publicidad

Integracion racial en escuelas

Integracion racial en escuelas

Un juez considera una demanda que busca afectar las políticas de integración racial en las escuelas de LA.

Escuelas con mejor oferta académica

¿Podrán las “escuelas magneto” seguir tomando en cuenta la raza de los estudiantes prospectos a la hora de decidir qué alumnos aceptan matricular? Una corte tratará de contestar a partir de hoy esta pregunta.

Tras recibir argumentos y posturas de ambos lados del debate, el juez Paul Gutman de la Corte Superior de Los Ángeles dijo que no tendrá una decisión antes de finales de octubre, reportó City News Service.

En octubre de 2005, la organización American Civil Rights Foundation antepuso una demanda contra el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, en inglés) alegando que sus políticas son inconstitucionales y que además, violan la Proposición 209, que prohíbe las preferencias raciales en el gobierno estatal.

La audiencia de hoy viene casi tres meses después de que la Corte Suprema de Justicia de EU limitara el uso de consideraciones raciales con el fin de lograr una mayor integración en las escuelas.

El distrito escolar tratará de invalidar la demanda que la ACRF entabló ante la Corte Superior de Los Ángeles, argumentando que esa misma corte le ordenó en 1981 operar las escuelas magneto y lo programas de transporte de la forma que actualmente lo hace, reportó City News Service.

Las escuelas magneto son escuelas públicas que generalmente ofrecen programas de especialización y niveles académicos superiores y que atraen a estudiantes de distintas áreas del distrito.

publicidad

Los oficiales de LAUSD mantienen que dichas escuelas, junto con los programas que ofrecen transportación gratuita a los estudiantes, caen dentro de una excepción a la Proposición 209. Dicha provisión toma en cuenta programas para evitar la segregación racial que fueron ordenados por las cortes y que entraron en vigor antes de que lo hiciera la Proposición 209 en 1996.

Paul J. Beard II de la Pacific Legal Foundation, la organización que reprsenta a la ACRF en este caso, contraargumenta en sus documentos legales que la decisión de 1981 ya no tiene efecto. También afirma que la constitución estatal no establece la integración voluntaria como una meta o las políticas de balance racial como una forma de lograr ese fin.

“Todo lo contrario, la constitución de California prohíbe las políticas de balanceo de raza para integrar a las escuelas”, asegura Beard.

Tras la audiencia de hoy, Beard se mostró optimista.

"Nos sentimos muy confiados de que el juez va a ver las cosas de nuestra manera", dijo a CNS.

La orden de la corte de 1981 no incluye un mandato para que el distrito considere la raza a la hora de determinar las matriculaciones a escuelas magneto, dijo Beard.

Por su parte, Catherine E. Lhamon, abogada de la Union Americana de los Derechos Civiles (ACLU), otra organización que intervino en el caso de lado del LAUSD, dijo que una decisión a favor de la Civil Rights Foundation regresaría al distrito a los "viejos días malos" antes de que se ordenara el fin a la segregación. Lhamon dijo que las escuelas magneto juegan un rol integral en los esfuerzos para terminar con la segregación, reportó CNS.

publicidad

LAUSD se defiende

De los 708 mil estudiantes que conforman LAUSD, unos 53 mil están matriculados en 162 programas magneto, y cerca de 30 mil están en lista de espera, reportó el diario Los Angeles Times.

El programa de integración también incluye “permisos con transportación”, que ofrece transporte a estudiantes de minorías a escuelas en el oeste de la ciudad en el valle de San Fernando. Cerca de 3 mil estudiantes participan actualmente en ese programa, un descenso de los 12 mil que antes tomaban parte.

La Corte Suprema de la nación falló en junio pasado que el uso de guías raciales para integrar las escuelas públicas en Louisville, Kentucky y Seattle era inconstitucional. Sin embargo, la decisión de la corte no fue tajante, pues dio espacio para ciertas excepciones.

Kevin Reed, asesor general para el LAUSD, dijo recientemente a KFWB que no esperaba que el fallo de la Corte Suprema tuviera algún impacto sobre el distrito.

“En ciertas instancias, donde se delinea estrechamente, hay en efecto un interés estatal de peso por parte de las escuelas públicas para remediar la discriminación y segregación racial entre las escuelas públicas de esta nación”, dijo Reed.

De acuerdo a un estudio reciente del Centro Hispano Pew, California está entre los diez estados donde más creció el porcentaje de estudiantes latinos en escuelas donde menos del cinco por ciento de la población estudiantil es de raza blanca: 27 por ciento en 1993-94, comparado con 36 por ciento en 2005-06.

publicidad

Esto pese a las políticas de integración adoptadas en varios distritos escolares, que según Bruce Fuller, director del Policy Analysis for California Education (PACE), se han quedado atrás ante los recientes cambios demográficos que el estado ha experimentado como consecuencia de la inmigración.

“Más del 70 por ciento del LAUSD proviene de comunidades con herencia latina”, dijo Fuller a Univision Online durante una entrevista telefónica. “Hablar de latinos como minorías es anacrónico […] Necesitamos pensar en la integración de nuevas maneras. Una de ellas es la integración de clases sociales, como enviar chicos pobres a escuelas de clase media”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad