publicidad
Las rentas de los apartamentos, cada vez más complicadas.

Revés para los indocumentados: rechazan el caso contra la discriminación de alquileres

Revés para los indocumentados: rechazan el caso contra la discriminación de alquileres

El Supremo se negó a escuchar el caso de una ordenanza que obliga a inquilinos a demostrar su residencia legal.

Las rentas de los apartamentos, cada vez más complicadas.
Las rentas de los apartamentos, cada vez más complicadas.

Golpe para los indocumentados. El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy estudiar el caso de una orden municipal que exige a los inquilinos demostrar que son residentes con papeles en el país. Así, la Corte mantuvo la sentencia de un Tribunal de Apelaciones que el año pasado estableció que la ley municipal no está en conflicto con las normas federales y que no es discriminatoria.

El caso se refería a una disposición de 2010 del Gobierno de Fremont, en el Estado de Nebraska, que exigía a los posibles inquilinos pruebas de estar residiendo en el país de forma legal, así como el pago de una tarifa de 5 dólares para obtener una licencia de ocupación.

“Se acabó. Es una total Victoria para Fremont”, dijo el Secretario de Estado de Kansas,  Kris Kobach, quien ayudó a crear la ordenanza y que ha estado involucrado en demandas similares.

publicidad

A comienzos de este año, cerca del 60 por ciento de los votantes en la conservadora ciudad de 26,000 habitantes respaldaron la norma que requiere a los inquilinos demostrar su estatus migratorio para alquilar un lugar para vivir y que les prohíbe a los propietarios alquilar su propiedad a alguien que no tenga el permiso especial del municipio.

Hasta ahora, la medida se había mantenido suspendida hasta tanto se llegara a un fallo final. Al rechazar el caso, la Corte le pone punto final al asunto, sienta un nuevo precedente y les da un portazo a los indocumentados.

Los medios locales destacan que la medida le costar a Fremont millones de dólares  en costos legales y que además ha dañado su imagen. Según los últimos datos del Censo, unas 1,840 personas no ciudadanas viven en esa ciudad.

Si un propietario decide alquilarle a un indocumentado enfrenta multas de hasta 100 dólares. La norma no especifica las posibles penalidades para los indocumentados.

En marzo pasado, la Corte Suprema rechazó casos similares en los que ciudades de Texas y Pensilvania intentaron establecer requisitos para el alquiler de viviendas como la presentación de una identificación que demostrase la situación migratoria.

Desde 2012, el Supremo estadounidense ha mantenido que los casos sobre inmigración son competencia de las agencias federales y no de las autoridades locales.

Con información de EFE y AP

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad