publicidad

La Arquidiócesis de Chicago deberá pagar $3.2 millones a una víctima de abuso infantil

La Arquidiócesis de Chicago deberá pagar $3.2 millones a una víctima de abuso infantil

La Arquidiócesis de Chicago compensará a una víctima de abuso sexual la suma de $3.2 millones de dólares por no tomar las medidas adecuadas de alejar a un sacerdote pederasta de niños menores de edad.  

CHICAGO, Illinois - La Arquidiócesis de Chicago compensará a una víctima de abuso sexual la suma de $3.2 millones de dólares, como parte de un acuerdo de una demanda que alegaba que la jerarquía de la Iglesia Católica falló en revocar el contacto con menores del reverendo Daniel McCormack, a pesar de saber que el prelado tenía un historial de abusar niños.

El acuerdo civil fue anunciado el martes a través de una declaración escrita por los abogados de la víctima, cuyo nombre no ha sido divulgado para proteger su privacidad.

En el año 2007, la víctima demandó a la Arquidiócesis de Chicago y al cardenal Francis George, alegando que tanto el jerarca católico como la Iglesia fallaron en frenar al reverendo McCormack en sus actos sexuales con menores.

McCormack fue arrestado en enero de 2006 y enfrentó múltiples cargos criminales por abuso sexual. Eventualmente, el acusado de declaró culpable de sus delitos.

La víctima fue sexualmente abusada por McCormack mientras cursaba entre el quinto y el séptimo grado, afirmó la declaración oficial. El ex sacerdote se declaró culpable en las acusaciones de abuso infantil en este caso en específico.

"En nombre de la víctima, que tenía entre 10 y 12 años cuando él fue abusado, estamos complacidos en haber llegado a este acuerdo porque representa un paso más para llevarle justicia a él y su familia", escribió el abogado William Martin en su comunicado.

publicidad

El caso estaba pautado a ir a juicio en los próximos días, agregó el letrado.

Hay firmas legales que en este momento tienen clientes que son demandantes en otros dos casos civiles pendientes contra la Arquidiócesis de Chicago y el cardenal George, por supuestamente no tomar las medidas adecuadas de alejar a McCormack de menores de edad, mientras éste era un sacerdote.

La Arquidiócesis de Chicago se negó a emitir comentarios en torno al acuerdo legal en este caso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad