publicidad

Juez avaló postura gubernamental en el caso Stanford

Juez avaló postura gubernamental en el caso Stanford

Un juez decidió que un síndico que asumió el control de las compañías de Stanford podría recuperar sólo los intereses.

Extienden intervención de cuentas

DALLAS - Un juez federal decidió que un síndico que asumió el control de compañías dirigidas por el magnate texano R. Allen Stanford puede recuperar solamente los intereses, no las sumas principales, de las inversiones consideradas por los fiscales federales como el centro de un supuesto fraude multimillonario.

El juez David C. Godbey apoyó así el viernes la posición de la Comisión de Cambio y Bolsa de Estados Unidos. En una moción de emergencia, la comisión dijo que el abogado Ralph Janvey apuntaba hacia inversionistas inocentes que no debían ser obligados a devolver sus inversiones originales hechas en certificados de depósito en un banco de Stanford en Antigua y Barbuda.

Los certificados de depósitos son fundamentales en lo que el gobierno estadounidense dijo que era un plan masivo de Stanford y altos ejecutivos de su empresa para defraudar a unos 20.000 inversores.

En una concesión a Janvey, el juez aceptó extender en 10 días la intervención de cuentas con sumas principales de inversiones hechas en certificados de depósito. La congelación estaba prevista para expirar el lunes, con la posibilidad de que en esa fecha los inversionistas podrían retirar su dinero.

Stanford y cuatro ejecutivos, también bajo proceso penal en Houston, están acusados de aconsejar a clientes la inversión de al menos 7.000 millones de dólares en certificados de depósito del Stanford International Bank y luego malversar el dinero, en parte para pagar la vida fastuosa de Stanford.

publicidad

Los otros tres ejecutivos de Stanford Financial Group acusados de los mismos delitos, son: Laura Pendergest Holt, directora de Inversiones de Stanford Financial Group; Gilberto López, director de contabilidad de esa firma financiera; y Mark Kuhrt, contralor global de la misma.

Pendergest-Holt fue detenida y liberada bajo fianza en febrero pasado, en tanto López y Kuhrt fueron arrestados pero dejados también en libertad tras depositar una fianza de 100 mil dólares cada uno.

De acuerdo con las autoridades federales, Stanford sobornó a un regulador bancario de Antigua para mantener el fraude funcionando. Ese funcionario, Leroy King, fue acusado también y se entregó a las autoridades de esa isla caribeña para ser extraditado a Estados Unidos.

Los fiscales estadunidenses acusan a King de haber recibido más de 100 mil dólares en sobornos para no frenar el fraude del que debió haberse dado cuenta en su calidad de administrador de la Comisión de Servicios Regulatorios Financieros de Antigua.

Los cargos contra Stanford y su grupo se desprenden de una investigación de la Comisión de Valores e Intercambios (SEC) de Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad