publicidad

La debilidad de los 40

La debilidad de los 40

me espanta el crecimiento de los pelos de la nariz y las orejas, como si pudiésemos canjearlos por los que se comienzan a caer de la cabeza.

Es decir, desde la proliferación de los psicólogos, entre los que se

encuentra mi preciado amigo y colega en la locución, Nelson Rubio, que

han llegado con una parafernalia mediática enorme a decirnos una

cantidad de problemas que no teníamos sino hasta que nuestro psicólogo

de turno nos lo comentara. Entonces miles de taras se apoderan de

nuestro cuerpo y sobre todo de nuestra mente.

No le echo la culpa a nadie, pero estoy seguro que los hombres de 40 no

tenían los mismos problemas hace unos 100 años, o a lo mejor si, lo

importante es que ahora la lista del mercado es mucho más cara (no

entiendo por que si los productos naturales y naturistas son basados en

vegetales son más caros que la carne el cerdo o el pollo) y nuestra

capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, como una

buena rumba hasta bien tarde baja en demasía.

La velocidad de la bola

Si echarse un traguito es más complicado, se supone que los reflejos

funcionan más lento y debemos ser mucho más cautos en el consuno de

cervecilla, vinos o cualquier otra bebida espirituosa, aunque por

publicidad

contrapartida nos aconseja nuestro entrenador personal que juguemos al

raquetball para mantenernos en forma. Como información para mi PT

(personal training) la pelota de raquetball viaja a más de 150 millas

por hora, más del doble que mi carro y 100 veces más que mis piernas.

Las revistas comienzan a hacernos creer que somos más interesantes,

aunque siempre haciéndoles la salvedad a las mujeres, en sus artículos

semi privados, que somos interesantes dependiendo del número de dígitos

de su cuenta corriente.

Los pelos en las orejas

La barriquita crece de forma inevitable 400 abdominales diarios no son

capaces de reducir la amplitud de las medidas de la cintura que cada

día lo parece menos. Pero lo que más me espanta es el crecimiento

desmedido de los pelos de la nariz y las orejas, como si pudiésemos

canjearlos por los que se comienzan a caer de la cabeza.

Hablando de orejas, ¿quién se iba a imaginar que pudiesen comenzar a

publicidad

crecer? ¿no que no se produce más colágeno después de los 30's?

¿Entonces por que demonios me crecen las orejas?

Bueno, al parecer no se puede hacer nada por evitar que estas cosas

ocurran y mientras siga habiendo hambruna en Africa, millones muriendo

de SIDA y casi todos los seres humanos presentando cáncer, mejor será

que los cerebros de los científicos del mundo se dediquen a buscar

soluciones a esas plagas que nosotros sufriremos estoicamente el dolor

de llegar a los 40's.

Comenta este artículo entrando al blog de Broderick:

http://mipagina.univision.com/deporteswqba/blog/2009/03/20/la_debilidad_de_los_40

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad