publicidad
La rueda de prensa posterior a la fuga de El Chapo

La corrupción oscurece todavía más la fuga de El Chapo

La corrupción oscurece todavía más la fuga de El Chapo

La huida es el colofón de una larga historia de evasiones masivas, motines y asesinatos en cárceles de México

La rueda de prensa posterior a la fuga de El Chapo
La rueda de prensa posterior a la fuga de El Chapo

"El hoy prófugo de la justicia tuvo que haber contado con la complicidad de personal o de funcionarios de la prisión del Altiplano". Lo admitió este lunes el secretario de gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong.

La fuga del capo Joaquín Guzmán, alias "El Chapo", de un penal de máxima seguridad en México es el colofón de una larga historia de evasiones masivas, motines y asesinatos en cárceles, que según especialistas, reflejan la corrupción que persiste en el sistema político y judicial del país.

Por el momento, han sido cesados el director de la prisión de El Altiplano, dos responsables del sistema penitenciario federal y el jefe de inteligencia de la policía federal. Más de veinte trabajadores del penal siguen siendo interrogados por indicios de que pudieron colaborar con la fuga.

publicidad

"Están improvisando, no tenian un plan de contingencia", explicó a Univision Noticias el experto mexicano en seguridad  Alejandro Hope.

Para la obra de ingeniería que posibilitó la huida de El Chapo, se necesitaban datos de los accesos, los planos, la distribución de las camas y la contingencia del penal, dijo el experto. Para Hope, la filtración de esas informaciones debe de haber salido de dentro del penal o de las instituciones federales que controlan las prisiones. 

Esta segunda fuga de Guzmán de una cárcel de máxima seguridad es reflejo de una "sintomática corrupción" en los sistemas político y judicial mexicanos, dijo a la agencia AFP Raúl Benítez Manáut, experto en seguridad nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

No algo nuevo. La Comisión Nacional de Derechos Humanos, un órgano de control de las instituciones públicas, advirtió en 2012 que el crimen organizado tenía control sobre el 60% de todos los penales.

En 2010 se descubrió que la directora de un centro de reclusión en Gómez Palacio, en la región de Durango (norte), autorizaba a reos vinculados con el sanguinario cartel de Los Zetas a salir por la noches del penal, con vehículos y armas oficiales, para matar a sus enemigos.

En 2013, hasta 131 reclusos escaparon por la puerta principal de una cárcel en Piedras Negras (norte), limítrofe con Estados Unidos.

publicidad

Sobre el penal del Altiplano, la Comisión Nacional de Derechos Humanos había advertido en 2013 que el penal carecía de suficiente personal de seguridad, además de que en su interior había objetos y sustancias prohibidas e internos que ejercían violencia o control sobre otros.

Lea también: El momento de la fuga de El Chapo

(Con información de Leticia Pineda, de la agencia AFP, y Damià S. Bonmatí, de Univision Noticias).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad