publicidad
Peter Crowley saliendo de Cuba en su primer intento por llegar hasta Key West en 2014.

Ciego sale en kayak de Cuba hacia Cayo Hueso

Ciego sale en kayak de Cuba hacia Cayo Hueso

Peter Crowley intenta por segunda vez la hazaña de llegar en kayak a EEUU desde Cuba.

Peter Crowley saliendo de Cuba en su primer intento por llegar hasta Key...
Peter Crowley saliendo de Cuba en su primer intento por llegar hasta Key West en 2014.

LA HABANA 

Peter Crowley, un norteamericano ciego de 57 años, partió de Cuba este jueves remando su kayak para intentar llegar a Cayo Hueso, Estados Unidos, una hazaña inédita que dedicará al deshielo entre los dos países, y de estímulo a los limitados físicos. “Lo despedimos en el muelle alrededor de las 10H15 (14H15 GMT), pues salió con algún retraso, pero iba muy contento y entusiasmado”, dijo José Miguel Escrich, Comodoro del Centro Náutico Internacional Hemingway, desde donde partieron Crowley y sus acompañantes.

El norteamericano tripulaba su ligero kayak color verde, e iba acompañado de su hijo, de igual nombre, en un kayak similar, pero amarillo. Ambos estaban escoltados por una embarcación de apoyo donde, además de la tripulación, van su hija Amanda y su novio.

“Él espera hacer esas 90 millas (150km) en 20-24 horas, pues lleva condiciones meteorológicas favorables, con vientos del sudeste”, dijo el Comodoro.

En declaraciones a la prensa local el miércoles, Crowley dijo que esperaba su gesto sirviera simbólicamente en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, y como estímulo a aquellas personas que sufren una discapacidad.

“Si lo logra será la primera persona en hacer esa ruta en kayak, según consta en nuestros archivos, que recogen los últimos 23 años”, dijo el Comodoro.

Este es el segundo intento de Crowley, quien vio frustrada su meta en abril de 2014 por los fuertes vientos en el Estrecho de La Florida.

Peter Crowley y su hijo en la Marina Hemingway en Cuba en el 2014.
Peter Crowley y su hijo en la Marina Hemingway en Cuba en el 2014.

Escrich dijo que, como el pasado año, Crowley trajo consigo una donación de muy modernos aparatos para las escuelas de Cuba que atienden a débiles visuales.

“Estaba muy contento, pues pudo compartir con maestros de las dos escuelas que recibieron la donación el pasado año, y estos le contaron la alegría de los niños por ese regalo”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad