publicidad

Subio numero de arrestados

Subio numero de arrestados

El miedo y la confusión invadieron a la comunidad hispana de Greenville, Carolina del Sur, un día después de la redada.

Subio numero de arrestados e6bf0d9f6fe54bc68c0ec19a3a5d9410.jpg

Datos de la redada

CHARLOTTE, Carolina del Norte - El miedo y la confusión invadieron a la comunidad hispana de Greenville, Carolina del Sur, un día después de la redada más grande realizada en ese estado que quedó hasta el momento 330 inmigrantes detenidos en una planta avícola.

El Foro Nacional de Inmigración (NFI, por sus siglas en inglés) reiteró la existencia del fondo de ayuda a indocumentados detenidos en redadas para ayudarles a pagar sus fianzas y preparar sus defensas con el fin de evitar ser deportados de Estados Unidos.

Al menos 100 agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) irrumpieron el martes en la planta Columbia Farms, de House of Raeford, para cumplir con una "orden de allanamiento" y buscar evidencias sobre "prácticas de contratación de indocumentados".

publicidad

Bárbara González, portavoz del ICE, confirmó de esos 330 detenidos, 123 fueron mujeres y 207 hombres.

Del total de arrestados, nueve hombres incluido un supervisor y dos mujeres, enfrentan cargos criminales por uso de documentos falsos y haber entrado de nuevo al país una vez deportados anteriormente. Presos en Georgia

Los hombres fueron trasladados al Centro de Detención Steward, Lumpkin (Georgia) y las mujeres al Centro de Detención de la ciudad de Atlanta (Georgia).

Luego de interrogatorios, que se prolongaron hasta alta horas de la noche, ICE decidió dejar en libertad por razones humanitarias a 87 individuos -74 mujeres y 13 hombres- que deberán presentarse ante un juez de inmigración.Seis de ellos son menores de edad, tres originarios de México y tres de Guatemala.

Además de Guatemala y México, también fueron arrestados ciudadanos de Honduras, El Salvador, Colombia, Costa Rica y Hungría.

Organizaciones nacionales de apoyo a inigrantes recordaron que los indocumentados tienen derechos en Estados Unidos y exigieron que éstos sean respetados por las autoridades.

Crece el miedo

"Ahora lo que hay es angustia, pánico, miedo y la gente se siente perseguida. Muchos no salieron a trabajar y los barrios hispanos están despoblados", afirmó Wilfredo León, líder comunitario y editor del periódico "Latino".

Según testigos, los agentes rodearon las cercanías de la planta y bloquearon todas las salidas para evitar que los trabajadores escaparan.

La noticia del operativo corrió como pólvora entre los miembros de la comunidad hispana, que se enteraron de la presencia de agentes de ICE cuando algunos trabajadores llamaron a familiares utilizando sus teléfonos celulares.

Horas después, familiares y amigos con niños menores de edad se presentaron en la planta para conocer noticias sobre el futuro de los detenidos, quienes pasaron la noche en una bodega de la zona mientras eran interrogados por agentes de ICE.

Apoyo consular

La cónsul de Guatemala en Atlanta (Georgia), Beatriz Illescas, se trasladó a Greenville para asistir a los nacionales de ese país.

Illescas confirmó que 187 eran guatemaltecos y que de esos 30 mujeres y 3 hombres fueron liberados por razones humanitarias.

"Entramos a la planta y corroboramos que sus derechos humanos fueron respetados. Ahora estamos ofreciendo apoyo y solidaridad a los familiares al igual que emitiendo documentación oficial de nuestro país", enfatizó Illescas.

Armando Bello, portavoz del Consulado de México Consulado de México en Atlanta (Georgia), aseguró a Efe que 130 mexicanos fueron detenidos, 70 hombres y 60 mujeres, de las cuales 36 fueron dejadas en libertad.

Diez meses en la mira

"Este operativo fue el resultado de una investigación de 10 meses sobre prácticas de contratación de ilegales en la planta", resaltó González.

En el transcurso de la investigación, ICE revisó 825 planillas I-9 que verifica el estado migratorio de los empleados y encontró que el 94 por cierto tenían documentos falsos.

publicidad

House of Raeford ha reiterado en varias ocasiones que "no contrata deliberadamente a indocumentados" y que utiliza "consultores externos" para verificar la documentación.

La gigante de pollos tiene 6 mil trabajadores en sus plantas de las Carolinas.

Asesoría legal

Según León, un grupo de abogados privados se han voluntariado para ofrecer asesoría legal a los detenidos y a sus familiares.

"Estamos identificando varios lugares en la ciudad donde las personas afectadas puedan venir y canalizar la ayuda disponible. Lo más importante es dejarles saber que no están solos, y que hay una comunidad preocupada", enfatizó León.

Mariana Bustamante, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), explicó que la organización está respaldando las iniciativas de los grupos hispanos y ofreciendo contactos de instituciones que pueden ayudarlos.

Temor permanente

A pesar de los esfuerzos de los líderes comunitarios y religiosos por asistir a los familiares de los detenidos, el miedo por posibles redadas de inmigración está obstaculizando los esfuerzos de asistencia.

Edson Dos Santos, pastor de la Iglesia Cristiana Internacional, contó que visitó algunos complejos de casas móviles donde vivían los trabajadores de la planta para saber el estado de sus hijos pero no obtuvo respuesta.

"No me abrieron la puerta porque tienen miedo de hablar. La situación es alarmante y preocupante", afirmó Dos Santos.

publicidad

Estaba anunciado

Para Carlos Puello Mejía, editor del periódico "La Opinión Hispana" de Greenville, el operativo de ICE en cierta manera ya estaba anunciado.

En julio agosto pasado, siete ex supervisores hispanos de la planta se declararon culpables de haber utilizado un número de seguro social y tarjeta de residencia de otras personas.

Dos más esperan inicio de su juicio y otros dos están prófugos de la justicia.

Asimismo, la directora de recursos humanos, Elaine Crump, será enjuiciada a fin de mes por "estar al tanto" y colaborar para que los empleados utilicen y coloquen información falsa de inmigración en sus planillas de empleo.

Operativos anteriores

El operativo del martes en Greenville se convirtió en el tercero del último que realiza ICE en más de un años en las Carolinas.

En agosto de 2007, 25 trabajadores hispanos de la procesadora de cerdos Smithfield, a cien millas de Raleigh, capital de Carolina del Norte, fueron arrestados y acusados de robo de identidad y otros delitos migratorios.

El 12 de agosto de este año, 57 inmigrantes de una fábrica de paracaídas para el ejército, contratista del Departamento de Defensa en Asheville, en las montañas de Carolina del Norte, también fueron detenidos por ICE por encontrarse sin papeles para trabajar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad