publicidad
Esta misión pretende "recabar datos biomédicos para preparar las misiones habitadas de larga duración en el espacio". En la imagen, el despegue.

La nave Soyuz se acopló con éxito a la EEI para una misión extraordinaria

La nave Soyuz se acopló con éxito a la EEI para una misión extraordinaria

Pretenden "recabar datos biomédicos para preparar las misiones habitadas de larga duración en el espacio".

Esta misión pretende "recabar datos biomédicos para preparar las misione...
Esta misión pretende "recabar datos biomédicos para preparar las misiones habitadas de larga duración en el espacio". En la imagen, el despegue.

La nave Soyuz TMA-16M llegó con éxito a la Estación Espacial Internacional (EEI o ISS en inglés) con tres astronautas a bordo, dos rusos y un estadounidense, en una misión extraordinaria porque dos de los tripulantes se colocarán entre los seis con mayor permanencia en el espacio de la historia.

publicidad

El lanzamiento tuvo lugar a las 19:42 GMT desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) y el acoplamiento con la plataforma se produjo a las 01:33 GMT, según informó la NASA en una cobertura en directo a través de su página web.

En esta ocasión, el relevo en la Estación Orbital es de récord, ya que dos de los tres tripulantes de la nave rusa permanecerán en la plataforma espacial durante un año, el doble del tiempo que duran habitualmente las misiones allí.

En toda la historia de la cosmonáutica, tan sólo cuatro astronautas han permanecido tanto tiempo en el espacio.

La estancia récord la tiene el ruso Valeri Poliakov, que pasó 437 días -en 1994 y 1995- en la estación espacial Mir, el precedente soviético de la EEI, desmantelada en 2001.

Despegue exitoso lanzó misión más larga jamás tripulada de la NASA /Univision

Una misión que podría cambiar el futuro

El estadounidense Scott Kelly, de 51 años, y el ruso Mijail Kornienko, de 54 años, permanecerán en órbita hasta marzo de 2016, con el fin de conocer la resistencia del cuerpo humano de cara a futuras misiones de exploración del sistema solar.

Scott Kelly tiene un hermano gemelo, el también astronauta (retirado) Mark Kelly, por lo que se podrá comparar la respuesta de sus respectivos organismos a entornos distintos.

Así, mientras Scott pasará un año orbitando a 400 kilómetros de la Tierra a unos 27,000 kilómetros por hora, Mark se someterá en Tierra a controles médicos regulares que ayudarán a entender cómo responde el cuerpo a la falta de gravedad y a la radiación espacial.

publicidad

Esta misión pretende "recabar datos biomédicos para preparar las misiones habitadas de larga duración en el espacio", ahora que Estados Unidos contempla enviar astronautas a Marte en los años 2030.

"La misión de Scott Kelly es esencial para hacer avanzar el objetivo de Estados Unidos de enviar astronautas a Marte", declaró en un comunicado el patrón de la NASA, Charles Bolden.

"Vamos a obtener nuevos datos sobre los efectos de los vuelos espaciales de larga duración en el organismo humano", agregó.

Durante su participación en la misión más larga de la Estación Espacial Internacional, los astronautas realizarán alrededor de 500 experimentos.

El tercer tripulante de la Soyuz TMA-16M, el también ruso Guennadi Padalka, de 56 años, batirá en esta misión el récord de días no consecutivos de un hombre en el espacio, cuando tras regresar dentro de seis meses a la Tierra habrá pasado 878 días en el espacio.

A los tripulantes de la nave rusa les esperaban en la EEI los tres inquilinos actuales: la italiana Samantha Cristoforetti, el ruso Antón Shkaplerev y el estadounidense Terry W. Virst.

La NASA y su experimento con astronautas gemelos /Univision

Un cariz simbólico

La misión de investigación rusoestadounidense que van a llevar a cabo los dos también tiene un cariz simbólico, ya que a raíz del conflicto ucraniano las relaciones entre Estados Unidos y Rusia pasan por su peor momento desde el final de la Guerra Fría en 1991.

La Estación Espacial Internacional es un proyecto de más de 100,000 millones de dólares, orbita a una distancia de entre 335 y 460 kilómetros de la Tierra, y pesa más de 450 toneladas.

La plataforma espacial se desplaza a unos 27,000 kilómetros por hora, ha tenido residentes de forma continuada desde 2000 y en ella participan 16 naciones.

Desde la puesta en órbita en 1998, la ISS ha sido mayoritariamente financiada por Estados Unidos pero en los últimos años también depende de Rusia para el funcionamiento y para los vuelos que trasladan a los astronautas después del fin de los vuelos de la naveta espacial estadounidense en julio de 2012.

publicidad

La cooperación espacial entre los dos países es uno de los pocos sectores donde se mantiene intacta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad