publicidad
Escuchar la música que a uno más le satisface es bueno para el sistema cardiovascular.

La música es buena para el corazón

La música es buena para el corazón

Da igual que sea rock, new age, pop, o electrónica. Escuchar la música que a uno más le gusta es bueno para el sistema cardiovascular.

Escuchar la música que a uno más le satisface es bueno para el sistema c...
Escuchar la música que a uno más le satisface es bueno para el sistema cardiovascular.

La música no sólo nos alegra la existencia, sino que también puede contribuir a que sea más larga y con menos contratiempos. Escuchar la música que a uno más le satisface es bueno para el sistema cardiovascular, según asegura un estudio de la Universidad de Maryland (EU), uno de cuyos autores es el profesor de Medicina Michael Miller, quien ya ha demostrado que la risa beneficia la salud del corazón y las arterias.En su trabajo con un grupo de jóvenes, la mayoría hombres no fumadores de 36 años de media, comprobó que al escuchar su canción preferida, el diámetro de sus vasos sanguíneos, medido en la parte superior del brazo, aumentaba un 26 por ciento, con lo que también lo hacía el riego sanguíneo. Al contrario, las melodías estresantes, hacían que los vasos se estrecharan un 6 por ciento. La mayoría de participantes escogieron una canción "country" como su preferida y consideraron que el "heavy" era angustiante.Según los investigadores, la explicación de este fenómeno radica en las emociones que suscitan los distintos tipos de acordes. Escuchar ritmos alegres o una canción que nos hace sentir bien, provoca un sentimiento de bienestar que a su vez es capaz de influir en el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, haciendo que se dilate, lo que permite un mayor flujo sanguíneo.En cambio, la música que aumenta nuestra ansiedad actúa en el sentido contrario, disminuyendo el calibre de las venas y arterias, con lo cual podría tener un potencial efecto perjudicial, aunque éste extremo aún no ha sido demostrado fehacientemente.La música también es una gran aliada de las caminatas, ya que ejerce un potente efecto de motivación, ayudando a cumplir el objetivo de caminar al menos treinta minutos diarios para mantener el cuerpo en buena forma y el ánimo en equilibrio.

Con las caminatas ocurre lo mismo que con cualquier actividad física o mental que requiera cierto grado de constancia, dedicación y disciplina, el éxito y continuidad dependerán de si uno se las plantea y organiza de una manera estimulante.Si se entienden y sienten los paseos diarios como una fuente de bienestar, ventajas y beneficios, se tenderá a perseverar y seguir adelante, viviendo los contratiempos que vayan surgiendo en el camino, como retos a superar y no como escollos."Da igual el tipo de música que se utilice "para caminar, siempre que sea agradable y estimulante", señala Loles Vives, entrenadora personal, bióloga y fisióloga.Para aumentar la motivación al máximo, esta experta recomienda escuchar cada semana varias canciones o álbumes de los intérpretes y estilos favoritos, de esos que te "alegran el cuerpo y el alma". El objetivo consiste en reservar esas canciones cuidadosamente elegidas y darse el lujo de escucharlos como auténticas joyas sonoras, exclusivamente durante las caminatas. Además, se puede acelerar o disminuir el paso al compás de la música."Los clásicos son el mejor remedio para el alma", señala el doctor Santiago de la Rosa, que utiliza distintos tipos de música en sus tratamientos de medicina biológica y complementaria.Para conseguir más vitalidad, el experto recomienda escuchar la Suite Karalia de Sibelius, la Serenata de Cuerdas (op. 48) de Tschaikowsky, o la Obertura de Guillermo Tell de Rossini, "las cuales –asegura- son auténticas píldoras musicales de energía física y mental".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad