publicidad
Manifestantes contra el matrimonio igualitario en Washington. 

La Corte Suprema, ante el caso que puede cambiar el modelo social de Estados Unidos

La Corte Suprema, ante el caso que puede cambiar el modelo social de Estados Unidos

La Corte Suprema escucha los argumentos para que el matrimonio igualitario sea legal en todo el país, aunque la decisión se conocerá en las próximas semanas

Manifestantes contra el matrimonio igualitario en Washington. 
Manifestantes contra el matrimonio igualitario en Washington. 

El día esperado por los activistas de los derechos de la comunidad LGBT ha llegado. Este martes puede marcar el último sprint en una larga carrera por la consecución de la igualdad de las minorías sexuales. Por eso, desde primeras horas de la mañana cientos defensores del matrimonio igualitario se congregaban en Washington para que su voz sea tomada en cuenta y la máxima instancia judicial del país les dé lo que durante décadas han perseguido. 

Esta jornada no habrá un fallo sobre este decisivo tema, sino que los jueces del Supremo deberán escuchar los argumentos a favor y en contra de un caso puede marcar un hito en la historia de los derechos civiles. Serán aproximadamente dos horas y media en las que se escucharán los motivos a favor y en contra sobre si los estados pueden seguir aplicando las leyes que prohíben la unión de parejas del mismo sexo y si la Constitución estadounidense ampara el derecho al matrimonio igualitario.

publicidad

Lea también: Hillary Clinton se sube a la ola del matrimonio de personas del mismo sexo

Los magistrados deberán específicamente en las próximas semanas (se calcula que a finales de junio o en julio) pronunciarse sobre los casos de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee, donde este tipo de uniones no son posibles y por tanto las parejas homosexuales -según argumentan los demandantes- son discriminados al no poder tener los mismos derechos que las parejas homosexuales. 

"Las familias en estos casos van desde parejas que han estado juntos desde la década de los noventa y han educado hijos de manera conjunta, que han sobrevivido a sus cónyuges y buscan la dignidad de aparecer en el certificado de defunción. Sus historias y otras por todo el país son la razón por la que la opinión pública ha cambiado de manera tan rápida respecto al matrimonio igualitario", ha declarado en un comunicado James Esseks, director del programa de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, personas transgénero y VIH de ACLU. "La Corte Suprema, al igual que más de 50 cortes que han fallado a favor de la unión de personas del mismo sexo desde que DOMA fue declarada inconstitucional en 2013, debería reconocer que llegó la hora para legal el matrimonio igualitario". 

La opinión pública estadounidense ha vivido un cambio drástico en su opinión sobre este tipo de uniones. En los últimos 20 años ha pasado de una desaprobación mayoritaria a estar claramente a favor. De hecho, este mismo martes se conocía una nueva encuesta, del diario The Washington Post, en el que se recogía un apoyo histórico al matrimonio igualitario. 

publicidad

Manifestaciones fuera de la Corte

Cuando aún Washington no se había despertado, ya manifestantes comenzaron a llegar a la capital para dejar constancia de sus opiniones. Entre aquéllos que están en contra de que la unión de lesbianas y homosexuales se convierta en un derecho en todo el país (aún no es posible en 14 estados) se podía leer carteles como “El sexo entre homosexuales es un pecado”.

En el lado contrario, se encontraban numerosos defensores de la comunidad LGTB que conscientes de la importancia de esta jornada han organizado numerosas actividades para mostrar al país "el rostro de las personas" que se ven afectadas aún hoy por lo que consideran es una discriminación por su condición sexual. 

Fuera de los muros de la Corte Suprema se encontraba Felipe Sousa-Rodríguez que, junto con su esposo, se desplazaron desde Nueva York con un doble objetivo: mostrar su apoyo a las reivindicaciones de la comunidad LGBT y pedir precisamente a este amplio colectivo "que está en todas las esferas de la sociedad" que no se olvide de los inmigrantes indocumentados, que siguen esperando por una solución. 

Lea también: El momento "agridulce" de un joven gay inmigrante ante la decisión de la Corte Suprema

publicidad

Frente a cientos de personas, estos dos jóvenes, contarán su historia, cómo se conocieron en una reunión de una de las organizaciones que lucha por sus derechos y contarán el testimonio de cómo su vida ha cambiado desde que contrajeron matrimonio. 

Mientras ellos hablaban en las inmediaciones de la Corte, dentro se podían escuchar los argumentos de quienes consideran que los estados no tendrán que dar cobertura a su unión y que defenderán la potestad de los estados para los estados sean la última autoridad que pueda definir exactamente qué es un matrimonio. En su defensa, sostendrán que esta posición no supone una merma en los derechos de las parejas homosexuales sino que emana de la tradición que instaura la unión entre un hombre y una mujer. 

Entre los defensores de que el matrimonio entre hombre y mujer sea el único válido existen más de 70 organismos y algunos de los republicanos más eminentes y de los candidatos a alcanzar la nominación republicana para luchar por la Casa Blanca en 2016. Así, aunque ya es conocida su postura, el senador por la Florida, Marco Rubio, declaró este lunes que es "ridículo y absurdo" considerar que existe un derecho constitucional que proteja el  matrimonio igualitario y sostuvo que espera que las leyes en Estados Unidos por fin establezcan que esta unión es solo posible con "la unión entre un hombre y una mujer", según declaró en una entrevista al canal cristiano CBN.

publicidad

Cuando en la mañana del martes se retiren los magistrados tras haber escuchado los argumentos, comenzará la cuenta atrás para conocer la decisión judicial que conformará el modelo de sociedad que será Estados Unidos en el inmediato futuro. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad