publicidad

Victimas de sicarios a EU

Victimas de sicarios a EU

Los cruces internacionales se han convertido en una suerte de refugio para personas malheridas en reyertas en México.

Escapando de la muerte

EL PASO, Texas - Los cruces internacionales se han convertido en una suerte de refugio para personas malheridas en reyertas en el lado mexicano que evitan así ser "rematadas", generalmente por actividades relacionadas a luchas entre bandas de narcotráfico, denuncian agencias estadounidenses del orden.

"Llegan buscando evitar que los sicarios que los atacaron en Palomas ( México) los alcancen para asesinar a los sobrevivientes, o que rematen en el hospital a los malheridos", dijo a Efe el alguacil de Deming (Nuevo México), Raymond Cobos.

Hoy mismo, autoridades del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), el alguacil de Deming, y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) adelantan una investigación sobre el ingreso a Estados Unidos de un vehículo en el que dos de los ocupantes estaban muertos y otros dos heridos.

Cobos relató que la camioneta Chevrolet modelo Suburban llegó a las 9:30 de la mañana (hora local) proveniente de Palomas a la garita de inspección del cruce internacional de Columbus (Nuevo México).

La camioneta era conducida por un hombre ensangrentado que pidió ayuda a los agentes estadounidenses, y que trasladaba a otro hombre herido de bala y otros dos más que fueron declarados muertos poco después por paramédicos del Departamento de Bomberos.

Los fallecidos fueron identificados como José Carreón y José Guerrero Peña, ambos mexicanos.

publicidad

Cerraron el cruce

El portavoz de CBP, Roger Maier, dijo que el cruce internacional fue cerrado inmediatamente para permitir el levantamiento de evidencia y brindar los primeros auxilios a los ocupantes.

El personal de emergencias trasladó a un hospital de El Paso a José Joaquín Chavira, quien luego falleció, mientras que Néstor Acosta Sáenz fue retenido para ser interrogado y ahora enfrenta cargos por ingreso ilegal de armas de fuego a Estados Unidos, luego de que se localizaran dos rifles en el vehículo.

Cobos relató, de acuerdo con el testimonio de Acosta Sáenz, que el grupo se dirigía a un restaurante de Palomas cuando fue interceptado por varios sicarios que dispararon en su contra.

Acosta Sáenz, quien viajaba en el asiento trasero y resultó ileso, se pasó al asiento del conductor en el que estaba inconsciente Carreón y logró conducir el automóvil hasta la garita de inspección de Estados Unidos, localizada a cuatro cuadras del lugar del incidente.

Segundo hecho similar

Según Maier, este es el segundo hecho similar en menos de dos meses, ya que el 24 de abril pasado otro vehículo llegara hasta la garita de inspección con dos hombres muertos, un herido y el conductor.

"La violencia está escalando niveles en Palomas debido a que en el sector estadounidense de la frontera, en el área de Deming, Lordsburg y Columbus, han aumentado los decomisos de drogas", sostuvo el alguacil.

publicidad

Cobos atribuyó este incremento a un mayor número de agentes de su departamento, de la Patrulla Fronteriza y de la Guardia Nacional en la región.

Pero también expuso que con los decomisos también se han incrementado las ejecuciones a manos de sicarios, quienes -según el alguacil- pertenecen al mundo del narcotráfico.

Situación se complica

Cobos aseguró que la situación en Palomas preocupa especialmente a las autoridades estadounidenses ya que los ataques con armas de alto poder han ocurrido a plena luz del día y en zonas turísticas.

Y porque los heridos están haciendo de los cruces su refugio contra las balas, y no descartan que un día sean perseguidos por los sicarios hasta donde se encuentran los agentes federales.

"Los narcotraficantes no van a cerrar su negocio por la vigilancia en la frontera", aseguró Cobos.

La ola de "narco-violencia" en México dejó más de 2 mil muertos en 2006 y en lo que va del año ya hay más de 800 fallecidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad