publicidad

Senado de California aprobó ley que daría licencia a millones de indocumentados

Senado de California aprobó ley que daría licencia a millones de indocumentados

Por enésima vez el Senado de California aprobó propuesta de ley que daría carné de manejar a millones de indocumentados.

Permiso a medias

SACRAMENTO, California - Por enésima vez el Senado de California aprobó el lunes una propuesta de ley que de ser sancionada por la Cámara Baja y ratificada por el gobernador Arnold Schwarzenegger, daría un permiso de manejar a por lo menos 2 millones de inmigrantes indocumentados.

La SB-60, iniciativa patrocinada por el del senador Gil Cedillo (demócrata de Los Ángeles), no sería considerada como una licencia de conducir (driver license), sino sólo como una autorización para manejar vehículos de motor en el estado y contendría dispositivos de seguridad congruentes con las directrices federales del Real ID, que entrarán en vigor en 2011.

La propuesta de ley recibió 23 votos a favor y 13 en contra, pero ningún republicano respaldó el proyecto.

Pese a ello, Cedillo dijo que "continuamos recibiendo apoyo para una medida que ha tardado en convertirse en ley".

Largas batallas

La primera vez que el senador propuso otorgar licencia de manejar a indocumentados fue en 2003. La medida fue aprobada por ambas cámaras y ratificada por el entonces gobernador demócrata, Gray Davis, pero su sucesor, Schwarzenegger, la vetó argumentando que vulneraba la seguridad nacional.

Bajo la nueva propuesta de Cedillo, California volvería a otorgar a inmigrantes indocumentados el permiso para conducir legalmente en el estado, pero el carné no podría ser usado como un modo de identificación.

publicidad

La legislación señala que el documento facultaría a que los conductores tengan la responsabilidad y obligación de pasar el examen escrito y práctico como requisito, así como adquirir un seguro automotriz.

El Real ID

El Real ID entrará en vigor el 1 de enero de 2011 y los 50 estados de Estados Unidos deberán emitir licencias uniformes y con medidas uniformes de seguridad.

La rigurosa legislación fue aprobada en abril de 2005 como un anexo de la Ley Suplementaria de Gastos Militares para la guerra en Afganistán e Irak (H.R. 1268) y establece que el documento sólo podrá ser otorgado a extranjeros con estadía legal en Estados Unidos.

Quienes soliciten el documento deberán presentar su número del Seguro Social y pruebas que muestren su estatus migratorio en Estados Unidos.

Legislación polémica

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el principal grupo hispano de Estados Unidos), entre otros, ha dicho en reiteradas ocasiones que el Real ID (Ley de Identificación) afectará a millones de latinos y mantiene la exigencia de una reforma migratoria que legalice a los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

Las normas del Real ID establecen que todos los nacidos después del 1 de diciembre de 1964 estarán obligados a obtener el nuevo documento, considerado por muchos como el primer paso para la puesta en vigor del carné nacional de identidad.

publicidad

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha dicho en reiteradas ocasiones que la nueva licencia será un documento de identidad más seguro, a prueba de falsificaciones y planeada para que los terroristas no puedan adquirirlo.

En 2008, el gobierno de Washington también advirtió que los carné de manejar otorgados por gobiernos estatales que no colaboren con el programa estipulado por el 'Real ID' no serán aceptados como documento de identidad federal.

No se cansa

Cedillo ha intentado en más de siete ocasiones que el estado de California permita a los indocumentados conseguir una licencia de manejar, pero no ha tenido suficiente apoyo bipartidista y la aprobación de Schwarzenegger.

La SB-60 aprobada el lunes ha sido presentada bajo diversos nombres en los últimos años. En septiembre de 2003, la iniciativa fue aprobada y ratificada, pero luego vetada por el gobernador.

Un año más tarde fue debatida como Ley AB-2895, proyecto que permitía a indocumentados obtener una licencia siempre y cuando pagaran impuestos, carecieran de antecedentes penales y entregaran sus datos de identificación al Departamento de Vehículos y Motores (DMV), información que podía ser compartida con otras agencias gubernamentales.

El proyecto permitía que indocumentados tramitaran el permiso identificándose con un pasaporte o una matrícula consular.

También ponía como condición que el beneficiario tuviera un amigo, familiar o conocido que sea ciudadano de Estados Unidos para que lo patrocinara, y que firmara una declaración en la que precisara que no puede votar ni participar como jurado en los tribunales.

publicidad

Derrota peligrosa

La derrota más sonada de SB-60 se produjo el 24 de noviembre de 2003, cuando Cedillo retiró su proyecto de la Asamblea, a pesar que había sido aprobado por ambas cámaras.

El parlamentario argumentó que la medida fue adoptada al enterarse que una coalición, encabezada por la Asamblea Republicana de California (CRA, una organización de ultraderecha) había reunido más de 375 mil firmas para someterla a referendo y que fueran los votantes quienes dispusieran si se otorgaba o no licencia de manejar a los indocumentados.

El electorado de California posee un historial contra los inmigrantes. En 1997 aprobó por mayoría la Proposición 187 que, entre otras limitaciones, cortó todo tipo de ayuda pública a inmigrantes sin estatus, prohibió dar licencias de manejar a indocumentados y obligó a los empleados públicos, incluyendo a los maestros de escuelas públicas, a denunciar a los indocumentados.

Fue esta ordenanza la que sirvió de argumento para que un tribunal federal la restringiera, y finalmente la eliminara, en 1999. Si el electorado vota en contra de una propuesta, el tema nunca más puede ser debatido en la Asamblea, a menos que el electorado decida lo contrario.

California prohibió en los años 90 conceder licencia de manejar a los inmigrantes indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad