publicidad
Jaydon Chavez-Silver, en una imagen del grupo de Facebook puesto en marcha por su familia y amigos

Joven hispano muere después de que un operador del 911 colgara al escuchar una grosería

Joven hispano muere después de que un operador del 911 colgara al escuchar una grosería

El adolescente murió baleado después de que el operador colgara la llamada de ayuda hecha por una amiga que, desesperada, utilizó una palabra altisonante

Jaydon Chavez-Silver, en una imagen del grupo de Facebook puesto en marc...
Jaydon Chavez-Silver, en una imagen del grupo de Facebook puesto en marcha por su familia y amigos

Jaydon Chavez-Silver estaba en el lugar equivocado en el momento inoportuno. Así lo cree su familia después de que hispano de 17 años perdiera la vida en Albuquerque (Nuevo México) el pasado 26 de junio hacia las 10 p.m. cuando alguien baleó la casa donde había llegado cinco minutos antes para celebrar una fiesta con amigos. 

Alguien que pasaba por la zona disparó indiscriminadamente y una de las balas alcanzó a Jaydon. Inmediatamente una de sus amigas, Esperanza Quintero, le aplicó los primeros auxilios y llamó al 911 para pedir ayuda. Pero el operador que le atendió la llamada, Matthew Sanchez, le preguntó repetidamente si el herido seguía respirando y finalmente le colgó tras escuchar una palabra altisonante. "No voy a lidiar de esto" fue lo último que le dijo a la desesperada joven que trataba de salvar a su amigo. 

publicidad

"¿Está aún respirando?", se oye a Sanchez en la grabación que ha sido publicada por la estación KRQE. 

"Casi no respira", le contesta de forma desesperada la chica. "¿Cuántas jodidas veces tengo que decírtelo?", continúa. Fue esa expresión la que hizo que el operador decidiera no continuar atendiendo la llamada. "No, mi amigo está muriéndose", se escucha cómo la chica le implora a Sanchez, quien sin embargo termina la llamada. 

Poco después, Chavez-Silver fue declarado muerto en el hospital, pese a que finalmente una unidad fue enviada al lugar de los hechos.

Tras conocerse el fallecimiento y cómo fue respondida la llamada de emergencia, dicho operador fue suspendido. En un comunicado del director del departamento de bomberos de la ciudad, David Downey, sostuvo que iniciaban "una investigación interna" porque se tomaban "las alegaciones muy en serio". 

Finalmente, este miércoles Sanchez dimitió de su puesto en el departamento de bomberos, según anunció Rob Perry, un oficial de Albuquerque. 

Sanchez llevaba en el departamento de bomberos 10 años, los últimos tres trabajando en el centro de llamadas de urgencia.

Al escuchar el audio, la madre del joven declaró que se encontraba "destruida" por cómo el trabajador público había gestionado la llamada. Sin embargo, según el portavoz de la familia, Dan Spargo, "ellos quieren enfocarse en capturar la gente que hizo esto".

publicidad

Los familiares y amigos del adolescente aún no entienden por qué el funcionario público decidió colgar el teléfono ante una situación tan desesperada. En una página abierta en Facebook, en la que pueden solicitarse camisetas con la inscripción #justiceforjaydon (justiciaparajaydon), numerosas personas han mostrado su indignación. 

En un post del 26 de julio, presumiblemente escrito por uno de sus padres, puede leerse: "Esta noche hace un mes que recibí la peor noticia de mi vida, que alguien se cobró la vida de mi bello hijo en un acto violento sin sentido. Hasta hoy, ho hay respuestas ni justicia para su bella alma". 

La familia está ofreciendo una recompensa de 4,000 dólares por información que pueda llevar a la persona que aquella noche acabó con la vida del joven hispano. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad