce bien - la sangrienta guerra de los narcos en el sur de la Florida en los años 80.  La época de la guerra entre vaqueros de la cocaína. Después de trabajar durante dos meses para lograr la entrevista, por fin tenía frente a mí al hombre condenado a pena perpetua por su papel como uno de los principales sicarios de la madrina, Griselda Blanco.

Rivi, como prefiere que le digan, habló en voz baja pero sus anécdotas y cuentos son aterradores. Habló sobre la guerra de los narcos en los 80, cuando a diario Griselda ordenaba la muerte de quienes ella percibía como enemigos o quienes simplemente dejaban de pagarle una deuda por cocaína.

Hoy, a sus 50 años de edad, Rivera dice que si hubiera tenido una verdadera oportunidad no hubiese vivido esa vida. Aún le pesa y le atormenta la muerte de Johnnie Castro, un niño de tres años. Rivi dice que la muerte del niño fue un error, que el blanco del ataque era su padre, Jesús Castro - otro sicario de Griselda. Rivera cuenta que años más tarde se encontró con Castro en una prisión federal y que conversaron y aclararon cuentas sobre lo ocurrido.

Rivera admite haber tenido una corta relación amorosa con Griselda.

También niega haber tenido una relación sexual inapropiada con las secretarias de la fiscalía del condado de Miami Dade. Sin embargo señala a otra persona.  Esa noticia la escucharan en exclusiva en Noticias 23. Les esperamos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad