publicidad

Caída histórica en Wall Street

Caída histórica en Wall Street

Wall Street cerró históricamente con una gran pérdida, en la que el índice industrial Dow Jones se desplomó casi 780 puntos.

Casi como el 9-11

NUEVA YORK - El lunes negro vivido en los mercados financieros de todo el mundo tuvo su colofón en Nueva York con la mayor caída por puntos en la historia de Wall Street, ante la negativa de la Cámara Baja de Estados Unidos a aprobar el plan de rescate financiero diseñado por Washington.

Porcentualmente, la última vez que se contabilizó una caída tan fuerte del principal índice de Nueva York fue el día en que se retomó la actividad bursátil tras los atentados del 11-S en 2001.

Aquel día, el Dow Jones cayó el 7.13 por ciento, mientras que hoy perdió el 6.98 por ciento, al cerrar 777,68 puntos por debajo del nivel del viernes.

La mayor caída porcentual de este índice se registró en 1914, cuando perdió el 24.39 por ciento de su valor, después de los cuatro meses sin mercado por la primera Guerra Mundial.

En el famoso lunes negro del 19 de octubre de 1987 registró su segundo mayor descenso porcentual (-22,61 por ciento).

El derrumbe de hoy fue en paralelo a la negativa de la Cámara Baja a aprobar el plan de $700 mil millones con el que Washington pretende asumir la deuda difícilmente pagable de los bancos.

A la espera de que realmente llegue ese despliegue masivo de efectivo prometido por Washington, el impulso de saqueo que suele ir asociado a los momentos de pánico y desorden reinó en los mercados.

"Sálvese quien pueda"

publicidad

Al grito de "sálvese quien pueda", los inversores optaron por saltar del barco saqueando todo lo que pillaron a su paso: El sector de combustibles, por ejemplo, cayó el 11 por ciento en Wall Street, el de materias primas el 10 por ciento y el de telecomunicaciones el 7.2 por ciento.

Sin embargo, y como no podía ser de otra forma, en su huida los inversores se cebaron con el sector financiero, que bajó el 14.24 por ciento.

Los bancos perdieron el 16.5 por ciento de su valor en bolsa en un solo día, las aseguradoras el 11.28 por ciento, las firmas de servicios financieros el 15.61 por ciento, las hipotecarias el 14.77 por ciento y las inmobiliarias el 8.41 por ciento.

Los inversores castigaron así los excesos de un sector que, quizás abusando de la laxitud en la regulación y bajo las reglas del capitalismo más liberal, ha construido un gigantesco castillo de naipes que se derrumba día a día.

La víctima más notoria de este lunes fue Wachovia, otrora cuarto mayor banco de EU, que será absorbido por Citigroup, con la intermediación de Washington, que dedica gran esfuerzo a recoger los despojos del castigado sector financiero y tratar de recomponerlos.

Para ello, o se los encomienda a entidades en teoría sólidas (como JP Morgan Chase, Bank of America o Citigroup) o bien se encarga personalmente (como hizo con Fannie Mae, Freddie Mac o AIG).

La crisis imparable

publicidad

Mientras, se han inyectado cantidades astronómicas de efectivo al sistema para tratar de reanimar el mercado crediticio, cuya congelación está en el origen de la crisis.

Todo ello no ha conseguido evitar que el Dow Jones haya caído el 26 por ciento desde que alcanzó su máximo histórico, hace poco menos de un año, y que hoy registrara el mayor descenso en puntos de su historia, por lo que Washington considera vital la aprobación de su plan.

La noticia de que la Cámara de Representantes votó hoy en contra de la iniciativa hundió aún más a Wall Street poco antes de su cierre.

Pero lo que más temen analistas y reguladores es que, si finalmente se aprueba, el plan no infunda la suficiente confianza y respeto entre los inversores y no detenga por tanto su desenfrenada venta de activos.

De ahí que el presidente de EU, George W. Bush, tratara infructuosamente de detener el caos poco antes de que comenzara la primera sesión bursátil de la semana, a través de un mensaje desde la Casa Blanca en el que defendió que "el Congreso debe enviar una señal firme a los mercados".

El objetivo es devolver la tranquilidad a las calles financieras al hacer que el dinero fluya de nuevo.

Para ello, el Gobierno se ha propuesto comprar a los bancos la deuda de difícil cobro, para que saneen sus cuentas y vuelvan a hacer lo que han hecho siempre: prestarse dinero para que entidades y particulares puedan seguir endeudándose, consumiendo y alimentando así el crecimiento económico.

publicidad

Lunes negro para el mundo

Con Wall Street a la cabeza, este lunes fue negro en la inmensa mayoría de los mercados financieros, marcados también por las cuatro intervenciones públicas de bancos decididas en Europa, entre ellas la del británico Bradford and Bingley, cuyos depósitos y oficinas serán comprados por el español Banco Santander.

En Europa, Viena registró su mayor caída desde 1997 (-8.05 por ciento), Milán perdió el 4.98 por ciento, Londres el 5.3 por ciento y Madrid el 3.88 por ciento ; mientras en Latinoamérica, Lima bajó el 4.9 por ciento, Sao Paulo el 9.36 por ciento (después de haber sido suspendida por caer más del 10 por ciento), Buenos Aires el 8.68 por ciento.

Horas antes, Hong Kong había cerrado con un descenso del 4.29 por ciento, Seúl del 1.35 por ciento, Tokio del 1.26 por ciento y Bombay del 3.87 por ciento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad