publicidad
La intolerancia a la lactosa puede ocurrir a cualquier edad pero es extremandamente raro padecerla desde el nacimiento.

La leche materna es esencial

La leche materna es esencial

La intolerancia a la lactosa puede ocurrir a cualquier edad pero es extremandamente raro padecerla desde el nacimiento.

La intolerancia a la lactosa puede ocurrir a cualquier edad pero es extr...
La intolerancia a la lactosa puede ocurrir a cualquier edad pero es extremandamente raro padecerla desde el nacimiento.

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, cuya importancia quiere resaltar este año Naciones Unidas bajo el lema "Lactancia Materna: Una respuesta vital en emergencias. ¿Estamos preparados?".Cada año se salvaría la vida de 1.3 millones de niños menores de un año si se alimentasen exclusivamente de leche materna, según la doctora Constanza Vallenas, del departamento de salud infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS).Es por esto tan importante que se resalte la importancia de alimentar a los más pequeños con leche materna, asegura la OMS. Los estudios demuestran que la lactancia materna constituye la intervención preventiva individual más eficaz respecto a la supervivencia de los niños, ya que puede evitar entre el 12 y el 15 por ciento del total de muertes de menores de cinco años del mundo en desarrollo."La leche materna constituye una excelente fuente nutritiva para los lactantes y, cuando se carece de agua potable, protege a los niños y niñas de corta edad de enfermedades peligrosas transmitidas por el agua, como la diarrea".Asimismo, está demostrado que la lactancia materna también protege a los lactantes de las enfermedades infecciosas y de las vías respiratorias, fortalece sus sistemas inmunológicos y ayuda a protegerles de diversas enfermedades crónicas durante el resto de sus vidas.Bebés digieren bien la lactosaDe acuerdo con la NASPGHAN, la mayoría de los niños produce lactasa al nacer y pueden digerir lactosa cuando son bebés, la cual es el principal azúcar contenido en la leche materna.Sin embargo, en los niños la intolerancia a la lactosa se vuelve más frecuente a partir de los cinco años de edad y puede ser resultado de una infección o una reacción alérgica que daña al intestino delgado, causando una escasez en la producción de lactasa.Usualmente este daño es temporal, pero pueden pasar semanas o incluso meses antes de que el niño vuelva a tolerar productos lácteos. Así mismo, según la NASPGHAN, enfermedades como la celiaca, la enfermedad de Crohn, o parásitos pueden causar una temporal intolerancia a la lactosa.En otros casos, la intolerancia a la lactosa se desarrolla espontáneamente a lo largo del tiempo. Cuando los niños alcanzan de 3 a 6 años de edad, sus cuerpos pasan naturalmente a producir menores cantidades de lactasa que las producidas en el primero o segundo año de vida. En algunos niños, la producción continúa reduciéndose o incluso se detiene totalmente. Frecuentemente, los síntomas de intolerancia a la lactosa aparecen en la adolescencia o adultez temprana. Algunos grupos étnicos (en particular negros, hispanos, asiáticos) tienen más probabilidad de desarrollar intolerancia a la lactosa. Su médico o enfermera te ayudarán a decidir el mejor tratamiento basado en los síntomas específicos de su niño. Y debes recordar que la mayoría de niños es capaz de tolerar cierta cantidad de lactosa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad