publicidad
.

La disidencia cubana da su último adiós a Pollán con elogios a su activi...

La líder del grupo disidente cubano Damas de Blanco, Laura Pollán, padeció de dengue y de otro virus que complicó su cuadro médico.

La disidencia cubana da su último adiós a Pollán con elogios a su activismo

La disidencia cubana da su último adiós a Pollán con elogios a su activismo

La disidencia cubana dio el sábado su último adiós a la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, fallecida el viernes.

La líder del grupo disidente cubano Damas de Blanco, Laura Pollán, padec...
La líder del grupo disidente cubano Damas de Blanco, Laura Pollán, padeció de dengue y de otro virus que complicó su cuadro médico.

LA HABANA - La disidencia cubana dio el sábado su último adiós a la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, fallecida el viernes, con elogios a su mantenido activismo pacífico en favor de los presos políticos de la isla.

Los restos de Pollán fueron incinerados esta madrugada tras ser velados en una funeraria de La Habana a la que acudieron opositores, activistas de derechos humanos, Damas de Blanco y ex presos políticos que realizaron guardias de honor ante el féretro cubierto con una bandera cubana.

Allegados de la disidente partieron hoy con parte de sus cenizas a su localidad natal, Manzanillo (Granma, oriente), donde se repartirán entre el panteón familiar y, de acuerdo con la voluntad de la fallecida, en un campo de flores.

publicidad

Este sábado, opositores cubanos expresaron su pesar por la muerte de Pollán y elogiaron su labor y su lucha pacífica en la causa por la libertad de los presos políticos en Cuba.

Pollán fue una de las fundadoras de las Damas de Blanco, un singular movimiento en la Cuba castrista que surgió para reclamar la libertad de los opositores del llamado "Grupo de los 75" encarcelados durante la ola represiva conocida como la "Primavera Negra" de 2003.

Pollán era esposa de Héctor Maseda, periodista independiente condenado a 20 años de cárcel en aquella ola represiva que provocó la creación de las Damas de Blanco y quien quedó liberado en febrero de este año.

"Laura desafió al miedo de muchos, dio un signo de liberación sostenido en un ambiente donde el terror paraliza y domina a la mayoría", dijo hoy a Efe Oswaldo Payá, del Movimiento Cristiano Liberación y galardonado en 2002 con el Premio Sájarov del Parlamento Europeo, distinción que las Damas de Blanco recibieron en 2005.

La "magnífica" labor de la disidente fue también resaltada por "scar Elías Biscet, ex preso político del Grupo de los 75, quien puso a Pollán como ejemplo del método de la lucha no violenta que se debe seguir contra las dictaduras, según dijo a Efe.

Manuel Cuesta Morúa, de la formación Arco Progresista, subrayó la entrega de Pollán por los derechos humanos y su lucha por "alcanzar una convivencia en paz" en la isla.

publicidad

"Es muy triste que ella no alcance a ver la libertad por la que tanto luchó (...) pero ella se afinca en la trascendencia del país. El futuro siempre la recordará", agregó.

Laura Pollán murió el viernes a los 63 años de un paro cardiaco tras permanecer siete días hospitalizada en estado muy grave por una insuficiencia respiratoria y descompensación diabética.

La disidente había contraído un dengue tipo cuatro, una cepa no especialmente grave pero que se complicó con otro virus muy agresivo ("sincitial respiratorio"), cuadro al que se sumaba la diabetes que padecía.

A la espera de los resultados de la autopsia, algunos allegados expusieron hoy dudas sobre las explicaciones que los médicos les dieron sobre la dolencia de Pollán durante su hospitalización.

En concreto, Berta Soler, portavoz de las Damas de Blanco y muy cercana a la fallecida, comentó que hubo cierta confusión sobre si tenía o no dengue y añadió que los resultados clínicos se demoraron más de lo previsto.

No obstante, aseguró que el tratamiento y atención que recibió Pollán en el hospital fueron los adecuados.

Soler hizo estas declaraciones a periodistas en la casa habanera de Laura Pollán, donde se abrió desde primera hora de la mañana un libro de condolencias.

Hasta allí acudieron con flores y coronas damas de blanco, opositores e incluso funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

publicidad

Hoy la situación en la calle donde se ubica la casa de Pollán en el popular barrio de Centro Habana era de normalidad, sin presencia policial ni cortes de tráfico, a diferencia de otras ocasiones marcadas por los hostigamiento de oficialistas contra las Damas de Blanco cuando se reunían en la casa de su líder para preparar alguna protesta pacífica.

Sin embargo, Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), afirmó que la seguridad ha impedido con amenazas y algunas retenciones llegar hasta a La Habana a algunas Damas de Blanco y disidentes de otras provincias.

El Gobierno cubano considera a los disidentes y oposición interna contrarrevolucionarios y mercenarios pagados por Estados Unidos.

El exilio cubano en EE.UU. también expresó hoy profundo pesar por la muerte de Pollán, a quien consideraban uno de los "símbolos más grande" de la oposición al régimen castrista y ejemplo de la "valentía" de la mujer en Cuba.

Mientras el Gobierno de EE.UU. aseguró que seguirá dando apoyo al pueblo cubano en sus aspiraciones de libertad, en memoria de Laura Pollán.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad