publicidad
Por años se ha especulado que Beto y Ernesto, dos personajes que viven juntos en el programa infantil Plaza Sésamo, son homosexuales. Ahora que los matrimonios del mismo sexo son legales en Nueva York, algunos han pedido que se casen.

Insisten en que los personajes de Beto y Ernesto se casen; Plaza Sésamo se niega

Insisten en que los personajes de Beto y Ernesto se casen; Plaza Sésamo se niega

Un hombre de Illinois pidió a ejecutivos de PBS Kids y Plaza Sésamo que reconozcan que Bert y Ernie son gay y que además los case durante un episodio del programa.

Por años se ha especulado que Beto y Ernesto, dos personajes que viven j...
Por años se ha especulado que Beto y Ernesto, dos personajes que viven juntos en el programa infantil Plaza Sésamo, son homosexuales. Ahora que los matrimonios del mismo sexo son legales en Nueva York, algunos han pedido que se casen.

CHICAGO, Illinois - La decisión en Nueva York de autorizar a partir de agosto las uniones de parejas del mismo sexo, siempre estuvo salpicada de polémica y opiniones encontradas. Pero lo que nadie imaginó fue que el controvertido tema invadiría el mundo de la televisión infantil.

Todo comenzó el mes pasado cuando Lair Scott, un activista de Chicago que defiende los derechos de los homosexuales, sugirió a los productores de Plaza Sésamo que ya era hora que dos de sus populares personajes finalmente "salieran del clóset" y sellaran su unión casándose n la pantalla chica.

Después de todo el ficcional vecindario de Plaza Sésamo está ubicado en Nueva York, por lo que de realizarse la unión matrimonial entre Beto (Bert) y Ernesto (Ernie), el acto estaría bajo los confines de la nueva ley.

publicidad

Scott inició entonces una colecta de firmas (que ha sido respaldada ya por casi 10 mil personas) solicitándole a los ejecutivos y productores de Plaza Sésamo que reconozca de una vez por todas que Beto y Ernesto son homosexuales, y que además, los casen durante un episodio en el programa.

Los productores de Plaza Sésamo insisten en que no habrá boda entre las dos marionetas, a pesar de que para muchos Beto y Ernesto "son más que amigos". Durante años algunos críticos han hecho relucir el hecho de que los muñecos "comparten" un apartamento aunque duermen en camas separadas.

Pero los ejecutivos de Sesame Street Workshop, la empresa que produce Plaza Sésamo, negó rotundamente la homosexualidad -y posible relación amorosa- de los dos personajes animados simplemente porque Beto y Ernesto son títeres y no tienen orientación sexual alguna.

El problema radica en que a pesar de esta posición, la presión de que se haga una boda gay entre Beto y Ernesto sigue aumentando, en especial en las redes sociales.

En Facebook, por ejemplo, la petición a favor del matrimonio entre las dos marionetas ya cuenta con más de 6,600 simpatizantes y, en la últimas semanas el tema ha encabezado los listados de las tendencias de moda tanto Twitter y Google.

Según Scott, mostrar en televisión el matrimonio de estos dos personales ayudaría a niños y jóvenes a entender que los homosexuales, los bisexuales y los transexuales también son personas bellas y que sus vidas son preciadas.

publicidad

"No estamos pidiendo que Plaza Sésamo haga algo grosero o irrespetuoso al permitir que Beto y Ernesto se casen", puntualizó al esclarecer los detalles de su petición. "Se puede hacer de buen gusto".

Scott aseguró además que una boda gay en Plaza Sésamo podría ayudar a prevenir suicidios entre adolescentes homosexuales y bisexuales, y a la vez enviaría un mensaje claro a los acosadores de que la homofobia no es aceptable.

Scott reiteró la necesidad de "enseñar tolerancia de aquellos que son diferentes", y señaló, "dejemos que Plaza Sésamo y PBS Kids sean una parte importante en salvar muchas vidas dignas".

Plaza Sésamo es un ícono de la cultura popular que lleva transmitiéndose más de 40 años ininterrumpidos en la televisión de Estados Unidos, y que ha llevado clases de educación pre-escolar a millones de niños en todo el planeta.

Por eso, algunos han manifestado su rechazo a la propuesta de Scott y opinan que si Beto y Ernesto se casan en un episodio de Plaza Sésamo, podría confundir a algunos niños que quizás nunca han estado expuestos a la homosexualidad.

Podría, incluso, hasta crear una idea errada de que todos los hombres que viven juntos o comparten un apartamento, lo hacen porque son homosexuales.

Si bien es cierto que desde 1969, Plaza Sésamo se ha enfocado a enseñarles el abecedario y los números a los niños, los productores del programa no están ajenos de los cambios sociales; hace unos años introdujeron a una marioneta que era VIH positiva.

publicidad

Cabe destacar, sin embargo, que ninguno de los personajes de Plaza Sésamo está casado o incluso involucrado en una relación amorosa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad