publicidad

Una indocumentada logra el sueño de abrazar a su hijo tras seis años de espera

Una indocumentada logra el sueño de abrazar a su hijo tras seis años de espera

El Noticiero Univision fue testigo de la reunificación con su madre de uno de los miles de niños indocumentados de la frontera.

Madre e hijo se reencontraron en EEUU /Univision

Por Lourdes del Río

Alma Martínez, una madre indocumentada, logró su mayor aspiración después de años sin poder ver al hijo que dejó en Honduras. El reciente fin de semana se reunió con el menor, quien es uno de los miles de niños centroamericanos que en los últimos meses han cruzado la frontera indocumentados.

Pero aunque el reencuentro es un momento feliz, lo cierto es que la situación migratoria de ambos está lejos de haberse resuelto y podrían enfrentar la deportación.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

La angustiosa espera de Alba Martínez llegó a su fin luego de años de nostalgias y separación. Por fin pudo abrazar a Alex.

"No lo veía desde hacía seis años, cuando lo dejó al cuidado de su hermana en Honduras para venir al norte, siempre con la idea de que el pequeño pudiera reunirse con ella más adelante.

"Soy la madre más feliz del mundo. No vaya a llorar. Ese era mi sueño. Me fui de honduras por muchas razones, porque le quiero dar un futuro mejor a mi niño", dijo.

Por eso tomó la difícil decisión que han tomado miles de padres, enviar a su hijo Alex con amigos o familiares a cruzar la frontera.

Alex tiene 12 años, pero su edad mental es de seis. Aún con sus limitaciones, sabe perfectamente que está donde quiere estar.

"A mí me gusta tener a mi mamá aquí", dice el pequeño. "Porque allá en Honduras no… Yo quiero estar con mi mamá porque ella me necesita y yo también".

publicidad

La semana pasada conocimos a Karla, tía de Alex, quien lo trajo hasta Estados Unidos. Al llegar a Texas a ella la dejaron quedarse a cargo de su hijo, pero no le permitieron ocuparse de Alex porque solo era su sobrino.

Ahí fue que empezó la búsqueda para dar con el paradero del menor. Apareció en Baltimore y hasta allá fue su madre el fin de semana a recogerlo.

Aunque ella es indocumentada, dice que nadie le preguntó por su estatus migratorio a la hora de entregarle a su hijo.

Los que defienden los derechos de los inmigrantes aseguran que esta es la norma que están poniendo en práctica las autoridades. Solo les imponen dos requisitos: "Los padres tienen que demostrar que esos niños son de ellos, con documentos, y también tienen que demostrar la capacidad de poderlos mantener aquí en Estados Unidos", explicó Carlos Pereira, director del Centro de Orientación del Inmigrante (CODI).

Más adelante les llegará por correo una notificación para que comparezcan ante un juez de inmigración donde el menor se enfrentará a un juicio de deportación.

La esperanza en este caso en particular, dice CODI, organización que los está ayudando, es aspirar a una visa humanitaria basada en la incapacidad mental del niño, pero este camino está por verse.

Tanto a Alba como a su hijo Alex todavía les queda un largo camino por recorrer, también en términos migratorios. Ellos lo saben pero por ahora prefieren concentrarse en vivir el momento, en tratar de recuperar el tiempo perdido, reportó la periodista Lourdes del Río, corresponsal del Noticiero Univision en Miami, Florida.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad