publicidad

Junta directiva del hospital St. Vincents de Manhattan informaron su cierre permanente.

Junta directiva del hospital St. Vincents de Manhattan informaron su cierre permanente.

Tras batallar seis meses con problemas económicos, finalmente la junta directiva decidió cerrar de manera permanente el centenario hospital.

Junta directiva del hospital St. Vincents de Manhattan informaron su cie...

Quedarán en la calle más de 3 mil empleados

NUEVA YORK- El centenario hospital St. Vincents de Nueva York, entre los primeros en recibir heridos del ataque a las Torres Gemelas en 2001, ha decidido cerrar sus puertas por problemas económicos, tras batallar seis meses para mantenerlo abierto.

Este centro de salud, a partir del viernes, ha dejado de recibir pacientes que llegaban en ambulancias municipales, principalmente aquellos que padecen problemas siquiátricos.

Según el Departamento de Bomberos de Nueva York, a partir del viernes se enviarán a los pacientes a otros centros próximos al centenario hospital católico neoyorquino, que se calcula afronta una deuda de unos 700 millones de dólares.

La Junta de Directores de la institución sanitaria del bajo Manhattan, que según ha trascendido en los medios afronta una deuda de 700 millones de dólares tomó la decisión el martes en la noche de cerrar de manera permanente sus puertas, lo que deja en la calle a 3,500 empleados.

publicidad

La decisión provocó de inmediato una manifestación de residentes de la zona, trabajadores del hospital y políticos que pidieron a la legislatura del estado que aplace la orden de cierre.

"Nací aquí hace 71 años y mi padre también nació aquí en 1912", dijo a NY1 Jerry Mazza, que se unió este miércoles a quienes se oponen a la decisión de la Junta de directores del hospital, que decidió continuar por el momento con los servicios ambulatorios para pacientes de VIH/Sida y cáncer, mientras sigue evaluando cómo seguir con esas clínicas.

La Junta del St. Vincents, que hace más de 160 años opera en el popular sector del Village, informó en comunicado de prensa que someterá el plan de cierre al Departamento de Salud.

Con el fin de aliviar ese sustancial recorte de servicios médicos, el gobernador del estado de Nueva York, David Paterson, ha pedido propuestas para la creación de un nuevo centro de urgencias en ese área.

Paterson explicó además mediante un comunicado de prensa que el Departamento estatal de Salud trabaja estrechamente con el hospital y con otros proveedores de servicios médicos "para garantizar una ordenada y segura transición" para los pacientes de St. Vicent's y que estos puedan seguir recibiendo la atención que necesitan.

Igualmente explicó que algunos pacientes serán enviados a su hogar y el resto transferidos a diversos hospitales y que no se realizarán intervenciones quirúrgicas después del 14 de abril.

publicidad

"La principal prioridad del hospital siguen siendo la salud y seguridad de los pacientes. Los médicos y enfermeras seguirán trabajando con el hospital durante la transición", indica además el comunicado.

La Junta informó además que otras instituciones que pertenecen al hospital, entre éstas su centro de atención para ancianos y su hospital en el condado de Westchester continuarán operando sin interrupción hasta que finalice el proceso de venta.

El St Vincent trabajó infructuosamente junto con un equipo designado por el gobernador para buscar soluciones que salvara la institución.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad