publicidad
.

La Bahía aún no está lista para un sismo logo-noticias.6bcb5218ff723b30f...

La Bahía aún no está lista para un sismo

La Bahía aún no está lista para un sismo

Al cumplirse 20 años del terremoto de Loma Prieta, muchos expertos opinan que el área de la Bahía aún no está lista para soportar un nuevo sismo.

Sin embargo, cuando se trata de viviendas -donde las personas pasan la

mayor parte de su tiempo- muchas ciudades del área de la Bahía han

hecho poco para preparar a sus residentes ante un terremoto de mayor

categoría, que según expertos existe una posibilidad del 62 por ciento

que ocurra en la región en los próximos 30 años.Apenas un pequeño grupo de municipalidades han proporcionado

información básica o incentivos mínimos para asistir a los propietarios

a reforzar sus propiedades.Y pese a que la mayoría de expertos están

de acuerdo en que los programas mandatarios son la única forma de

asegurarse de reparaciones masivas, medidas como esas apenas están

siendo consideradas ahora.Ingenieros expertos en terremotos opinan que ignorar el peligro sísmico

de las casas es particularmente peligroso porque un alto porcentaje de

residentes viven en propiedades construidas antes de los años 1970s,

cuando los códigos de construcción se hicieron más estrictos.Si la mayoría de los edificios susceptibles no son reforzados, miles de

residentes podrían morir, y otros tantos quedarían desamparados por un

terremoto de mayor categoría, lo que exprimiría los albergues de

emergencia y los servicios sociales al máximo, dijeron expertos."Nosotros hemos estado reforzando la infraestructura pública, pero en

el área de la Bahía y en el resto de California, hemos hecho un trabajo

publicidad

miserable en fortificar el lugar donde vivimos", comentó Peter Yanev,

un ingeniero sísmico y autor que forma parte de los consejos de

asesoría sobre ingeniería en la Universidad de California - Berkeley y

el Instituto de Tecnología de Massachussets."En San Francisco hay cientos y cientos de edificios que no han sido

reforzados, y están poniendo en riesgo la vida de sus ocupantes",

agregó el académico.Otros expertos señalan que tiene más sentido decir que las autoridades

han ignorado el peligro potencial que presentan las viviendas

inestables. Las regulaciones gubernamentales en cambio se han enfocado

en instituciones críticas, así como edificios de ladrillos sin

reforzar, que causan la mayoría de las muertes en un terremoto en todo

el mundo."Por otro lado, hemos lidiado con estos edificios asesinos (hechos con

albañilería sin reforzar) y obligado a los propietarios a reforzarlos

para que ellos no maten más, y hemos emitido estándares realmente altos

para hospitales, pero entonces está todo lo demás en el medio", dijo

David Bonowitz, un ingeniero sísmico local y miembro del un comité de

publicidad

ciudadanos que ha hecho recomendaciones a la ciudad de San Francisco en

asuntos de seguridad sísmica.Bajo las normas estatales, la mayoría de las ciudades requieren que los

propietarios de edificios con albañilería sin reforzar, le hagan

mejoras a sus estructuras.En esos edificios, la albañilería sirve como el marco, contrario a la

madera o el acero, que es más seguro. En San Francisco, han sido

reforzados el 90 por ciento de los más de 1,700 peligrosos edificios de

ladrillos.San Francisco y otras ciudades del área de la Bahía también han

realizado estudios sísmicos detallados de sus estructuras escolares.Los hospitales, entre tanto, representan un proceso de reparación

costoso, y muchos se han retrasado en las fechas establecidas por el

estado para haber completado el trabajo. Algunos centros médicos en San

Francisco están en este momento realizando mejoras o planean completar

todo el trabajo antes del 2015.El Hospital General de San Francisco, por ejemplo, será reemplazado en

los años venideros. Sin embargo, los riesgos en torno a la seguridad de

las viviendas son inmensos.

Dos tipos de edificios son de particular preocupación para los

publicidad

ingenieros: Los hechos con marcos de madera, o edificios "pisos suaves"

y las estructuras con el marco de concreto que carecen de suficiente

reforzamiento de acero.Los miles de edificios con "pisos suaves" en San Francisco incluyen los

edificios de apartamentos clásicos con una tienda o un restaurante en

el primer piso, así como las casas del Distrito Subset construidas

sobre un garaje.Estos inmuebles resaltan un espacio -una ventana de cristal o una

puerta de un garaje, en el nivel bajo donde una pared de apoyo podría

estar, haciendo que sus marcos de madera corran un mayor riesgo de

ceder durante un terremoto.Alrededor de 120 edificios de ese tipo sufrieron daños en 1989 durante

el terremoto de Loma Prieta. Pero los ingenieros dicen que la

destrucción podría ser 100 veces peor si ocurre el sismo que auguran

los científicos: Hay más de 60 por ciento de posibilidades de que un

terremoto de categoría mayor afecte el área de la Bahía en las próximas

tres décadas.También en riesgo están las precarias estructuras con un marco de

concreto que fueron edificadas antes de los cambios en los códigos de

publicidad

construcción a mediados de los 1970s.Esos cambios exigían un mayor refuerzo de concreto en y alrededor de

las vigas y las columnas y las paredes más fuertes. Ellos incluyen todo

desde los condominios en Nob Hill hasta las antiguas imprentas.Entre las ciudades del área de la Bahía, Berkeley ha hecho más para

motivar a los propietarios de edificios de "pisos suaves" a reforzar

sus inmuebles.Entre otras cosas, la ciudad le exige a los dueños que realicen un

estudio de ingeniería para identificar las soluciones de reforzamiento

y los costos. Los propietarios deben también señalar con letreros las

deficiencias encontradas en el inmueble.En San Francisco, un reporte auspiciado por la ciudad en febrero

recomendó reforzamiento mandatario a unos 2,800 edificios de "pisos

suaves" en la ciudad -esos que tienen tres pisos o más, al menos cinco

unidades residenciales, y están considerados ser los más peligrosos.Reparaciones voluntariasLos cerca de 100 mil edificios de "pisos suaves" restantes en la

ciudad, como las casas construidas sobre garajes en el Distrito Sunset,

tuvieron la opción de realizar mejoras voluntarias.En septiembre, el alcalde Gavin Newsom presentó un proyecto de ley para

motivar a los propietarios a realizar mejoras de forma voluntaria en

sus edificios, incluyendo agilizando el trámite para emitir permisos y

publicidad

eliminando cuotas.Newsom le pidió al Departamento de Inspección de Edificios en febrero a

diseñar una ley que requiriera las mejoras a edificios de "pisos

suaves", y ha dicho que un equipo especializado de trabajo se reunirá

para hacer sus recomendaciones sobre cómo diseñar e implementar el

programa.Los consultores contratados por las autoridades municipales piensan

emitir sus recomendaciones con relación a los edificios peligrosos en

los próximos meses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad