publicidad
Los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos no bajan la guardia y siguen pidiendo al Gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso para que aprueben la reforma migratoria comprensiva.

Senado de Texas no aprobó ley migratoria inspirada en la polémica SB1070 de Arizona

Senado de Texas no aprobó ley migratoria inspirada en la polémica SB1070 de Arizona

Una polémica iniciativa de ley que entre otras recomendaciones otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales para que fungieran como agentes del servicio de inmigración, fue desestimada por el Senado de Texas.

Los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos no bajan la guardia y s...
Los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos no bajan la guardia y siguen pidiendo al Gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso para que aprueben la reforma migratoria comprensiva.

Iniciativa propuesta por republicanos autorizaba a policías arrestar a inmigrantes indocumentados

AUSTIN, Texas - Una polémica iniciativa de ley que entre otras recomendaciones otorgaba poderes extraordinarios a las policías locales (estatal y municipal) para que fungieran como agentes del servicio de inmigración, fue desestimada por el Senado de Texas.

El proyecto HB-12 había sido aprobado la semana pasada por la Cámara de Representantes (controlada por los republicanos) por 99 votos a favor y 47 en contra. Además de conceder poderes extras a los policías para pedir papeles de estadía legal en el país a individuos arrestados bajo cualquier otra ley vigente en el estado, la propuesta impedía la creación de las denominadas “ciudades santuario”.

publicidad

La medida había sido considerada “urgente” por el gobernador Rick Perry (republicano). Durante varias semanas el tema encabezó la lista de un debate repleto de emociones y de acusaciones sobre discriminación racial, y también de miedo en una población estimada entre 1.4 y 1.6 millones de indocumentados, según datos del Pew Hispanic Center, un grupo de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“Teníamos la esperanza que esta ley no iba a ser aprobada”, dino a Univisio.com Alina Cortes, del Students United for the Dream Act en San Antonio. “Pero hay miedo en nuestra comunidad. Nuestros niños están muy preocupados por el clima que se está viviendo y por el resto de iniciativas que siguen en la lista” de posibles debates en la Asamblea.

En Texas no han santuarios

Según los republicanos, autores de la iniciativa, el proyecto fue elaborado en respuesta a la postura del electorado asumida en los comicios de medio tiempo de noviembre de 2010, cuando los votantes eligieron una nueva asamblea legislativa y renovaron el Congreso federal.

“Es lo que el electorado nos pidió”, dijo la semana pasada el legislador republicano Burt Solomons, autor de la HB-12, durante un acalorado debate que duró varios días antes de la aprobación del proyecto.

En la víspera, Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recueros Centroamericanos (CARECEN) en Houston, Texas, apuntó que “el peligro” era que el proyecto pasara en el Senado y fuera enviado al escritorio del gobernador Perry.

publicidad

Las preocupaciones del activista obedecían a señales “débiles” que habían enviado los demócratas, que son minoría en ambas cámaras de la Asamblea de Texas.

“Nos alarma también que digan que la HB-12 elimina las “ciudades santuarios” y eso no es verdad. No existen ciudades santuarios en el estado de Texas. Lo que hace la propuesta es prohibir que sean creadas por quienes defienden y amparan a los inmigrantes indocumentados”, añadió el activista.

Clima de incertidumbre

Si bien el proyecto HB-12 pasó a la historia, las organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes en Texas mantienen la guardia en alto. “Es un alivio que no se haya aprobado el proyecto HB-12 en el Senado, pero hay una lista de otros proyectos que podrían ser debatidos en cualquier momento”, advirtió Cortes.

La lista, integrada por al menos 40 proyectos, incluye iniciativas para convertiré a policías locales en agentes federales del servicio de inmigración, autorizan la creación de una base de datos estatal de  inmigrantes sin papeles o indocumentados, que todos los establecimientos educativos de Texas verifiquen el estado migratorio de los estudiantes y entreguen al gobierno del estado la información, mientras otros establecen el inglés como el idioma oficial del estado.

También algunas propuestas se relacionan con la nacionalidad automática, garantizada en la Enmienda 14 de la Constitución de Estados Unidos, un debate que se ha ventilado en al menos 40 estados sin éxito hasta el momento, y elimina el derecho de queja ante los tribunales de justicia a los indocumentados.

publicidad

Este proyecto en particular “nos está provocando mucho”, dijo Cortes. “Es muy peligroso. Nos está enojando, causa fuerte preocupación y es el que más miedo causa en la comunidad. Son miles los niños ciudadanos estadounidenses hijos de padres indocumentados”.

Datos emitidos por el Consejo Nacional de La Raza (NCLR( y The urban Institute señalan que en Estados Unidos viven entre 4 y 5 millones de niños ciudadanos estadounidenses y que uno o los dos progenitores de estos infantes no tienen papeles de estadía legal en el país.

“Nosotros seguimos apoyando la reforma migratoria”, añadió Cortes. “Peleamos por la Ley del Sueño como un primer paso a una posible reforma migratoria en el futuro”, agregó la activista.

De qué se trataba la HB-12

La HB-12 -aprobada por la Cámara y rechazada por el Senado- obligaba a todo agente de policía (municipal y estatal) verificar el estado migratorio de cualquier persona detenida durante una infracción de tránsito.

En otra parte del proyecto se lee que sancionaba con el retiro inmediato de los fondos asignados al presupuesto y las subvenciones a todo gobierno municipal que tomara la decisión de no ejecutar las ordenanzas contenidas en la propuesta de ley.

Los pacientes de hospitales y alumnos de escuelas públicas y universidades tampoco iban a escapar a la revisión policíaca de papeles que demostraran la permanencia legal en el territorio de Estados Unidos.

publicidad

Organizaciones locales y nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes temían que la aprobación y posterior promulgación de la HB-12 aumentara el uso del perfil racial, e insistieron en que el tema migratorio es competencia del gobierno federal y urgieron al Congreso a debatir y aprobar una reforma migratoria comprensiva, el único camino "aseguran- que pondrá fin a la inmigración indocumentada en el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad