publicidad
Congreso de Estados Unidos.

Senado rechazó el proyecto de ley Dream Act

Senado rechazó el proyecto de ley Dream Act

El Senado estadounidense rechazó este sábado por 55 votos a favor y 41 en contra el proyecto de ley Dream Act y dejó a cientos de miles de jóvenes indocumentados sin la posibilidad de legalizar sus permanencias en el país.

Congreso de Estados Unidos.
Congreso de Estados Unidos.

Miles de jóvenes indocumentados seguirán escondidos en EU

El Senado estadounidense rechazó este sábado por 55 votos a favor y 41 en contra el proyecto de ley Dream Act y dejó a cientos de miles de jóvenes indocumentados sin la posibilidad de legalizar sus permanencias en el país. Necesitaba el apoyo de 60 de los 100 legisladores que componen esta cámara del Congreso.

La decisión significó un duro golpe no sólo a las aspiraciones de la comunidad inmigrante de conseguir una pequeña reforma a las leyes migratorias antes del término de 2010, sino también a la Administración del Presidente Barack Obama que, por segundo año consecutivo, no logró cumplir con una promesa de campaña.

publicidad

"Este es un día negro en la historia de Estados Unidos”, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). “Los senadores, guardianes del destino económico de nuestra nación, de la diversidad cultural y el poderío militar, optaron por esconderse detrás de excusas cobardes y el partidismo y no a favor del público estadounidense y los miles y miles de brillantes y dedicados jóvenes estadounidenses que trabajan duro por el bienestar de nuestro país”, agregó.

“vamos a fortalecer nuestros programas de participación de votantes y vamos a centrar nuestra atención en las elecciones generales de 2012”, cuando los estadounidenses no sólo renueven la Cámara de Representantes y parte del Senado, sino también elijan a un nuevo presidente.

La Casa Blanca dijo que el Presidente Obama hizo llamados hasta el “último momento” instando a los senadores a que aprobaran el Dream Act.

En 2008 Obama prometió a los electores empujar una amplia reforma migratoria en el curso de su primer año de mandato, pero la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán, los debates de las reformas de salud y medio ambiente, el desempleo y ahora la falta de respaldo bipartidista, sacaron de la agenda de prioridades el tema de la legalización de millones de indocumentados.

Sumidos en la incertidumbre

publicidad

"El Senado cometió un grave error al no reconocer las contribuciones de miles de jóvenes de Estados Unidos”, comentó María Rodríguez, coordinadora de la Red de California Dream, un proyecto patrocinado por CHIRLA. “Todas las visitas hechas a los legisladores, los correos electrónicos enviados, las cartas despachadas, las llamadas telefónicas hechas, las manifestaciones públicas y los cantos que hicimos no llegaron a los oídos de los senadores”, añadió la activista.

“Hoy la democracia perdió y ganó la política. Los futuros médicos, abogados, los astronautas, los cocineros y los abogados del futuro seguirán viviendo en las sombras porque el Senado les negò la posibilidad de legalizar sus permanencias en Estados Unidos”, dijo Rodríguez.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), culpó a los republicanos del fracaso de la votación, la segunda en dos meses.

“Estoy profundamente decepcionado que una vez más los republicanos hayan bloqueado un proyecto de ley que hubiese fortalecido nuestra seguridad nacional”, dijo Reid en un comunicado. “Además, el Dream Act hubiese contribuido inmensamente a nuestra economía y les hubiese dado una oportunidad a estos niños, quienes fueron traídos a este país por sus padres sin voz ni voto en la decisión, para que defendieran a nuestra nación”.

publicidad

Reid agregó que “muchos de mis colegas republicanos quienes en el pasado votaron a favor del Dream Act, con su ‘no’ hoy le negaron el sueño a cientos de miles” de jóvenes que han sobresalido en sus estudios y en sus comunidades.

“Solo tres republicanos de convicción no permitieron que la presión de su liderazgo los amilanara. El valor de los Senadores Robert Bennett, Richard Lugar y Lisa Murkowski es ejemplar, y ojalá que otros de sus copartidarios los hubiesen emulado”, apuntó el senador.

Obama: "Decepcionante"

El presidente Barack Obama tildó de “decepcionante” la decisión del Senado de no aprobar el proyecto de ley Dream Act que la semana pasada aprobó la Cámara de Representantes y que deja a cientos de miles de jóvenes indocumentados en la incertidumbre y a las puertas de ser deportados de Estados Unidos.

“Una minoría de senadores impidió hacer lo que la mayoría de los estadounidenses han decidido que es lo mejor para el país”, agregó el mandatario. Y agregó que los beneficiarios del Dream Act “son jóvenes con talento que buscan servir a un país que consideran suyo, los Estados Unidos de América”.

El mandatario agregó “nuestra Nación se enriquece con el talento de estos jóvenes” y que el Dream Act es importante para garantizar la competitividad económica al garantizar una reducción del déficit en unos $2,200 millones en los próximos 10 años.

publicidad

“No había razón para no aprobar esta importante legislación. Es decepcionante que el sentido común no prevalezca hoy en día. Pero mi gobierno no va a renunciar a la Ley del Dream Act ni tampoco a reparar un sistema migratorio que se encuentra roto. El pueblo estadounidense merece un debate serio sobre la inmigración”, insistió Obama.

Moción de "cloture"

La votación de este sábado fue solicitada el jueves por el líder del Senado, Harry Reid (Demócrata de Nevada), quien presentó una moción conocida como “cloture” para votar de inmediato el proyecto de ley HR5281 aprobado previamente por la Cámara de Representantes.

Reid calificó el proyecto de “importantísimo” para la nación y pidió a los republicanos darle una oportunidad a miles de jóvenes sobresalientes para que puedan continuar sus estudios en la universidad y obtener un título profesional.

“La aprobación del Dream Act hubiese significado el final de largas noches y días de incertidumbre, de dolor y el constante rechazo a miles de jóvenes que ingresaron a Estados Unidos siendo niños”, apuntó Salas. “Significada un futuro inmediato más humano para estos jóvenes sobresalientes y sus familias. El Senado les truncó el futuro”.

Los opositores al Dream Act

La versión de la Cámara de Representantes que debatió el Senado otorgaba una residencia temporal a unos 850 mil jóvenes indocumentados de menos de 30 años que ingresaron a Estados Unidos antes de haber cumplido los 16 años de edad. Una vez graduados o ingresados a las Fuerzas Armadas, calificarían para la residencia permanente y, cinco años más tarde, podrían solicitar la ciudadanía.

publicidad

Pese al optimismo demócrata hasta poco antes de la votación de este sábado, los detractores de la iniciativa señalaron que el Dream Act perjudicaría a los estadounidenses en momentos en que la nación enfrenta una tasa de desempleo de 9,8%. Otros criticaron la edad máxima de 29 años para calificar por una residencia temporal.

El Senador republicano Scott Brown (Massachusetts), dijp en la semana que el Dream Act se trataba de una “amnistía encubierta” y anunció que iba a votar en contra del proyecto.

"Esos son niños bastante crecidos", dijo dos días antes el republicano Lamar Smith durante el debate en la Cámara de Representantes. Smith calificó el proyecto como "una pesadilla" y pronosticó que el gobierno estadounidense sería incapaz de revisar los antecedentes de todos los solicitantes.

Durante el debate previo al voto del sábado, republicanos ultra conservadores cuestionaron la iniciativa y exigieron al gobierno del presidente Obama que aumente las medidas de seguridad en las fronteras para detener el cruce de inmigrantes indocumentados antes de hablar de algún tipo de beneficio migratorio.

La votación anterior

El pasado 21 de septiembre el Senado rechazó el Dream Act por 56 votos a favor y 43 en contra, en una votación en la que se necesitan 60 respaldos de los 100 asientos de esa cámara.

El jueves 9 de diciembre la Cámara de Representantes aprobó una nueva versión del proyecto por 216 votos a favor y 198 en contra, elevando de esa forma la presión sobre el Senado para que apruebe la iniciativa, entregada por primera vez en 2001.

publicidad

Un día después, el viernes 10, la directiva demócrata retiró su versión de Dream Act y abrió espacio para traer al pleno la versión aprobada por la Cámara, un paso que le permitió a Reid disponer de tiempo para encontrar votos republicanos al proyecto.

El Dream Act ha sido debatido al menos 12 veces en el curso de 10 años. La falta de apoyo bipartidista nuevamente hace peligrar el debate previsto para este sábado. Tanto Reid como la directiva demócrata nunca dijeron si contaban con los votos necesarios para el proyecto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad