publicidad
Policías antomotines durante una manifestación en las calles de Caracas. Un agente abre fuego con un rifle a una multitud contraria al gobierno de Nicolás Maduro.

La salida en Venezuela

La salida en Venezuela

El periodista Jorge Ramos comenta sobre la crisis en Venezuela y el futuro inmediato del país sudamericano.

Policías antomotines durante una manifestación en las calles de Caracas....
Policías antomotines durante una manifestación en las calles de Caracas. Un agente abre fuego con un rifle a una multitud contraria al gobierno de Nicolás Maduro.

Lo viejo y podrido está muriendo, pero lo nuevo no acaba de nacer.

Por Jorge Ramos Avalos

¿Quién puede apoyar un régimen que mata estudiantes, encarcela opositores, arma a grupos paramilitares y luego, para esconder la pedrada, censura la televisión y los medios de comunicación? Esta es la pregunta en Venezuela.

Cuando los venezolanos hablan de “una salida” se refieren, fundamentalmente, a dos cosas. Una, cómo salir de la peor inflación del continente "más del 60 por ciento-, de la constante devaluación de su moneda, de una escasez generada por una inútil burocracia y de una de las más altas cifras de criminalidad en el mundo "más de 24 mil asesinatos en el 2013. Y dos, cómo salir del gobierno autoritario y represivo de Nicolás Maduro. Esto último es lo más difícil.

publicidad

Ningún demócrata puede apoyar un golpe de estado ni la violencia. En casi todo el mundo lo condenarían. Y el mandato de Maduro es hasta el 2019, aunque haya ganado con trampa las elecciones. La oposición venezolana lo sabe y no quiere cometer el mismo error del golpe militar del 2002 contra Chávez. Un golpe es un golpe.

Maduro "que no es Chávez aunque copie su forma de hablar, sus gritos, sus insultos y hasta lo vea en forma de “pajarito”- puso el dilema legal de la siguiente manera: “Si la oposición quiere salir de mí, que junten las firmas para el plebiscito revocatorio del 2016.”

El excandidato presidencial, Henrique Capriles, de alguna manera aceptó las reglas del juego impuestas por los chavistas. “Nuestro foco es que los problemas del país se resuelvan”, dijo en una entrevista con CNN en Español. “Esto no es un ‘Maduro vete ya’”. El no cree que los sectores populares apoyen una salida de Maduro.

Pero los líderes opositores, Leopoldo López y la asambleísta María Corina Machado, sí quieren que Maduro se vaya. Ya. “Tenemos que construir una salida a este desastre”, dijo Leopoldo minutos antes que lo arrestaran soldados de Maduro, acusado absurdamente de incitar a la violencia durante las protestas del 12 de febrero. Las armas las tiene solo el gobierno.

Leopoldo y María Corina nunca estuvieron de acuerdo con Capriles cuando él suspendió una marcha tres días después del fraude electoral en abril del 2013. Capriles tenía información fidedigna de que en esa marcha habría muertos. Pero Leopoldo y María Corina creían que había que defender su triunfo electoral y ganar la calle. Ganó la prudencia… y Maduro.

publicidad

Hasta que el pasado 12 de febrero Maduro cometió un gravísimo error, que le puede costar el puesto: le ordenó (o al menos, le permitió) a la Guardia Nacional Bolivariana, a la policía y a grupos paramilitares que dispararan contra una manifestación pacífica de estudiantes. Tres personas murieron ese día y unas 60 resultaron heridas.

Muchos más han sido asesinados y heridos en protestas posteriores. A pesar de la censura oficial de los medios, a través de Twitter se han difundido cientos de videos donde se ve a uniformados disparando a jóvenes y estudiantes desarmados. Twitter es la nueva television. Maduro lo controla todo. Pero no al pajarito azul símbolo de Twitter.

Con ese hecho surgió la razón legal para destituir a Maduro: no puede ser presidente alguien que mata a sus jóvenes, que reprime violentamente manifestaciones, que arma y financia grupos fuera de la ley, y que censura y calla a los medios de comunicación. No puede ser presidente alguien que viola los derechos humanos y asesina a quienes debería proteger. Maduro ha entrado al club de Pinochet y los Castro.

América Latina se ha portado muy mal con Venezuela. Casi todos sus líderes mantienen un cómplice silencio. Un triste ejemplo: el presidente de México, Enrique Peña Nieto, que llamó “líder moral” a Fidel Castro en Cuba, no se atrevió a condenar junto a Barack Obama los violentos abusos de Maduro durante la pasada reunión cumbre trilateral en Toluca. Peña Nieto se quedó calladito. Y la OEA duerme o se esconde.

publicidad

Esto lo que quiere decir es que los venezolanos, sin ayuda de afuera, tendrán que buscar una salida para Venezuela. El cambio viene de dentro. Lo viejo y podrido está muriendo, pero lo nuevo no acaba de nacer. Y si sirve de consuelo, basta que sepan en Venezuela que no están tan solos como creen, están a un clic de distancia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad