publicidad
Obama en Japon

La "Obamamania" llego a Japon

La "Obamamania" llego a Japon

Un pueblo japonés que lleva el nombre de Obama se ha hecho famoso, y todo gracias a la aspiración presidencial del senador Barack Obama.

Obama en Japon
Obama en Japon

Al estrellato por una coincidencia

El tranquilo pueblo japonés de Obama disfruta de una afortunada coincidencia semántica que le está permitiendo incrementar este año la afluencia de curiosos y periodistas. Todo gracias a que comparte nombre con uno de los principales candidatos a las elecciones de Estados Unidos, el senador demócrata Barack Obama.

Este pueblo costero de 32 mil habitantes, ubicado en la provincia occidental de Fukui, al borde del Mar de Japón, y famoso por fabricar palillos artesanales, quiere aprovechar los 15 minutos de fama que hizo célebres Andy Warhol.

En el Obama nipón han proliferado en las últimas semanas las tiendas de souvenirs de los más variados artículos con la imagen del senador afroamericano que disputa las primarias demócratas estadounidenses a la poderosa Hillary Clinton.

publicidad

La caricatura manga del candidato, también de su cogote casi calvo, está en la localidad japonesa por todas partes, junto a los lemas "Obama con Obama" y, cómo no, " I love Obama".

En varias tiendas del pueblo se venden camisetas con la imagen del candidato, además de palillos artesanales con la caricatura del cogote de Obama, cintas de " I love Obama", haoris (la parte superior del kimono) y toallas, entre otros artículos.

Hay recuerdos para todos los bolsillos, pues los palillos cuestan apenas $8 dólares y las cintas para el pelo menos de $6, mientras los haoris, una prenda por lo general más cotizada, sube a casi $93 dólares.

La caricatura manga de Barack Obama, con unas orejas bastante visibles, recibe al visitante a su llegada al pueblo desde la avenida principal que lleva al mar, donde juegan los niños y los jubilados pasan el tiempo pescando.

El Obama nipón está convencido de que "sí, podemos", el lema de Barack Obama.

Todo es obra de una iniciativa popular que ha creado un comité de apoyo llamado "Obama con Obama", cuyo responsable, Seiji Fujihara, tiene previsto viajar en agosto a Estados Unidos, junto a otros veinte miembros, para reunirse con el senador demócrata.

Fujihara, que no es presidente del grupo porque "presidente sólo hay uno: el señor Obama", asegura en entrevista con EFE-Reportajes que esta ciudad japonesa tiene mucho en común con el senador demócrata.

publicidad

El pueblo de Obama quiere mejorar y el senador demócrata busca reformar la sociedad de Estados Unidos, señala Fujihara, que dirige uno de los principales hoteles de esta localidad, especializado en organizar bodas al estilo occidental.

"El pueblo de Obama cuida a sus vecinos en un entorno magnífico y lo cierto es que el llamamiento al cambio que ha hecho el señor Obama ha logrado muchas simpatías", asegura el secretario general de "Obama con Obama", un grupo que suma ya 650 afiliados en el pueblo.

Fujihara precisa que, aunque ese comité de apoyo no hace más que crecer día a día, "no tenemos ninguna intención de influir en los resultados de las elecciones de Estados Unidos".

Respaldo "Obama con Obama"

En todo caso, los habitantes del Obama japonés esperan que las primarias de Estados Unidos acaben decantándose por el ya considerado candidato local, para así estirar un poquito más su reciente paseo por la fama y, de paso, seguir haciendo caja.

A la gloria que reporta esta curiosa coincidencia semántica se han sumado todos los residentes del pueblo, sobre todo los comerciantes.

Es el caso de una mujer, Kumiko Tanaka, que regenta un bar decorado al más puro estilo " kitsch", con cabida para las versiones más increíbles de uno de los grandes iconos japoneses, el " Hello Kitty".

Kumiko explica a los visitantes, entre vaso y vaso de cerveza, que Barack Obama es un gran candidato, aunque no deja de exhibir en la pared de su bar un cartel con una foto de los Clinton, Hillary y Bill, porque "nunca se sabe".

publicidad

Se cuenta en el pueblo que el senador afroamericano por Illinois sabe de su existencia porque, en un viaje que hizo a Japón, bromeó con el responsable de aduanas asegurando que él mismo era oriundo de Obama.

Pero otra versión señala que quien había nacido en este pueblo de la provincia japonesa de Fukui era el encargado de revisar el pasaporte del político estadounidense.

Esté donde esté la verdad, lo que sí está verificado es que Barack Obama les escribió recientemente una carta manuscrita para agradecerles su apoyo, además de los regalos de unos palillos artesanales para comer y una muñeca de la suerte que le enviaron.

Escrita a la atención del alcalde, Toshio Murakami, el Obama de carne y hueso agradeció "el apoyo y los regalos" que con "mucho cariño" le mandaron "los ciudadanos de Obama".

El aspirante a candidato presidencial estadounidense también elogia en su carta la cultura y la tradición del pueblo de Obama y asegura estar deseando "compartir la responsabilidad" de crear un futuro en libertad entre Japón y Estados Unidos, dos países amigos.

La misiva, escrita en inglés y que termina con las palabras japonesas "anata no yujin" (tu amigo), se exhibe en varias tiendas del pueblo junto a los numerosos recuerdos a la venta.

Desde su comercio de "souvenirs", la joven Kinuko y su amigo Makoto, con camisetas negras de "Obama con Obama", cruzan los dedos para que el reñido proceso electoral estadounidense concluya a favor del senador por Illinois, para así asegurarse unos cuantos turistas más y seguir contando con la atención mediática de la que disfrutan desde hace unas semanas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad