publicidad

insisten en marchar por reform

insisten en marchar por reform

Varios grupos proinmigrantes insisten en usar la táctica de las marchas y el boicot para exigir una reforma de inmigración amplia.

insisten en marchar por reform 693c7c9cb5b94c79b2559b3d3dfec394.jpg

Menos participación en marchas

LOS ANGELES - Activistas por los derechos de los inmigrantes llamaron a repetir la gran marcha del año pasado, en la que más de 1 millón de personas salieron a las calles en una decena de ciudades de todo el país.

El llamado "Gran Boicot Norteamericano II" está previsto para el Primero de Mayo, dijeron los organizadores el lunes.En la primera protesta, el 1 de mayo de 2006, negocios y escuelas cerraron sus puertas mientras la gente se manifestaba en Los Angeles, Chicago, Miami y otras ciudades.

Y aunque el año pasado fue evidente que el efecto de un boicot de un solo día es extremadamente difícil —si no imposible— de determinar, los activistas insisten en replicar una táctica que pareció apropiada el año pasado.

publicidad

En ese momento, la furia provocada por un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes en Washington, que pretendía imponer penas criminales más severas a los inmigrantes ilegales y reforzar la frontera con México, dio aliento a la protesta. El objeto de ésta era poner de manifiesto el poder económico de los inmigrantes.

El proyecto de ley quedó empantanado en el Congreso. Un plan presentado el mes pasado por la Casa Blanca otorgaría visas de trabajo a los indocumentados, pero para obtenerlas, éstos deberían regresar a sus países y pagar fuertes multas.

Las protestas recientes no han tenido tanto apoyo. Un acto en Los Angeles la semana pasada contó con 10 mil participantes, comparado con medio millón en mayo del año pasado.

Javier Rodríguez, uno de los organizadores del boicot este año, dijo a la AP que la menor participación se debe al miedo provocado por los operativos recientes contra los indocumentados.

A la vez otros grupos que luchan por una reforma amplia, sin bien no han descartado por completo el uso de las protestas y marchas, parecen estar tratando de diversificar sus tácticas.

Grupos distintos, tácticas diferentes

El pasado 25 de marzo, durante el primer aniversario de la 'megamarcha' de la primavera pasada, organizaciones como CHIRLA, CARECEN y la Hermandad Mexicana Nacional optaron por organizar un concierto en el Los Angeles Sports Arena en donde el precio de admisión fueron 39 centavos para cubrir el timbre postal de una carta dirigida a miembros del Congreso.

publicidad

En entrevistas anteriores al evento, representantes de estos grupos afirmaron a Univision Online que durante viajes a la capital, varios legisladores les hicieron ver la efectividad con la que grupos opuestos a la reforma amplia han movilizado a sus bases para contactar a sus representantes en el Congreso.

No obstante, otros grupos proinmigrantes alistan para el martes acciones para reclamar una reforma migratoria "justa y no como la de Bush", que contemple la legalización de indocumentados y la detención de las redadas de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE).

Estas acciones se alistan justo el lunes cuando el presidente George W. Bush, pidió al Congreso desde la frontera con México en Arizona que le remita "un proyecto amplio" de reforma migratoria para firmar "este año", lo cual fue rechazado por varias agrupaciones que sostienen que el mandatario "miente" en su plan migratorio como en su día lo hizo respecto a Irak.

Bush además mencionó una posibilidad para que los indocumentados obtengan la ciudadanía, si demuestran que tienen un empleo y cumplen un proceso que implicaría el pago de multas e impuestos atrasados.

"Pero todo esto no son más que planes con nombres nobles para un proyecto hipócrita de reforma que contempla un camino a la legalización de los indocumentados que es imposible de cumplir por parte de los trabajadores que ya están en Estados Unidos", dijo a la AFP Nativo López, presidente del grupo proinmigrante MAPA en California, que cuenta con 150 mil miembros.

publicidad

En la misma sintonía reaccionó el coordinador del grupo 10 de Abril, Juan Carlos Ruiz, para quien el presidente Bush "miente a la ciudadanía respecto a la reforma migratoria de la misma forma que lo hizo respecto a Irak".

"Su plan es seguir asegurando con militares la frontera, deportando gente y desgarrando familias", dijo a la AFP Ruiz, líder de esta coalición de más de 150 agrupaciones a nivel nacional que preparan para el martes "el día nacional de acción por la justicia para los inmigrantes".

"April 10" llama para el martes a una jornada de firmas de un texto que "reclame una reforma justa" y que enviarán a los legisladores en Washington.

Pero recalcó su oposición "a los puntos que Bush omite en sus discursos" que causan "daño" como las redadas "contra sitios de trabajo" y que en muchos casos están separando a hijos menores de sus padres.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad