publicidad
ONU vota hoy sus miembros al Consejo de DDHH

La ONU pide a EEUU que detengan la ejecución de preso esquizofrénico en Texas

La ONU pide a EEUU que detengan la ejecución de preso esquizofrénico en Texas

Dos relatores solicitaron este martes a las autoridades detener la ejecución de Scott Panetti un preso con esquizofrenia que será ejecutado el miércoles.

ONU vota hoy sus miembros al Consejo de DDHH
ONU vota hoy sus miembros al Consejo de DDHH

Dos relatores de Naciones Unidas solicitaron hoy a las autoridades de Estados Unidos y a las de Texas que detengan la ejecución de Scott Panetti un preso que sufre esquizofrenia y que será ejecutado el miércoles.

"Es una violación de las salvaguardas sobre la pena capital imponer la pena de muerte a individuos que sufren discapacidades psicológicas", advirtió el relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias, Christof Heyns.

"Llevar adelante la pena de muerte bajo estas condiciones puede considerarse como una ejecución arbitraria", dijo.

El relator sobre la Tortura y otros Tratos Degradantes o Inhumanos, Juan Méndez, recordó que la ley internacional considera que la imposición de la pena capital a una persona con discapacidad es una forma de tortura o de trato degradante e inhumano.

publicidad

Los relatores recuerdan que Panetiti fue hospitalizado en repetidas ocasiones entre 1981 y 1992 por varias enfermedades mentales como esquizofrenia, depresión, ilusiones y alucinaciones.

Panetti asesinó en 1992 a sus suegros y secuestró a su esposa y a su hija de tres años en Fredricksburg (Texas).

Durante su juicio, en 1995, Panetti se defendió a sí mismo disfrazado de vaquero y trató de llamar a más de 200 testigos, entre ellos al expresidente asesinado John F. Kennedy, al papa Juan Pablo II y a Jesucristo.

Además, achacó los crímenes cometidos a su alter ego, "Sarge".

Desde entonces ha sido hospitalizado por psicosis y delirios en múltiples ocasiones.

"Estoy muy preocupado por el hecho de que se permitiera que Panetti se representara a sí mismo, a pesar de su condición de enfermo mental", afirmó Heyns.

Numerosas organizaciones, lideradas por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense, así como médicos, religiosos y abogados, han solicitado clemencia para el condenado.

Incluso la exesposa de Panetti, Sonja Alvarado, hija de las víctimas, dijo en 1999 a través de una declaración jurada que el condenado "padece una enfermedad mental y no debería ser ejecutado"

"Dada la naturaleza irreversible de la pena de muerte, hacemos un llamamiento urgente al Gobierno de Estados Unidos y al del estado de Texas para que encuentren una manera de parar la ejecución, y esperamos que se considere conmutar la sentencia", concluyeron los relatores.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad