publicidad
Activista de inmigración sostienene una bandera en Los Ángeles.

"La comunidad inmigrante vive un momento histórico"

"La comunidad inmigrante vive un momento histórico"

Las organizaciones proinmigrantes FIRM y Casa Maryland cantan victoria. Dicen que el Presidente finalmente los escuchó.

Activista de inmigración sostienene una bandera en Los Ángeles.
Activista de inmigración sostienene una bandera en Los Ángeles.

  Obama tomó acción porque nos movilizamos

Por Kica Matos y Gustavo Torres

En las próximas semanas y meses, tú y tu familia verán noticias muy predecibles acerca de la orden ejecutiva del Presidente Obama protegiendo a muchas familias inmigrantes. Habrá análisis político, anuncios de notarios, rumores en Facebook, y comentarios en la radio.

Pero este momento se trata de mucho más. Aún con el bombardeo mediático, no debemos perder perspectiva del hito histórico que está viviendo la comunidad inmigrante. 

Y es que, en nuestro proceso de activismo " los latinos tocamos puertas, protestamos, hicimos llamadas a oficinas de políticos, marchamos, participamos en desobediencia civil y votamos " logramos algo especial. En el proceso de esta lucha, creamos algo mucho más profundo y más allá de una simple campaña: creamos un movimiento.

publicidad

La historia de los Estados Unidos es una de movimientos sociales donde las comunidades se unen para luchar por mejorar el país y avanzar los derechos humanos. Tal y como en los movimientos civiles se luchó por el derecho al voto femenino, la adquisición de derechos laborales y civiles " pugnas por las cuales aún seguimos luchando en nuestra sociedad " la comunidad inmigrante alcanzó su más grande victoria en nuestro país al lograr que el Presidente Obama accediera a un alivio ejecutivo. 

Dicho alivio del Presidente Obama significa que hasta unos cinco millones de nuestros familiares inmigrantes sin documentos se podrían proteger de la deportación y vivir con la tranquilidad y felicidad que merecemos.

Debemos tener en cuenta que la gestión del Presidente Obama no es una ley como tal, sino una medida ejecutiva. También debe quedar claro que es algo temporero. La única solución apropiada y duradera es una reforma migratoria aprobada por el Congreso.

Nos falta mucho para llegar a eso. Sin embargo, el efecto que sentirán nuestras familias por esta medida recién anunciada por el Presidente Obama será enorme. Extenderle protección contra la deportación a cinco millones de personas es algo extremadamente significativo, pues estamos hablando de casi la mitad de las personas indocumentadas en nuestras comunidades. Si bien nos queda mucho por hacer, reconozcamos por un momento que proteger a cinco millones de nuestros hermanos, padres y amigos es un cambio gigante que celebrar.

publicidad

Dos de las personas que se lanzaron completamente en el esfuerzo por lograr justicia para las familias inmigrantes son Liz y Yareli, dos jovencitas en Chicago de 10 y 15 años, respectivamente. Liz y Yareli tomaron acción porque se dieron cuenta que ya era suficiente. Sufrieron enormemente cuando casi pierden a su papá al éste ser deportado. Aunque logró volver a los Estados Unidos, Liz y Yareli saben que muchos niños y niñas no tienen la misma suerte. Y peor aún, vivieron con un miedo insoportable de que también deportaran a su mamá.

Así que, en protestas, manifestaciones, marchas y visitas al Capitolio, Liz y Yareli alzaron su voz. Dijeron ‘presente’ en nombre de tantos otros niños que no lo pueden hacer. Se unieron a una red de organizaciones, familias y voluntarios por todo el país que están trabajando para  hacerse escuchar mediante llamadas al Congreso, protestas, manifestaciones, marchas, visitas a oficinas de políticos y, sí, hasta desobediencia civil.

Por estas acciones es que la acción ejecutiva del Presidente Obama es tan importante y merece nuestro aplauso. Aunque queda mucho trabajo por hacer y familias que proteger, y aunque el Presidente Obama se demoró mucho tiempo en tomar acción, el bienestar de estas familias nos debe importar a todos. El Presidente Obama dio un paso adelante por nuestras familias. Escuchó nuestras demandas y tomó acción.

publicidad

Niños como Liz y Yareli se merecen vivir en un país donde el gobierno no las amenace con dejarlas sin padre o madre cada día que pasa. Por su parte, millones de niños, padres y hermanos merecen vivir vidas sanas y con el amor y la estabilidad que viene con tener una familia. Familia y justicia sí, deportaciones no. Así que, mientras celebramos hoy, tengamos en mente todo lo que nos falta por hacer: Nos falta una reforma migratoria permanente y seguir expandiendo los derechos de los inmigrantes.  

Alcanzar esos logros no se trata de hacer por hacer, sino de luchar de manera coordinada, como hermanos, por justicia. Momentos como éste nos demuestran la importancia del activismo. Sigamos hacia delante unidos, activamente forjando el destino que tanto nos merecemos en nuestro país. Como vimos esta semana, cuesta trabajo, pero se puede. ¡Sí se puede!

Gustavo Torres es el copresidente del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa, o FIRM. También es el director ejecutivo de CASA Maryland. Kica Matos es portavoz de FIRM y dirige los programas de inmigración y justicia racial en el Centro para el Cambio Comunitario. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad