publicidad

Juez estudia poner fin al monitoreo federal del Departamento de Policia de Los Angeles

Juez estudia poner fin al monitoreo federal del Departamento de Policia de Los Angeles

Un juez determinará si el LAPD ha alcanzado las reformas necesarias para finalizar la supervisión de monitores federales.

Mejoras sustanciales

LOS ÁNGELES, California – Un juez que sopesa si poner un fin al monitoreo que el gobierno federal realiza del Departamento de Policía de Los Ángeles solicitó el lunes documentación adicional en temas claves antes de llegar a una decisión, la cual podría producirse la semana que entra.

Un monitor federal independiente ha estado supervisando al LAPD desde que un juez obligó hace ocho años al departamento a aceptar un decreto de consentimiento tras el escándalo de corrupción Rampart. El acuerdo estipula que tras un período de mejoras, el decreto puede ser reemplazado por un acuerdo de transición de dos años.

Pero para que eso ocurra, el juez requirió pruebas de que el LAPD cuenta con: una determinación altamente enfocada para eliminar el patrullaje parcial hacia ciertos grupos;  un sistema para evaluar a los oficiales de policía; mecanismos para que los oficiales que trabajan en las divisiones antipandillas y antidrogas declaren sus activos financieros.

“Ya fue suficiente”, dijo el jefe del LAPD William Bratton tras la audiencia. “Es hora de avanzar”.

“Tenemos a una ciudad y a un departamento de policía que va a sufrir con los descansos sin paga y los déficits prespuestarios”, dijo. “Continuar el decreto será dañino para el avance del departamento”.

La perspectiva de Bratton tuvo eco durante la audiencia de 90 minutos antes el juez federal de distrito Gary A. Feess que tuvieron los fiscales del Departamento de Justicia y de la Procuraduría de LA, así como miembros del LAPD.

publicidad

Pero un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) no estuvo de acuerdo, argumentado que el decreto se debería extender por otros tres años, hasta que se cumplan con todos los requisitos.

Si se aprueba un acuerdo de transición, la responsabilidad de supervisar el cumplimiento por parte del LAPD pasaría del monitor federal al fiscalizador interno del departamento. El investigador civil actuaría en conjunción con la Comisión de Policía una vez que la agencia esté lista para operar sin el monitoreo de la corte.

Originalmente, el decreto iba a expirar el martes, pero Feess lo extendió para darle tiempo a que terminaran las discusiones entro los monitores.

Feess apuntó que ha habido “progreso sustancial” durante los ocho años de monitoreo federal, agregando “que mucho del crédito” se va para Bratton.

El juez dijo que el LAPD ahora es “una agencia policial más eficiente” en la que los oficiales están en mayor sintonía con los derechos constitucionales básicos de los ciudadanos y en donde se ha realizado “progreso sustancial” en el patrullaje imparcial a razas o etnias.

“Un período de transición es apropiado”, dijo Feess antes de preguntar por qué era necesario dicho acuerdo.

El juez le dio a los abogados una semana para responder por escrito si los puntos faltantes estaban siendo atendidos de manera adecuada por el departamento, y solicitó argumentos sobre porqué un acuerdo de transición de dos años sería mejor que una extensión del decreto original durante tres años.

publicidad

También pidió escuchar de Mike Cherkasky, el monitor independiente que supervisa el cumplimiento del LAPD con el decreto, y a quien Feess describió como una persona en la que “puedo confiar por completo”.

Cherkasky dijo que aún tenía algunas preocupaciones sobre la supervisión de las unidades antinarcóticos y antipandillas, el seguimiento a las quejas de ciudadanos y la instalación de cámaras en las patrullas para grabar cuando los oficiales hacen detenciones de tráfico.

Aún así, insistió en que era hora de que terminara el monitoreo federal de lleno.

“Es muy claro en relación a la naturaleza simbólica del decreto de consentimiento versus el acuerdo de terminación”, le dijo Cherkasky a la corte.

Ponerle fin al decreto de consentimiento también le ayudaría al LAPD a ahorrar dinero en monitores federales. Los ahorros vendrían cuando se espera que el presupuesto de $1,100 millones del LAPD sea recortado en $100 millones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad