publicidad
.

La caída de un Capo logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

Joaquín El Chapo Guzmán tras ser capturado por segunda ocasión en febrero de 2014.

La caída de un Capo

La caída de un Capo

Tras meses de minucioso seguimiento, el gobierno mexicano atrapó a uno de los hombres más buscados del mundo.

Joaquín El Chapo Guzmán tras ser capturado por segunda ocasión en febrer...
Joaquín El Chapo Guzmán tras ser capturado por segunda ocasión en febrero de 2014.

Por Raúl Peimbert

México, D.F.- Tras meses de minucioso seguimiento y en colaboración con fuerzas de inteligencia de los Estados Unidos, el gobierno del Presidente de México, Enrique Peña Nieto asestó un contundente golpe al crimen organizado con la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán, uno de los hombres más buscados del mundo.

El Comité de Seguridad Nacional en México seguía la pista al “capo de capos” pero fue en las últimas semanas cuando sus investigaciones y la triangulación satelital de las llamadas telefónicas que Guzmán Loera realizaba, permitieron identificar su ubicación exacta en un Hotel de la ciudad de Mazatlán, en el estado mexicano de Sinaloa.

publicidad

“El Chapo” Guzmán no estaba solo cuando a las 4 de la mañana del sábado 22 de febrero los grupos de asalto de la Marina llegaron al edificio, subieron sigilosamente al cuarto piso, se posicionaron frente a la puerta de la suite del narcotraficante y tumbaron la puerta de un solo golpe.

Según la crónica, “El Chapo” dormía junto a su esposa y sus hijas gemelas y solo tuvo tiempo de saltar de la cama y resguardarse en el baño.

“¡Chapo, entrégate!”, le gritaron los marinos y el solo respondió: “Esta bien, está bien”.

De ahí fue trasladado en avión a la Ciudad de México y en el trayecto, afirman los testigos, confesó a sus captores haber participado en la muerte de entre 2 mil y 3 mil personas, negó haber asesinado al Cardenal de Guadalajara Posadas Ocampo y dijo que lo de su supuesta fortuna, calculada en más de mil millones de dólares es solo un invento de la revista “Forbes”.

Lo demás forma parte de una historia que ya dio la vuelta al mundo.

Su detención, sin duda, es un importante paso en la lucha contra el narcotráfico que en México ha costado la vida a 90 mil personas en los últimos 9 años, pero dista mucho de poner fin al grave problema.

En primer lugar, la detención de Guzmán no quiere decir que la operación del peligroso cartel de Sinaloa haya sido desarticulada. Se trata de una organización sumamente poderosa compuesta de varios líderes como el “Mayo” Zambada, que continuaran el trabajo de “El Chapo”.

publicidad

En segundo lugar, como lo afirmó el Procurador General de Justicia en México, Jesús Murillo Karam, será necesario congelar los bienes y recursos financieros de este cartel en importantes cuentas bancarias alrededor del mundo. Murillo Karam afirmó que “Un cartel sin dinero, es un cartel sin poder”.

Y por último, el gobierno del actual Presidente de México tendrá que limpiar la casa.

La periodista Anabel Hernández, autora del libro “Los Señores del narco” y amenazada desde hacer años por el cartel de Sinaloa, asegura que en la actual administración aun existen altos funcionarios en áreas de seguridad nacional vinculados a la organización del Chapo.

Hoy en día, la discusión se centra en su extradición y sin duda las presiones de las cortes federales norteamericanas tendrán un impacto directo en el futuro carcelario de Joaquín Guzmán Loaera. Los gobiernos de México y Estados Unidos tienen mucho que negociar al respecto pero, para los analistas, quedan pocas dudas del eventual traslado del capo a territorio norteamericano.

La detención, lejos de poner fin a una sangrienta historia, no hace más que abrir una enorme cloaca de corrupción, complicidad y muerte en la Republica Mexicana.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad