publicidad
Patrulla fronteriza.

Declaran culpables a dos mexicanos por homicidio de agente fronterizo

Declaran culpables a dos mexicanos por homicidio de agente fronterizo

Dos hombres fueron declarados culpables el jueves por el homicidio del agente de la Patrulla Fronteriza cuya muerte sacó a la luz la fallida operación federal Rápido y Furioso.

Phoenix (EFEUSA).- Un jurado declaró hoy culpables a dos ciudadanos mexicanos por la muerte del agente de la Patrulla Fronteriza Brian Terry en 2010, incidente que destapó la controvertida operación encubierta "Rápido y Furioso".

Tras deliberar varias horas, el jurado de la Corte Federal en Tucson declaró culpable de todos los cargos a Iván Soto Barraza y Jesús Leonel Sánchez Meza, también conocido como Lionel Portillo Meza, por lo que ambos enfrentan una posible sentencia de cadena perpetua.

Durante el juicio, que comenzó la semana pasada, la fiscalía aseguró que existen pruebas genéticas que demuestran la presencia de los acusados en el lugar donde se produjeron los disparos que acabaron con la vida del agente fronterizo en  Arizona.

De acuerdo al relato presentado ante la corte, Terry formaba parte de un grupo élite de la Patrulla Fronteriza que durante una patrulla encontró en diciembre de 2010 a un grupo de "bajadores", quienes se dedican a robar a narcotraficantes y grupos de indocumentados en las zonas mas apartadas del desierto.

Uno de los compañeros de Terry dijo al jurado que el agente federal recibió un tiro por la espalda y que aparentemente no tuvo ninguna oportunidad de defenderse del ataque.

Por su parte, la defensa, sin presentar ningún testigo a su favor, argumentó que los acusados sí se encontraban en el lugar, pero huyeron al momento que se iniciaron los disparos.

publicidad

Dos hombres más ya fueron sentenciados a 30 años de prisión, cada uno por la muerte de Terry, mientras que otros tantos se encuentran fugitivos, presuntamente en México.

En el lugar donde murió Terry, se encontraron dos armas que fueron ligadas a la operación "Rápido y Furioso", por la cual el Gobierno federal permitió el tránsito ilegal de unas 2.000 armas a México entre 2009 y 2010.

El objetivo de "Rápido y Furioso" era permitir la venta de armas de alto calibre a compradores intermediarios para seguirles el rastro hasta su destino final, con la esperanza de descubrir y detener a los cabecillas de los carteles del narcotráfico en México.

En un comunicado de prensa, la familia de Terry dijo estar complacida con el veredicto, pero reiteró su deseo de que los involucrados en la operación Rápido y Furioso también enfrenten a las autoridades. EFEUSA

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad