publicidad
Presión por todos lados para una reforma migratoria

Voluntarios de Arizona culminaron su ayuno a favor de la reforma migratoria

Voluntarios de Arizona culminaron su ayuno a favor de la reforma migratoria

Voluntarios de Arizona ayunaron 7 días para presionar por la reforma. "No vamos a esperar a que los congresistas sigan jugando con nuestras vidas", dijeron.

Presión por todos lados para una reforma migratoria
Presión por todos lados para una reforma migratoria

El grupo de voluntarios del sur de Arizona que se sumó al ayuno nacional a favor de una reforma migratoria culminó su acción, y expresaron su proposito de continuar luchando para sacar adelante esta medida.

"Queremos enviar una mensaje directamente al Congreso, de que el tema de una reforma migratoria es algo muy serio para nosotros y no vamos a esperar a que ellos (los congresistas) sigan jugando con nuestras vidas", manifestó a Efe Karen Magaña, una de las cinco participantes del ayuno efectuado en la ciudad de Tucson.

Esta joven de 24 años de edad, junto al resto de sus compañeros, estuvo durante siete días, o cerca de 168 horas, sin probar alimento en la Iglesia Santa Mónica, en el sur de la ciudad.

Magaña aseveró que su familia, como muchas otras, ha sufrido en carne propia los efectos de un "sistema migratorio quebrantado", ya que uno de sus hermanos fue deportado hace 10 años y desde entonces no ha podido verlo.

publicidad

Si bien es ciudadana de los Estados Unidos, la joven aseguró ser testigo del sufrimiento que viven sus familiares, quienes no tienen papeles y, según indicó, viven bajo el constante temor de ser detenidos y deportados.

"Como estas historias, hay millones de historias más. Hay mucha gente sufriendo, viviendo en miedo y creo que es mi responsabilidad hablar por ellos", señaló.

Otro que también participó en el ayuno -que terminó ayer- fue Eduardo Sainz, un joven indocumentado que ha sido beneficiado con la Acción Diferida por llegar a este país cuando tenía sólo 10 años de edad.

A pesar de contar con esta "protección", manifestó que no es suficiente ya que en Estados como Arizona los inmigrantes son constantemente atacados.

"Es difícil vivir en un estado donde sabes que aunque tengas un permiso de trabajo por el Gobierno Federal no puedes obtener ni siquiera una licencia de conducir", dijo el joven, quien en el futuro desea estudiar leyes.

Arizona no sólo ha denegado la posibilidad de que los dreamers puedan obtener licencias de conducir, sino que también ha emitido normativas que les impide pagar colegiaturas con tarifas de residentes en los colegios comunitarios y en las universidades.

Miguel López, hijo de padres nicaragüenses que llegaron a este país escapando de la guerra, dijo a Efe que aunque hoy terminan el ayuno la lucha continuará y que seguirán tocando puertas hasta que se logre un cambio, el cual, estimó, aliviará el "dolor" que ha sufrido la comunidad inmigrante durante tantos años.

publicidad

EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad