publicidad

Insultos dominan debate entre los aspirantes al senado por Nueva York

Insultos dominan debate entre los aspirantes al senado por Nueva York

El republicano Joseph Dioguardi y la demócrata Kirsten Gillibrand se enfrentaron cara a cara en el primer debate entre los candidatos al puesto de Senador por Nueva York, previo a las elecciones del 2 de noviembre.

Joseph Dioguardi vs. Kirsten Gillibrand

El primer debate entre los aspirantes al puesto de Senador por Nueva York dejó algo claro: Los puntos de vista de la demócrata Kirsten Gillibrand y el republicano Joe DioGuardi están separados por 180 grados. Los dos aspirantes al escaño que dejó vacante la actual Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, piensan totalmente diferente en el tema de inmigración, la reforma de salud, los recortes de impuestos, y hasta en la política exterior de Estados Unidos.

Haz click aquí para ver el Debate Completo

Los dos candidatos, que se enfrentarán en las urnas en las elecciones del próximo 2 de noviembre, se midieron cara a cara el viernes en un debate de una hora producido por WABC-TV en Nueva York, y que fue transmitido con traducción al español el domingo por Univision 41 y UnivisionNuevaYork.com.

El enfrentamiento político entre Gillibrand y DioGuardi sirvió para dar una oportunidad a los votantes de Nueva York a conocerlos de cerca, pero también proporcionó a cada candidato una plataforma abierta para atacarse verbalmente y poner en juego la credibilidad de cada uno de ellos.

La senadora Gillibrand, una ex miembro de la Asamblea de Nueva York que fue nombrada al cargo en enero de 2009 tras la renuncia de Hillary Rodham Clinton, durante el debate trató de demostrar que ha sido una efectiva voz en el Congreso a pesar de su corta estancia allí.

publicidad

Por su parte, DioGuardi es un conocido ex miembro de la Cámara de Representantes, que durante el debate se presentó como un contable que "llevaría un lápiz afilado a Washington" para hacerle frente a los gastos del gobierno federal, los impuestos y las deudas.

Gillibrand encabeza los sondeos

Las más recientes encuestas colocan a la aspirante demócrata con una amplia delantera sobre su rival republicano, pero algunos expertos opinan que ella no es lo suficientemente conocida entre los votantes de todo el estado de Nueva York. Por lo que algunos no desestiman que DioGuardi podría sorprender en las urnas.

Un sondeo divulgado el viernes por New Survey USA Poll reveló que Gillibrand goza de una ventaja de 18 puntos porcentuales sobre su rival con 54 por ciento de preferencia; DioGuardi apenas cuenta con el respaldo del 36 por ciento de los votantes encuestados.

El ganador de la contienda electoral entre Dioguardi y Gillibrand se convertirá en uno de los dos senadores que representará al estado de Nueva York en Washington por los próximos dos años, hasta el 2013. El segundo escaño al Senado por Nueva York está siendo disputado por el Senador Charles Schumer (quien busca la reelección por tercera vez) y el republicano Jay Townsend; el ganador ocuparía el puesto durante seis años.

El debate del viernes formó parte de la cobertura política de Noticias Univision 41, Destino 2010, y se realizó en colaboración de la cadena televisiva WABC-TV, la Liga de Mujeres Votantes, el periódico The Buffalo News.

publicidad

El acalorado tema de Inmigración

El tema de inmigración y la necesidad de una reforma inmediata fue uno de los que más marcó las diferencias de pensamiento entre Gillibrand y DioGuardi.

DioGuardi enfatizó respaldar la inmigración legal, "pero me parece que ahora mismo yo no buscaría reformar nada hasta que no estudiemos el problema completo y hasta que no cerremos la frontera...  No podemos permitir una frontera porosa en Estados Unidos".

Gillibrand, por su parte, señaló que ya es hora de aprobar una reforma migratoria amplia. La aspirante demócrata defendió su previa oposición al plan del ex gobernador Eliot Spitzer de otorgar identificaciones oficiales a inmigrantes indocumentados, alegando que ese era un asunto que debía ser enfrentado por el gobierno federal.

"Eso es algo que sin dudas me gustaría estudiar, y nosotros queremos asegurarnos de que las personas tengan la habilidad de obtener una identificación", puntualizó Gillibrand. "Pero la mejor forma de hacerlo es con una ley comprensiva porque estos son parte de los temas que necesitamos solucionar".

Debaten el derecho de portar armas

A Gillibrand se le cuestionó por qué ella había cambiado su posición en torno al derecho de portar armas y otros temas, como la inmigración, cuando fue nombrada al Senado por el gobernador de Nueva York, David A. Paterson. En el pasado, la aspirante demócrata apoyaba fervientemente del derecho de portar armas, pero ahora respalda medidas para controlar su uso.

publicidad

Gillibrand enfatizó haber trabajado en el asunto de las armas con líderes urbanos, como el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, y su enfoque ahora es mantener las armas ilegales fuera de las ciudades y lejos de las pandillas, al tiempo que buscaba reducir el tráfico ilegal de armas de fuego.

"No hay dudas de que mi expediente está limpio. Yo he estado peleando por los neoyorquinos, peleando por la seguridad de la comunidad", comentó Gillibrand, quien aclaró que en su casa guarda dos rifles de su propiedad personal.

DioGuardi destacó que el cambio de posición de Gillibrand en el tema de las armas de fuego demostraba su "conveniencia política", y que los votantes se merecían un legislador que pensara de forma consistente en los temas claves.

"Yo no he cambiado mis puntos de vista en nada durante toda mi vida", enfatizó el candidato republicano.

Los impuestos y la reforma de salud

Por otro lado, DioGuardi se comprometió a revocar la reforma de salud aprobada por la administración del presidente Barack Obama en marzo pasado, que fue apoyado por Gillibrand en la Cámara Alta. El republicano también pidió que se extendieran los recortes de impuestos aprobados por el ex presidente George W. Bush, pautados a expirar el próximo año.

La demócrata, por su parte, señaló que ella apoyaría una extensión de estos recortes de impuestos para personas que ganan por debajo de los $250 mil dólares anuales, pero no para los contribuyentes que reciben ingresos por encima de esa cantidad.

publicidad

En el tema sobre la Guerra en Afganistán, Gillibrand afirmó que respaldaba la estrategia militar del presidente Obama de incrementar el número de tropas al tiempo que se establecía una fecha de salida.

DioGuardi rechazó la posición de su rival demócrata y precisó que la estrategia de Obama estaba equivocada, pues repetía muchos de los mismos errores cometidos por Bush en Irak.

"¿Por qué tomar esa guerra e incrementarla?", preguntó DioGuardi, al señalar el presidente de Afganistán Hamid Karzai como un "delincuente".

Perseguidos por su pasado...

Ambos candidatos fueron cuestionados por sus antiguas prácticas empresariales. A DioGuardi se le preguntó sobre su relación con una empresa llamada Medical Capital Holdings, acusada por investigadores federales de estar vinculados a una estafa de $1,700 millones de dólares. DioGuardi aclaró que había sido consultor de una de las subsidiarias de la compañía y que no había estado involucrado en ninguna actividad ilegal. "Esto es una fabricación pura", insistió.

Paralelamente, Gillibrand fue acorralada por su pasado trabajo como abogada para la firma tabacalera, incluyendo los supuestos reportes de que ella había ayudado a la compañía a esconder evidencia de que la nicotina causaba cáncer.

Gillibrand respondió que ella tenía poco control en torno a los casos que le asignaban entonces, pues era apenas una joven asociada de una firma de abogados, pero resaltó que siempre ha votado en contra de los intereses de la industria tabacalera en el Congreso.

publicidad

"He votado para subir los impuestos al tabaco porque es una de las mejores maneras para asegurarnos de que nuestro niños no fumen", apuntó la demócrata al acusar a DioGuardi de haber votado para proteger los intereses de la industria tabacalera cuando era miembro del Congreso entre 1985 y 1989.

Coincidieron en los juicios terroristas

Los candidatos estuvieron de acuerdo en algunos puntos. Ambos coincidieron en que Khalid Sheik Mohammed, el presunto autor intelectual de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, no debía ser juzgado en un tribunal de Nueva York como ha propuesto el Departamento de Justicia. Pero Gillibrand dijo que era apropiado juzgarlo en una corte civil, mientras que DioGuardi  favoreció un proceso en un tribunal militar.

Cuando se le pidió a Gillibrand que diera dos ejemplos en los que ella había estado en desacuerdo con Obama, la demócrata comentó que el presidente no debió haber instruido al Departamento de Justicia a apelar la reciente decisión de un juez federal que invalidó la política militar "no preguntes, no digas", que previene a los homosexuales servir abiertamente en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

A DioGuardi se le preguntó si el aspirante republicano a gobernador de Nueva York, Carl Paladino, quien ha admitido haber enviado por correo electrónico material racista y pornográfico y esta semana criticó la homosexualidad, era un buen representante del Partido Republicano y el movimiento del Tea Party.

publicidad

DioGuardi  respondió que era injusto que él fuese responsabilizado por algo que Paladino haya dicho o hecho. "Él [Paladino] tiene que presentarle su caso a la gente", indicó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad